Me siento insuficiente – Especialmente en la Iglesia

me siento insuficiente

“Van a descubrir que no pertenezco aquí”.

“¿Cuánto tiempo puedo mantener esta farsa?”

A veces, la mayoría de las veces, siento que no tengo ningún derecho llamarme escritora. Lo cual es una locura porque aquí estoy: escribiendo. Clasifico mi gusto por escribir como un pasatiempo y presentar mi nivel de habilidad como “amateur” en caso de que alguien pida mis credenciales de escritora.

No tengo un título como escritora: no tengo un título universitario. Cuando empecé, no tenía un portafolio, ni conocía a nadie en el negocio. Yo no tenía editores profesionales para revisar mi trabajo, y estaba bastante segura de que si los tuviera, me lo hubieran devuelto con una inscripción escrita en rojo: “INTENTO PATÉTICO”.

Pero escribí de todos modos, porque lo disfruté. Debido a que me desafió, y abrió el túnel a mi creatividad que había bloqueado durante mucho tiempo (lo que me refiero como los capítulos “nublado” en mi vida seguido de cerca por los capítulos “ligeramente menos nublado con episodios de confusión” ).

Escribir me dio una voz.

Cuando comencé a enviar piezas a diversos web sites, estaba sobre la luna cuando una pieza pequeña fue aceptada por un blog de una mamá canadiense. No era un sitio con mucho traficado y no llenaba mi inbox con comentarios y peticiones, pero era un paso importante en la solidificación de que podía escribir y que tal vez, sólo tal vez, debería mantenerme en ello.

Han pasado cuatro años desde que empecé, y en ese tiempo he escrito para seis sitios web diferentes, he publicado más de 30 artículos sobre temas que van desde el desarrollo infantil y la educación de los padres, a experiencias espirituales, salpicado de ejemplos de la ridiculez que es mi vida personal . Incluso tengo un e-book autopublicado. Como primer libro, es muy crudo pero todavía lo dejo ahí para que otros lo lean, y sí, incluso lo critican.

Así que tal vez ahora puedo empezar a llamarme un autora.

Pero, ¿por qué la vacilación? ¿Por qué la segunda vacilación interior?

Vendiéndonos a nosotros mismos como insuficientes.

¿Cuántas veces alguno de nosotros ha categorizado sus logros como mediocres? Ponemos trabajo, dedicación, y aún sentimos que somos insuficientes. Ya sea como padres, en nuestras carreras, o incluso en nuestros llamamientos en la iglesia, ¿cuántos de nosotros podemos relacionarnos con sentir que no tenemos derecho a sentirnos exitosos?

¿Me llamaron para ser el …? ¿Estás seguro de que fue inspiración divina o simplemente desesperación?

Hay un término real para esto: la vacilación para demostrar verdadera confianza en nuestras habilidades, creyendo que si lo reconocemos, solo estamos haciendo que alguien rechace nuestros esfuerzos.

“Bueno, si puedes hacerlo, probablemente no sea tan difícil”. Porque siempre es divertido escucharlo.

La invalidación a la que tememos constantemente estar de alguien por ahí que sea un verdadero escritor profesional / educador / padre / líder, que sea un pionero certificado, pueda socavar mis esfuerzos porque no tengo nada para respaldarlos. Soy insuficiente, un fraude.

Soy un impostor.

El problema con esto es que empezamos a cuestionar nuestro propio valor – subestimar nuestros logros.

El síndrome del impostor existe.

El síndrome del Impostor es el comportamiento detrás de estas dudas cáusticas. Es un término acuñado por los psicólogos clínicos Pauline R. Clance y Suzanne A. Imes en 1978, el “Síndrome del Impostor” describe a los individuos que están marcados por una incapacidad para internalizar sus logros con un miedo persistente de ser expuestos como un fraude.

¿Te suena familiar?

“A pesar de la evidencia externa de su competencia, los que ponen de manifiesto el síndrome, siguen convencidos de que son fraudes y no merecen el éxito que han logrado. La prueba del éxito se descarta como suerte, oportunidad o como resultado de engañar a los demás a pensar que son más inteligentes y competentes de lo que creen de sí mismos que son.

Este concepto va más allá de la frase común de “finge hasta que realmente lo logres”. Nunca me he considerado a mí misma como falta de confianza, pero esta interferencia mental particular siempre ha logrado escabullirse en mí.

