El milagro de recibir la voluntad de Dios

voluntad de dios

Hace un par de semanas, escribí un post sobre aprender a aceptar la voluntad de Dios. Escribí acerca de cómo había sido renuente a aceptar a la voluntad de Dios, porque no me gustaba la idea de renunciar a la libertad de ejecutar mi vida de la manera que yo eligiera.

He superado mi renuencia fortaleciendo mi testimonio personal de que:

1) Dios es todopoderoso, y

2) El amor de Dios por mí no tiene fin.

Me pregunté, si realmente creía estas dos cosas, ¿por qué no querría que Dios dirigiera mi vida? No sólo Él es omnisciente y todopoderoso, sino que quiere lo que es mejor para mí. Así que por supuesto no debería tener reservas para confiar en Su voluntad.

Después de escribir este artículo, sin embargo, sentí que todavía me faltaba algo significativo. Mientras estaba acostado en la cama una noche contemplando mi voluntad de aceptar la voluntad de Dios, algo hizo clic. Había estado viendo todo por el lado equivocado .

Pensé que finalmente había llegado a un punto de madurez espiritual al ceder y aceptar la voluntad de Dios para mí. ¡Ahora me doy cuenta de que me creía con derecho de recibir su voluntad! Me he dado cuenta de que es increíble que el ser más poderoso, amoroso y omnisciente incluso sepa que existo, y ni que decir que tiene una opinión sobre mi vida. Que aún es un milagro que Dios tenga una voluntad para mí.

Aunque a menudo me han enseñado a que tengo el derecho a conocer la voluntad de Dios, no debo permitirme un sentido de autoridad que ensombrezca ese sentimiento de gratitud.

Les invito a tomar un momento para participar en un experimento de pensamiento conmigo.

Piense en una persona que respete por su riqueza de experiencia y sabiduría (viva o muerta). Tal vez usted está pensando en Gandhi, Madre Teresa, Confucio, o incluso Oprah Winfrey. Ahora imagine que podría ir a ellos, y pedirles consejo sobre un problema particular con el que se enfrentan en la vida. ¿Cuánto valoraría su consejo?

Usted probablemente se sentiría honrado y afortunado de tener una persona tan increíble tomar el tiempo para entender su problema y ofrecer una sugerencia. Usted seguramente ve el consejo de esta persona como un regalo precioso para  atesorarlo. Sin duda, contaría la experiencia como uno de los mejores momentos de su vida. Usted probablemente puede ver a dónde voy con esto.

Dios es infinitamente más sabio, poderoso e influyente que el más sabio de los sabios pensadores de mi lista. El hecho de que un ser tan increíble tenga una voluntad para mí es en sí misma nada menos que milagroso. La voluntad de Dios es un regalo precioso que merece infinitamente más aprecio y atención que el mejor consejo que he recibido.

Cuando tuve esta comprensión, inmediatamente me sentí avergonzado por mi actitud anterior. Qué presuntuoso era sentir que necesitaba ser convencido de estar dispuesto a aceptar la voluntad de Dios para mí. En toda realidad, debería sentir un inmenso sentimiento de gratitud y amor que

1) Dios tiene una voluntad para mí, y

2) Está dispuesto a compartirlo conmigo.

En vez de aceptar a regañadientes y con poco entusiasmo este regalo tan preciado, debo rogarle sinceramente a Él y agradecérselo de todo el corazón cuando me lo conceda.

Hay milagros incontables en el trabajo alrededor de mí todos los días, si sólo tengo la perspectiva correcta para verlos por lo que realmente son. Estaré trabajando mucho más para sentirme menos con derecho y más agradecido por la voluntad de Dios.

Fuente: MormonHub

 

| Inspiración
Publicado por: Patricia Ortiz R. de Verano
Miembro de la Iglesia, sirvió en la misión Colombia Bogotá Sur. Es esposa, mamá y educadora en idiomas extranjeros (Inglés, Francés, Italiano), con Certificaciones Internacionales en Inglés, Diplomado en Traducción . Con experiencia en Marketing. Aficionada a la escritura, música, pintura, y a todo lo relacionado con el arte y el aprendizaje.
por qué se les dice mormones
¿Por qué se les dice mormones a los mormones?
paz
Cuando la respuesta es Paz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *