Esta última semana nuestros amados líderes compartieron mensajes de esperanza en sus redes sociales para animarnos a ayudar a los demás y a Dios a enfrentar la pandemia  del COVID-19. ¡Veamos!

También te puede interesarÉl no nos ha desamparado, nos ha preparado para este preciso momento

Michelle Craig

El martes 16 de marzo, la hermana Michelle Craig, segunda consejera de presidencia general de las Mujeres Jóvenes, nos habló de lo que aprendió de la Madre Teresa:

Mother Teresa taught me something important about the principle of revelation as I have studied more of her life. In her…

Posted by Michelle D. Craig on Monday, March 16, 2020

La Madre Teresa me enseñó algo importante sobre el principio de la revelación a medida que he estudiado más de su vida. A inicios de sus 30 años dijo que escuchó la voz de Dios. Recibió su llamado del Señor y supo que debía dedicarse a las personas más podres de la India.

De ella aprendí que incluso cuando el Espíritu te otorga una dirección y un propósito claros, eso no significa que las cosas serán fáciles. De hecho, la Madre Teresa pasó los últimos años de su vida sintiendo la ausencia de Dios.

El Presidente Nelson enseñó: “Indudablemente, tal vez haya ocasiones en que piensen que los cielos están cerrados, pero les prometo que a medida que sigan siendo obedientes, expresando gratitud por cada bendición que el Señor les dé, y en tanto honren con paciencia el tiempo del Señor, se les dará el conocimiento y la comprensión que buscan. Todas las bendiciones que el Señor tiene para ustedes, incluyendo los milagros, vendrán a continuación. Eso es lo que la revelación personal les traerá”.

Hoy, más que nunca, debemos tener el coraje de seguir adelante y actuar con fe cuando hayamos recibido una dirección clara. Si bien no podremos actuar de la forma en que solíamos hacerlo, escuchémoslo y encontremos maneras de servir y ministrar a aquellos que nos rodean.

David A. Bednar

El viernes 20 de marzo, el Élder David A. Bednar, del Cuórum de los Doce Apóstoles, publicó en Facebook su testimonio de que gracias al Salvador podemos echar fuera nuestros temores, incluso en las situaciones turbulentas.

In our daily lives, endless reports of COVID-19 occurrences and restrictions, criminal violence, famine, wars,…

Posted by David A. Bednar on Friday, March 20, 2020

En nuestra vida cotidiana, interminables informes de sucesos y restricciones relacionados con el COVID-19, la violencia delincuencial, la hambruna, las guerras, la corrupción, el terrorismo y las fuerzas destructoras de la naturaleza pueden generar temor. Sin duda alguna, vivimos en la temporada que predijo el Señor, “Y en ese día… toda la tierra estará en conmoción, y desmayará el corazón de los hombres” (DyC 45: 26).

Testifico que un conocimiento correcto y fe en el Señor Jesucristo ahuyenta el temor. Un ejemplo del Libro de Mormón resalta que el poder del conocimiento del Señor disipa el temor y nos da paz incluso mientras enfrentamos gran adversidad.

En la tierra de Helam, el pueblo de Alma estaba asustado por el avance del ejército lamanita.

“Pero salió Alma y fue entre ellos, y los exhortó a que no temieran, sino que se acordaran del Señor su Dios, y él los libraría. Por tanto, calmaron sus temores” (Mosíah 23: 27 – 28).

Date cuenta de que Alma no calmó los temores del pueblo. En cambio, Alma aconsejó a los fieles que recordaran al Señor y la salvación que solo Él podía otorgar. El conocimiento de que el Señor los protegía permitió que el pueblo calmara sus temores.

Pero, ¿podemos calmar los temores que nos asolan fácil y frecuentemente en nuestro mundo contemporáneo? La respuesta a esta pregunta es un inequívoco “sí”. El conocimiento correcto y la fe en el Señor nos permiten calmar nuestros temores, ya que Jesucristo es la única fuente de paz duradera.

Él declaró, “Aprende de mí y escucha mis palabras; camina en la mansedumbre de mi Espíritu, y en mí tendrás paz” (DyC 19: 23).

Al buscar a Cristo, construir sobre el fundamento de Cristo y avanzar con fe en Cristo, podemos recibir la bendición de paz y seguridad en nuestras vidas.

Amo y venero al Señor. Su poder y paz son reales. Él es nuestro Redentor y testifico que Él vive. Por Él, nuestros corazones no deben abrumarse ni temer (véase Juan 14: 27) y seremos bendecidos para calmar nuestros temores.

