Quedarse o no en la Iglesia: Descartar experiencias espirituales nos alejará de Dios

experiencias

En uno de mis discursos favoritos de la Conferencia General, el élder Vern P. Stanfill dijo: 

“Ignorar y descartar experiencias espirituales pasadas nos alejará de Dios”. 

Cuán cierto es esto.

Pero, afortunadamente, tenemos un Dios amoroso que encuentra formas de enviarnos entrañables recordatorios de experiencias espirituales pasadas. Y hoy mi recordatorio fue una foto sin importancia en la pared de un pequeño apartamento al otro lado del país.

El solo hecho de ver las palabras “Misión Virginia, Richmond” todavía hace que se me acelere el corazón. Pienso en el día en que abrí mi llamamiento y, entre lágrimas leer en voz alta: “ Ha sido asignada a servir en la Misión Virginia Richmond”.

élder Holland y su esposa

Fuente: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

También te puede interesar:Misionero que sobrevivió trágico accidente decide regresar al campo misional

Virginia ni siquiera había cruzado mi mente en mi lista constante de todos los lugares a los que me podrían llamar.

Pero cuando los aplausos de mi familia disminuyeron, los abrazos terminaron y mis lágrimas cesaron, un sentimiento de “rectitud” se apoderó de mí. Recuerdo que miré a mi madre y dije: “Claro que tenía que ser Virginia, ¿por qué no pensamos en eso antes?”

Richmond, Virginia, resultó ser exactamente el lugar adecuado para mí, pero no por las razones que podría haber pensado.

No participé en ningún bautismo de conversos que me pareciera especialmente grandioso o que fuera obviamente la razón por la que me habían llamado a ese lugar. Tampoco descubrí la pasión por la historia de Estados Unidos, a pesar de los numerosos y espectaculares sitios históricos de Virginia.

misionera

Fuente: The Church News

No, en gran parte llegué a creer que Virginia era exactamente el lugar adecuado para mí debido a los otros misioneros que llegué a amar. No me di cuenta de cuánto podía unirme una experiencia espiritual compartida con otra persona.

Fue cuando vi una foto de una pared dentro de un apartamento de misioneros compartida por Church News hace unos días que todos los tiernos sentimientos de mi misión volvieron a mí como si me hubiera bajado del avión el día anterior y no hace más de tres años.

Church News publicó lo que ellos llaman un “ensayo fotográfico” de misioneros que sirven en la misión Virginia Richmond. Al principio, ninguna de las fotos me llamó la atención.

misioneras

Fuente: Deseret News

Ya no conozco a ninguno de los misioneros que sirven allí, y todas las fotos fueron tomadas en Charlottesville, Virginia, un área que visité para conferencias e intercambios de zona pero nunca fue mía.

Pero luego llegué a una foto de una pared dentro del apartamento donde las hermanas misioneras que sirven en Charlottesville han vivido durante años, y mi corazón comenzó a latir rápidamente.

De repente, recordé haber mirado por encima de esa misma pared antes de acostarme en un colchón de aire no tan cómodo mientras estaba en intercambios hace años.

En cada transferencia, las hermanas tomaban una foto y la agregaban a la pared junto con una tarjeta que decía cuándo habían servido y, a veces, una línea o dos sobre su tiempo juntas.

misioneras virginia

Fotos de hermanas misioneras en un apartamento en Charlottesville, VA, el viernes 12 de noviembre de 2021.

Mirar esa misma pared me trajo recuerdos que no sabía que necesitaba recordar.

La segunda fila hacia abajo, cuatro si vas de la izquierda, es la hermana Gerber. Servimos juntas en diferentes ocasiones en Virginia, pero mi recuerdo más fuerte de ella tiene lugar en una gasolinera.

Yo era su hermana líder capacitadora y estábamos al final de un día de intercambio. Estaba oscuro, pero nos detuvimos a echar gasolina antes de reunirnos de nuevo con nuestras compañeras.

La hermana Gerber era nueva en ese momento y sentía todas la emoción y temor que surgen al comienzo de una misión. Me paré fuera del auto mientras ella estaba sentaba en el asiento del pasajero con la puerta abierta.

Fuente: Canva

Mientras esperábamos a que se llenara el tanque, me apoyé contra la puerta del auto y le pedí a la hermana Gerber que me dijera como se sentía como misionera hasta el momento.

Ahora no recuerdo lo que dijo, pero sí recuerdo haber sentido una abrumadora sensación de amor por ella. Supe con tanta claridad en ese momento que Dios sabe y se preocupa profundamente por todos nuestros “altibajos”.

En el medio inferior está Hermana Whetten. Fui su hermana líder capacitadora durante un traslado difícil para ella. Estaba tratando desesperadamente de entrenar a una compañera que estaba luchando con una variedad de problemas complejos que finalmente la obligaron a regresar a casa.

Fuente: Shutterstock

Pero a pesar de lo difícil que debe haber sido esa situación, la Hermana Whetten solo habló con compasión de su compañera durante nuestro intercambio. No hubo ningún tipo de ni quejas, solo amor, de la forma en que imagino que Cristo habría amado y respetado a un amigo en apuros.

La hermana Whetten recientemente compartió que ha sido aceptada en la facultad de derecho, y sé que las lecciones de compasión y longanimidad que aprendió como misionera van a influir en la vida de todas las personas con las que trabaje.

Creía tan profundamente como misionera que todas nuestras pruebas ocurren por una razón y que Dios no nos deja solos durante ellas.

Podría contar más experiencias. La hermana Clark y la hermana LaMaro están en esa pared. La hermana cannon, la hermana Fishbeck. Me he mantenido en contacto con algunas, a otras las veo ocasionalmente en las redes sociales y de las demás no tengo idea de dónde están ahora.

Fuente: Shutterstock

Es posible que algunas de las misioneras en ese muro ya no estén activas en la Iglesia. Tengo muchos otros amigos que sirvieron en misiones al mismo tiempo que yo y que desde entonces dejaron su fe. 

Y aunque respeto sus decisiones de distanciarse del Evangelio, estas fotos me recuerdan por qué no quiero hacer lo mismo.

Estas fotos me recuerdan porque yo, independientemente de lo que los demás sientan o piensen, deseo permanecer en la Iglesia. El amor y la guía de Dios son reales. La verdad no cambia. Lo que testifiqué con estas chicas en las calles de Virginia sigue siendo cierto aun ahora.

Fuente: ldsliving.com

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *