A medida que el mundo continúa llenándose de maldad y los tiempos pueden parecer sombríos, podemos encontrar paz y esperanza a través de nuestro Salvador y Su evangelio. El Élder Oaks compartió lo siguiente en un post en su página de Facebook para recordarnos a buscar y confiar en Cristo.

Vivimos en tiempos difíciles. Valores y estándares honrados por miles de años ahora están siendo negados o descartados. El egoísmo está reemplazando el servicio. Lo malo está siendo llamado bueno, y lo bueno está siendo llamado malo.

Aunque los corazones de los hombres están fallando, ustedes deben tomar el corazón. Siempre ha habido tiempos difíciles. Nosotros, las generaciones de sus predecesores, hemos sobrevivido a desafíos desalentadores, y ustedes también podrán hacerlo. La respuesta a todos estos desafíos es la misma que siempre ha sido.

Tenemos un Salvador, y Él nos ha enseñado lo que debemos hacer. Al concluir Su ministerio terrenal declaró: “Estas cosas os he hablado, para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción. Pero confiad; yo he vencido al mundo” (Juan 16:33).

Lo que vence al mundo es el poder de Dios, manifestado a través de Su Hijo, Jesucristo, y dado a nosotros a través de los principios y doctrina del evangelio restaurado de Jesucristo.

En las circunstancias estresantes que nos rodean, debemos confiar en Dios y Sus promesas y aferrarnos a la enseñanza vital del evangelio de la esperanza. Como el apóstol Pablo le dijo a los corintios: “Estamos atribulados en todo, pero no angustiados; en apuros, pero no desesperados; perseguidos, pero no desamparados; abatidos, pero no destruidos” (2 Corintios 4: 8-9).

Cuando confiamos en el Señor que todo saldrá bien, esta esperanza nos mantiene con la mira hacia adelante. La esperanza es una virtud cristiana característica. Sé que va a contrarrestar todos los desesperos actuales.

Cuando se sientan abatidos, pongan la fe y la esperanza a trabajar en sus vidas. Mientras que otros puedan que abandonen el progreso, ustedes de fe deben esperar y seguir adelante con su educación, sus vidas y sus familias. Como el Señor dijo a nuestros primeros miembros de la Iglesia: “No temáis, rebañito; haced lo bueno; aunque se combinen en contra de vosotros la tierra y el infierno, pues si estáis edificados sobre mi roca, no pueden prevalecer”(D. y C. 6:34).

We live in challenging times. Values and standards honored for thousands of years are now being denied or cast aside….

Posted by Dallin H Oaks on Thursday, February 9, 2017

Este artículo fue escrito originalmente por LDS living Staff y publicado en ldsliving.com, con el título “Elder Oaks Shares the One Thing That Will Keep Us Moving in Dark, Stressful Times

Español ©2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | English ©2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company