Para los artículos anteriores, visite:

1 de 3:Pulsando el botón de reinicio, Parte 1

2 de 3:Pulsando el botón de reinicio, Parte 2

En nuestras dos últimas entregas de esta serie hablamos de diferentes elementos esenciales que pueden ayudar a presionar el botón de reinicio con éxito en su vida y que le ayudarán a alcanzar sus metas y aspiraciones. En este segmento final de esta serie, vamos a tratar el tema de las metas, lo que son, cómo establecerlas, y la manera de alcanzarlas.

¿Qué son las metas?

educación-mormona2Una meta es simplemente un logro por el que usted se esfuerza. Es algo hacia lo que usted dirige sus recursos tanto internos como externos. Por ejemplo, digamos que usted quiere despertar a las 6 am todos los días de semana para poder comenzar temprano su día. Sus recursos internos podrían ser su empuje, su motivación, o su refuerzo personal positivo (“¡Yo puedo hacerlo!”). Sus recursos externos podrían ser un reloj de alarma, o planificar su día para que tenga el tiempo suficiente para dormir y estar bien descansado ​para las 6.

Cómo establecer metas

Establecer metas es mucho más simple de lo que la mayoría de la gente cree. ¿Qué es lo que se quiere lograr? Cualquier cosa en el mundo se puede lograr mediante el establecimiento de metas. Cuanto más grande sea el objetivo, más trabajo se tiene que realizar para lograr esa meta en particular. Sin embargo, las metas y el trabajo están eternamente entrelazados en cuanto a su éxito o caída.

La primera pregunta que usted necesita hacerse a sí mismo para el establecimiento de metas es: “¿Cuánto trabajo estoy dispuesto a dedicarle a mi meta?” Desafortunadamente, si usted no está dispuesto a realizar el esfuerzo necesario para su objetivo, nunca llegará a cumplir su meta. Es el mismo concepto que comprar un auto. No importa cuánto desee un Ferrari, si usted paga el precio de un Kia, el resultado final será un Kia, no un Ferrari.

En Doctrina y Convenios dice, “Porque de aquel a quien mucho se da, mucho se requiere” (D. y C. 82:3). Puesto que las cosas que pertenecen al evangelio testifican de Cristo, entendemos que todas las cosas están conectadas intrínsecamente. Leemos en el capítulo sexto de Moisés:

Y he aquí, todas las cosas tienen su semejanza, y se han creado y hecho todas las cosas para que den testimonio de mí; tanto las que son temporales, como las que son espirituales; cosas que hay arriba en los cielos, cosas que están sobre la tierra, cosas que están en la tierra y cosas que están debajo de la tierra, tanto arriba como abajo; todas las cosas testifican de mí. –Moisés 6:63

Con este conocimiento, podemos usar esto para ver D. y C. 82:3 con un enfoque diferente. Si invertimos el orden de dado y requerido se lee “Porque a aquel de quien mucho se requiere, mucho se da”. Ambos conceptos trabajan con metas. Si se quiere una gran recompensa, entonces se tendrá que trabajar por la recompensa, también si se RECIBE la recompensa primero, entonces será requerido que se haga el esfuerzo para ser dignos de ese don. Es lo mismo con las metas. Así que si quiere conquistar el mundo, esté listo para sacrificarse y trabajar hacia esa meta. Siempre se cosecha lo que se siembra, ¡así que asegúrese de recoger sus mangas y ponerse a trabajar!

Cómo alcanzar las metas

escribir-203465_640Otra pepita de conocimiento que aprender de las Escrituras es que debemos “mira[r] que se hagan todas estas cosas con prudencia y orden; porque no se exige que un hombre corra más aprisa de lo que sus fuerzas le permiten. Y además, conviene que sea diligente, para que así gane el galardón; por tanto, todas las cosas deben hacerse en orden” (Mosíah 4:27).Si su meta es mover una montaña, entonces usted debe crear metas más pequeñas que se ajusten a la meta más grande de mover una montaña. Una de las metas podría ser la de cavar con una pala durante algunas horas al día. Otra podría ser la de conseguir la ayuda de otros para lograr su meta más grande.

