Como educadores religiosos, recibimos preguntas de los jóvenes todo el tiempo. Cuando nos propusimos escribir nuestros libros  WHY? (¿Por qué?), HOW? (¿Cómo?), y Q&A (Preguntas y Respuestas), nuestro propósito fue intentar responder el tipo de preguntas que los jóvenes más nos hacen. En este artículo, compartiremos, las que creemos, son las principales preguntas que los jóvenes tienen sobre el evangelio (y por supuesto, algunas respuestas también).  

Preguntas habituales

¿Por qué es importante cómo me visto?

Estando en la selva amazónica, Anthony fue a pescar pirañas con un guía nativo de la zona. Todo lo que hizo fue poner un poco de carne cruda en el anzuelo y ponerlo en el agua, luego las pirañas comenzaron a llegar. Fue sorprendente ver la poderosa atracción que tenía la carne cruda para atraer a las pirañas.     

Y, ¿qué tienen que ver las pirañas, anzuelos, y carne cruda con dobleces, abdomen y modestia? Una declaración del folleto Para la Fortaleza de la Juventud nos da la conexión. Éste enseña: “La manera de vestir es un reflejo de lo que eres por dentro. Tu vestimenta y aseo envía un mensaje sobre ti a otras personas”.

La parábola de la piraña sirve para ilustrar este importantísimo punto: Lo que arrojas determina lo que atrapas. Es cierto en el ámbito de la pesca, así como también es cierto en nuestras normas de vestimenta. Tal como la carne envía un mensaje a la pirañas, nuestra vestimenta y apariencia también envían un mensaje. Si no quieres estar rodeado de pirañas no arrojes carne al Amazonas. Igualmente, lanzar nuestra carne a través de la inmodestia usualmente solo atrae a personas que están interesadas en nuestra carne, mientras que el vestirse con modestia tiende a atraer a aquellos que también son modestos y virtuosos. Las escrituras nos enseñan, “Porque la inteligencia se allega a la inteligencia; la sabiduría recibe a la sabiduría; la verdad abraza a la verdad; la virtud ama a la virtud; la luz se allega a la luz” (Doctrina y Convenios 88:40)

¿Por qué no puedo salir en citas hasta los 16 años?

La razón más poderosa de por qué uno debería esperar hasta los 16 años para salir en citas tiene que ver con el ser sexualmente puro. Mientras más temprano un adolescente sale en citas, es más probable que mantenga relaciones sexuales antes del matrimonio.

Investigadores han estudiado la conexión que hay entre el hecho que los jóvenes comienzan a salir en citas y si se mantienen sexualmente puros a través de su tiempo en la escuela secundaria. En un solo estudio, los resultados indicaron que los jóvenes son 300% más propensos a volverse sexualmente activos en la escuela secundaria si comienzan a salir en citas a los 15 años en vez de los 16. Un estudio adicional demostró que el 80% de jóvenes SUD que declaró salir en citas antes de los 16 años se había involucrado en asuntos sexuales a tal punto de necesitar la ayuda del obispo para lograr el arrepentimiento.

Además, la mayoría de los jóvenes no está física o emocionalmente estable para comenzar a tener citas a temprana edad. Tan solo escuchen la variación en la voz de un niño de 14 años para tener un ejemplo más directo. Los jóvenes adolescentes están aún descubriéndose. Las investigaciones han demostrado que el desarrollo del cerebro de un adolescente pasa por una ola de cambios que comienza a los 12 años y que no está completa hasta casi el final de su adolescencia, estos cambios incluyen la habilidad de interpretar correctamente las emociones de otra persona y la habilidad de predecir las futuras consecuencias de sus decisiones. Los primeros años de la adolescencia son suficientemente inestables sin añadir las complejidades emocionales que vienen debido a estar involucrado en citas con el sexo opuesto.

¿Qué hay de malo en tener un novio o novia estable?

Los Profetas han hablado constantemente sobre la importancia de no tener citas estables en la secundaria. El Presidente Gordon B. Hinckley dijo rotundamente a los jóvenes, “…No salgan con una sola señorita como novios”. El Presidente  Spencer W. Kimball dijo, “Las citas a temprana edad aumentan la tentación. El cruel y destructivo patrón social de citas estables a temprana edad, debe ser cambiado…el cambio de éste patrón de actividades sociales de nuestra juventud eliminará inmediatamente la mayoría de los pecados de nuestros jóvenes”.

Una razón de por qué se debe evitar tener citas estables es porque las citas estables conducen a tentaciones estables. Mientras más tiempo un joven y una jovencita pasen juntos, se sentirán más atados emocionalmente. Mientras más atados emocionalmente estén, querrán demostrar mucho más físicamente sus emociones. Un estudio de jóvenes de la Iglesia descubrió que las personas que declararon tener una novia o un novio serio, un 93% se había involucrado en algo más con su pareja. En pocas palabras, es mucho más difícil para un joven mantenerse sexualmente puro cuando pasa mucho tiempo con alguien con el que se siente fuertemente atraído.

Otra razón por la que se deben evitar las citas en la secundaria es porque limita las oportunidades en lo jóvenes de conocer y salir con una variedad de personas. Por ejemplo, una joven que está saliendo seriamente con un joven, usualmente no será invitada por otro joven porque perciben que ya está “ocupada,” limitando el número de hombres jóvenes que puedan llegar a conocerla. Aunque los jóvenes digan, “no necesito salir con otras personas porque solo me gusta ésta persona”, el tener citas con otras personas y llegar a conocer una amplia variedad de gente solo ayudará a que cuando llegue el tiempo de cortejar seriamente y casarse, él o ella tomará una mejor decisión con fundamentos.

