Una noche, Lydia Knight me pidió, a mí Newel Knight, que fuera donde el Profeta y le pidiera un pañuelo o que le enviara una bendición de salud. [Lydia] dijo, “Tengo fe en que me sanaré”.

Le habría alegrado que lograra que el profeta viniera y le hiciera la imposición de manos, pero no se sentía digna de molestarlo. . . ya que sabía de los muchos asuntos y preocupaciones de la Iglesia con los que el profeta tenía que lidiar, que era más de lo que podía soportar además de los sufrimientos de los Santos.

Por esta razón, me apenaba llamarlo. Salí y me encontré con el hermano Hollman y hablé con él, regresé con mi esposa y le entregué mi pañuelo. Ella lo tomó pero no mejoró. Al día siguiente, su fiebre y dolor se intensificaron. El Dr. Stobey nos llamó y le pedí que hiciera algo para que mi esposa se recuperara. Hizo que mi esposa y nuestro bebé tomaran una medicina.

También te puede interesarLo que el Profeta José Smith le dijo a un presidente de EE.UU. es la característica más singular de la Iglesia

Aproximadamente el 1 de septiembre, una pequeña cabaña fue desocupada y llevé a mi familia allá. Lydia Knight estaba postrada en cama en ese tiempo. Continuaba tomando medicamentos pero no se recuperó. Durante casi dos semanas no tenía fuerzas, estaba tan débil que no podía hablar en voz alta.

La visité una noche después de que había sufrido mucho durante el día cuando, en un susurro, dijo: “Newel, estoy muy débil. Si el Señor no interfiere en mi nombre, pronto moriré porque la medicina no me sirve de nada y me estoy muriendo”. Sus fuerzas estaban agotadas y no dijo nada más.

Sentí que no había hecho lo correcto al no ir con el profeta como ella lo había pedido. No le dije que el pañuelo que le di no era de él. La dejé, fui inmediatamente con el Profeta y le pedí que le enviara su pañuelo con unas palabras de consuelo y una bendición de salud. “Ve”, dijo él. “Dile que el Señor la bendecirá y su Padre Celestial la sanará”.

cielo

Me apresuré en ir a mi casa, me puse al lado de la cama de mi esposa y le conté todo lo que había hecho y la promesa que el Profeta le envió. Puse el pañuelo sobre su cabeza y oré la bendición que le envió. Por su apariencia calmada, era evidente que hubo un cambio en sus sentimientos. Pronto se durmió y descansó bien durante la noche.

En la mañana, dijo que no había sentido dolor durante la noche. En el momento en que puse el pañuelo sobre su cabeza, el dolor cesó y ella no sintió como si hubiera alguna enfermedad sobre ella en este momento.

Al día siguiente, ya que estaba un poco débil, el médico fue a verla, la miró y examinó su pulso y lengua. Dijo que nunca había visto un cambio tan grande en un paciente en su vida. [El médico] dijo: “No hay enfermedad en ella. Que tenga cuidado hasta que recupere todas sus fuerzas y esté bien”.

En unos días, Lydia Knight comenzó a atender a su bebé enfermo y preocuparse por la casa.

Esta es una traducción del extracto del libro de William G. Hartley y Michael Hubbard Mackay “The Rise of the Latter-day Saints” que fue compartido en ldsliving.com con el título “The Remarkable Way the Prophet Joseph Smith Healed a Woman Near Death”.