Este es uno de los secretos más grandes en el establecimiento de metas. Ayude a otros a alcanzar sus metas, y usted será capaz de alcanzar la suya propia mucho más rápido. Como hemos aprendido de Alma, hijo, mientras hablaba a su hijo Coriantón:

“Por tanto, hijo mío, procura ser misericordioso con tus hermanos; trata con ajusticia, juzga con rectitud, y haz lo bueno sin cesar; y si haces todas estas cosas, entonces recibirás tu galardón; sí, la misericordia te será restablecida de nuevo; la justicia te será restaurada otra vez; se te restituirá un justo juicio nuevamente; y se te recompensará de nuevo con lo bueno” – Alma 41:14

Si usted está dispuesto a ayudar a los que necesitan alcanzar sus metas, usted será bendecido con lograr las suyas propias. Así que si usted quiere mover esa montaña, ayude a alguien a mover su grano de arena en primer lugar.

El último paso en el logro de sus metas es planificar hacia atrás y trabajar hacia adelante. Es decir, si queremos mover esa montaña en un año, ¿cómo lo hacemos? ¿Qué necesitamos lograr cada mes? ¿Cuánta tierra necesita ser movida?

En segundo lugar, desagregarla aún más, tenemos que decidir, ¿qué se tiene que terminar por semana? ¿Cuántas horas necesitamos para llevar a cabo la excavación con el fin de llegar a nuestra meta del mes?

Por último, terminar su planificación para cada día de la semana. ¿Cuántas horas tengo que cavar hoy? ¿cuántos necesito descansar? ¿Hay algo hoy que requerirá que no me dedique a cavar? ¿Es necesario volver a programar la excavación para otro día y duplicar el trabajo en ese día?

A medida que se hace estas preguntas, usted comenzará a ver lo que es necesario para alcanzar sus metas. Si requiere 1200 horas de excavación con el fin de mover la montaña en un año, entonces tendríamos una meta de 100 horas de excavación al mes, lo que nos lleva a 25 horas de excavación a la semana, que luego nos dirige a una meta de 5 horas de excavación de lunes a viernes.

En lugar de centrarse en 1200 horas de excavación (¡que es un montón!), Sólo tiene que concentrarse en un pedazo más pequeño de 5 horas al día para que no lo agobien.

La última parte del proceso de establecimiento de metas es la más importante, que es la obediencia a su plan. Usted debe orar al Señor como si dependiera únicamente de Él, y trabajar como si sólo dependiera de usted. Confíe en el Señor para aumentar su obediencia a su plan, y Él lo bendecirá siempre y cuando su plan esté de acuerdo con Su voluntad.

Para asegurarse de que su meta está de acuerdo con ÉL, lo más seguro es orar y presentarle su plan. Él le hará saber si está en conformidad con él. El Señor habló sobre esto en Doctrina y Convenios:

Pero he aquí, te digo que debes estudiarlo en tu mente; entonces has de preguntarme si está bien; y si así fuere, haré que tu pecho arda dentro de ti; por tanto, sentirás que está bien. Mas si no estuviere bien, no sentirás tal cosa, sino que te sobrevendrá un estupor depensamiento que te hará olvidar lo que está mal; por lo tanto, no puedes escribir lo que es sagrado a no ser que lo recibas de mí. – D. y C. 9:8-9

Es mi humilde oración que mientras se embarca con estas herramientas de obediencia, fe, acción y metas, usted esté lleno del poder del Señor en el cumplimiento de sus metas sagradas para convertirse en una mejor persona y más cristiana.

 

Acerca de  Tony Mucci

Tony Mucci es un miembro activo de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Es originario de Los Angeles, California y actualmente reside enOrem, Utah. Éles un emprendedor de Eklect Enterprises y estudiante de la Universidad de Utah Valley con especialización en Ingeniería de Sistemas. Tony hasido miembro de la iglesia desde 1991, y sus padres fueron convertidos a la iglesiaen 1984.Sirvió en una misión de tiempo completo en la misión Colorado Denver Norte en el período 2003-2005, donde obtuvo varios premios, entre ellos el Premio de Oro en el Programa de Becas Evangelio. Después de su servicio en la misión, ha ocupado diferentes posiciones auxiliares en la iglesia, desde la guardería hasta el Obispado y actualmente es maestro del Quórum de élderes en su barrio local. Tony ha estado casado con su esposa Liz desde el año 2009 y tiene dos tiernos bebés, Sophie y Saki.