¿Qué tan lejos puedo llegar con alguien del sexo opuesto y no pecar?

Hay al menos dos maneras de responder esta pregunta.

Respuesta #1: Los Profetas modernos han dado está clara norma: “Antes del matrimonio, no hagas nada para que surjan fuertes emociones que solo deben expresarse en el matrimonio. No participes de besos apasionados, no te acuestes encima de otra persona ni toques las partes privadas y sagradas del cuerpo de otra persona, con ropa o sin ropa. No dejes que nadie haga lo mismo contigo”. Así de claro y sencillo.    

Respuesta #2: La pregunta “¿qué tan lejos puedo ir y aun así no pecar?” ¡es una pregunta terrible! La pregunta dice, “Ok, hay una línea de pecado y quiero ir y ponerme sobre la línea pero no cruzarla”. El problema es, mientras más cerca estás de la línea, más difícil es detenerse. El Presidente Henry B. Eyring dijo, “La pregunta que realmente importa es ésta: “¿Cómo puedo aprender a detectar el comienzo de un pecado y arrepentirme antes?”

La pregunta no debería ser ésta “¿qué tan lejos puedo ir?”, más bien debería ser, “¿qué normas puedo ponerme para estar seguro de que nunca me acercaré a la línea de pecado?”

Preguntas Espirituales

¿Cómo puedo saber si son mis propios sentimientos o es el Espíritu Santo?

Esta es tal vez la pregunta más común realizada por adolescentes mayores. Una clave para recordar es que los pensamientos inspirados son usualmente confirmados por sentimientos inspirados. Doctrina y Convenios 8:2 enseña que el Espíritu Santo nos habla a nuestra mente y a nuestro corazón; existe una conexión en esto. Cuando las ideas que vienen a nuestra mente están acompañadas por un poderoso sentimiento en nuestro corazón por parte del Espíritu (Ver Gálatas 5:22-23) entonces es un indicador de que lo que estamos pensando es correcto. Esta poderosa conexión con el corazón es un indicador de pensamientos inspirados.

A veces es difícil distinguir entre nuestros propios pensamientos y aquellos que son del Espíritu Santo. Nuestro consejo es que si tienes un sentimiento de hacer algo bueno, ¡hazlo! Es solo cuando seguimos y actuamos bajo impresiones que llegamos a aprender a distinguir entre nuestros propios pensamientos y el Espíritu Santo.

El Élder Richard G. Scott enseñó que debemos seguir adelante con ese susurro. Él dijo, “Muy a menudo lo que hemos escogido hacer es lo correcto. Él confirmará la exactitud de nuestras decisiones a Su manera…si con confianza, comenzamos algo que no está bien, Él nos hará saber antes de que hayamos ido demasiado lejos. Identificamos esa ayuda al reconocer sentimientos de inquietud o preocupación”.

¿Cómo puedo saber cuando he sido perdonado?          

Incluso si nos hemos arrepentido, la mayoría de nosotros aún recuerda los errores y pecados y a veces nos sentimos culpables por decisiones del pasado. Los años de adolescencia son usualmente cuando la mayoría de nosotros comienza a cometer serios errores, y por lo tanto, a tener nuestras primeras experiencias reales con el arrepentimiento. Muchos jóvenes se preguntan cómo pueden saber si han sido perdonados luego de su arrepentimiento. Aquí encontramos algunos puntos clave:

Sentimos paz mental: El folleto Para la Fortaleza de la Juventud lo explica de esta manera: “Cuando hacemos lo necesario para recibir perdón…sentirás la paz del Señor Jesucristo”.

El pecado ha perdido su atractivo: Cuando el pueblo del Rey Benjamín fue llamado al arrepentimiento, ellos dijeron “ya no tenemos más disposición a obrar mal, sino a hacer lo bueno continuamente”. (Mosíah 5:2). Habían perdido el deseo de cometer pecado.

Disfrutamos el don del Espíritu Santo y sus frutos: El Presidente Henry B. Eyring enseñó, “La recepción del Espíritu Santo es un agente purificador así como la Expiación te purifica a ti…Es un hecho que puedes actuar con confianza…Y cuando Él es tu compañero, puedes tener la confianza de que la Expiación está teniendo efecto en tu vida”.

Estamos dispuestos a perdonar a otros: El Salvador manifestó en múltiples ocasiones que Dios “perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden” (Mateo 6:13; véase también D y C 64:10; Efesios 4:32).

Si bien sabemos que hay muchas respuesta a estas preguntas, el punto es este: para todas las preguntas sobre el evangelio que los jóvenes puedan tener, hay respuestas buenas, lógicas y doctrinales. Esperamos que algunas de éstas puedan ayudarte a contestar las preguntas de los jóvenes.   

 

 

[googleed1b44e50a8bd24f.html]

 

Este artículo fue escrito originalmente por John Hilton III y Anthony Sweat, y publicado en ldsliving.com, con el título “Most Common Questions Teens Ask About the Gospel (+the Answers) Español ©2016 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | English ©2016 LDS Living, A Division of Deseret Book Company.

Traducido por Oscar Cerda.