Dale G. Renlund

El Élder Dale G. Renlund, del Cuórum de los Doce Apóstoles, comparó el lavarnos las manos con agua y jabón con pasar tiempo con Jesucristo:

As we face this worldwide pandemic of COVID-19, we are all washing our hands a lot. The best practice for hand washing…

Posted by Dale G. Renlund on Sunday, March 15, 2020

Al enfrentar la pandemia mundial por el COVID-19, todos nos estamos lavando las manos con mucha frecuencia. La mejor forma de hacerlo es utilizar un buen tiempo, agua y jabón para lavarse las manos.

Del mismo modo, la protección más sencilla contra los virus espirituales en nuestras vidas proviene de pasar un buen tiempo con el Agua Viva, nuestro Salvador Jesucristo, y con el jabón del arrepentimiento.

Permítanme invitarlos, cada vez que laven sus manos en los próximos días y semanas, a que consideren lo que el Salvador ha hecho por ustedes y cómo pueden mejorar.

Becky Craven

Becky Craven, la segunda consejera de la presidencia general de las Mujeres Jóvenes, publicó en Facebook el jueves 19 de marzo una foto de su esposo con dos de sus nietas estudiando el evangelio el primer domingo en que se cancelaron las reuniones de la Iglesia debido al COVID-19 y escribió lo siguiente:

If I could peek into the homes of families around the world last Sunday, I’m sure my heart would be touched.I would…

Posted by Becky Craven on Thursday, March 19, 2020

Si pudiera haber echado un vistazo a los hogares de las familias de todo el mundo durante el último domingo, estoy segura de que mi corazón se habría conmovido.

Hubiera visto padres e hijos, vecinos y amigos bendiciendo la Santa Cena para las familias y las personas a las que ministran. Los niños dirigiendo, discursando, o cantando.

Habría compañeros de habitación discutiendo la lección de Ven, Sígueme y las personas que están lejos de las congregaciones y la familia reuniéndose a través de la tecnología. ¡Cuán inspirado fue el profeta para enfocarse en la adoración centrada en el hogar y apoyada por la Iglesia!

Mi esposo y yo con dos de nuestras nietas nos sentimos muy bendecidos mientras nos reunimos para tener una experiencia de adoración significativa el último domingo. No fue complicado y ¡no tenía que serlo! Pudimos centrar nuestra atención y nuestros corazones en las bendiciones y los convenios asociados con la participación de la Santa Cena.

Gerrit W. Gong

El viernes 20 de marzo, el Élder Gerrit W. Gong publicó lo siguiente en Instagram:

View this post on Instagram

In light of our world’s current events, I wish to offer some thoughts about turning our hearts and minds to a higher power. Some say an unknowable God has no face. Some say God must not exist because scientific measures do not detect Him. Some say God exists only as an idea or spirit. How blessed we are to know He has a name, a voice, a face (see Doctrine and Covenants 93:1), indeed, “a body of flesh and bones [only glorified]; the Son also” (Doctrine and Covenants 130:22). • We approach our Heavenly Father in prayer in the name of Jesus Christ. We do not presume overfamiliarity as we speak of or with our Heavenly Father. But neither do we so fear His glory and perfection that we mistakenly think Him unapproachable or distant. He invites us to come to Him, and we do so on bended knee as His children. • Each of us is invited to seek personal revelation more intently in our lives. Please consider ways you can hear the Lord’s voice more often. He longs for you to reach out to Him. He lives and loves you. #HearHim

A post shared by Gerrit W. Gong (@gerritwgong) on

Al considerar los eventos actuales del mundo, deseo compartir algunos pensamientos sobre volver nuestros corazones y mentes a un poder más elevado. Algunos dicen que un Dios misterioso no tiene rostro. Algunos dicen que Dios no debe existir porque las medidas científicas no lo detectan. Algunos dicen que Dios existe solo como una idea o espíritu. Cuán bendecidos somos de saber que Él tiene un nombre, una voz, un rostro (véase Doctrina y Convenios 93: 1). De hecho, tiene “un cuerpo de carne y huesos [solo que glorificados]; así también el Hijo” (Doctrina y Convenios 130:22).

Nos acercamos a nuestro Padre Celestial a través de la oración en el nombre de Jesucristo. No presumimos demasiada familiaridad cuando hablamos de nuestro Padre Celestial o cuando conversamos con Él. Pero, tampoco le tememos tanto a Su gloria y perfección que los consideramos erróneamente como alguien inaccesible o distante. Él nos invita a venir a Él y lo hacemos de rodillas como hijos suyos.

Cada uno de nosotros está invitado a buscar revelación personal con mayor intención en nuestras vidas. Por favor, considera las formas en que puedes escuchar la voz del Señor con mayor frecuencia. Él desea que te comuniques con Él. Él vive y te ama. #Escúchalo

¿Cómo fortaleces tu fe en estos tiempos turbulentos?

Fuente: Church News