Cuando creces siendo enseñada que la arrogancia y el orgullo están arraigados en el plan del adversario, es difícil diferenciar la humildad de este fenómeno en particular.

me siento insuficiente

Minar tus logros o descartar los elogios no son signos de humildad.

Pensamientos como “tuve suerte” o “no me lo merezco” no son definiciones de mansedumbre.

me siento insuficiente

Se nos ha pedido que seamos humildes, mansos y modestos, nunca se nos pidió que disminuyéramos nuestro valor o que opaquemos nuestras fortalezas. El Padre Celestial nos ha pedido que usemos nuestra luz para marcar la diferencia. Lo hacemos aprovechando todo nuestro potencial: no podemos retenerlo. Él nos ha bendecido con talentos únicos para compartir y perseverancia para desarrollar nuestra fe y construir nuestros testimonios.

Escapar del síndrome del impostor y permitirnos encontrar el cumplimiento en nuestros logros es necesario para que podamos avanzar.

Los síntomas:

  • Perfeccionismo
  • Trabajo excesivo
  • Socavar los logros
  • Miedo al fracaso
  • Descartar los elogios

Podemos reemplazar este comportamiento tóxico por:

  • Lograr la auto-aceptación
  • Balance entre la vida personal y la vida laboral
  • Reconocer los pequeños logros
  • Aprender de los fracasos
  • Fortalecer y alentar a otros
  • Mostrar gratitud a nuestro Padre Celestial
  • Encontrar alegría en el trabajo
  • Tomar el tiempo para dar un paso atrás y estar satisfecho con un trabajo bien hecho

Esto significa demostrar gratitud a nuestro Padre Celestial porque Él quiere bendecirnos. Si creemos que no merecemos sus bendiciones, ¿cómo vamos a usar esas bendiciones para ayudar a los demás?

Cuando nos permitimos reconocer que somos suficientes, que estamos haciendo lo mejor que podemos, estamos mostrándole gratitud por su mano en nuestras vidas: Su constante amor y guía.

Si no podemos decirle a nuestra familia y amigos “gracias” cuando reconocen nuestro genialidad -¿cómo podemos agradecer a nuestro Padre por hacernos tan increíblemente asombrosos?

Aceptar elogios.

Recuerdo sentarme en la clase de Inglés de mi último año de la escuela secundaria con un amiga mía que había sido modelo para la clase de fotografía. Tenía una belleza muy clásica; no era obvio o evidente a simple vista, pero sus líneas y su presencia eran impresionantes, y todo fue capturado perfectamente en la película y publicado en la revista de la escuela. Uno de nuestros compañeros comentó lo hermosa que era, y sin sobresaltarse, dijo con reverencia, “gracias por el cumplido”.

Ella no estaba vanagloriándose, ni se estaba encogiendo en las sombras. Este fue un perfecto ejemplo de gracia y equilibrio.

Ella no socavó el cumplido ni le restó importancia, ni se ensalzó su apariencia física. Ella simplemente dijo gracias: aceptó el cumplido.

Ese pequeño momento ha tenido un efecto duradero en mí: PODEMOS DECIR GRACIAS. Podemos estar orgullosos de nuestros esfuerzos y darnos un descanso, demostrando al mismo tiempo humildad y gracia. Solo porque no somos científicos de cohetes no significa que nuestros esfuerzos y contribuciones sean invalorables. No somos impostores. Como hijos de Dios, no hay nada falso sobre nuestro valor divino: así lo veamos en nuestra vida cotidiana o no.

 

 

Este artículo fue escrito originalmente por Megan Ann Steyskal  y fue publicado en MormonHub.com, con el título I Feel Like a Fake — Especially at Church Español © 2017

| Inspiración
Publicado por: Patricia Ortiz R. de Verano
Miembro de la Iglesia, sirvió en la misión Colombia Bogotá Sur. Es esposa, mamá y educadora en idiomas extranjeros (Inglés, Francés, Italiano), con Certificaciones Internacionales en Inglés, Diplomado en Traducción . Con experiencia en Marketing. Aficionada a la escritura, música, pintura, y a todo lo relacionado con el arte y el aprendizaje.
la iglesia no es perfecta
La Iglesia no es perfecta, y eso está bien
Elvis
El día que Elvis Presley asistió a seminarios matutinos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *