Creo que tenía 11 años cuando escuché por primera vez que las mujeres mormonas tenían más probabilidades de recibir cirugía plástica. Aunque era bastante joven, siempre me parecía un poco extraño.
Desde entonces, he tenido familiares y amigos que han tenido cirugías cosméticas, tanto los que son mormones como los que no lo son.

Y aunque crecí en Utah cerca de Salt Lake City, la ciudad más vil de América de acuerdo con Forbes, nunca pensé que las mujeres mormonas que conocía eran más propensas a recibir cirugía plástica que cualquier otra persona. Pensé que era realmente molesto la mayoría de la gente pensaba que las mujeres mormonas eran las que más necesitaban la cirugía estética.

De hecho, la encuesta de The Next Mormons, una muestra representativa de 1,155 mormones, encontró que las mujeres mormonas en realidad no tienen más cirugía estética que el promedio nacional.

De acuerdo con la encuesta y el artículo “Las mujeres mormonas tienen más cirugía estética … o no” por Jana Riess, el número de mujeres mormonas que tienen cirugía plástica es aproximadamente el mismo que el promedio nacional.

Pero he oído más que las mujeres mormonas “quieren recuperar sus cuerpos” después de tener tantos hijos y por eso eran más propensas a ceder a las pancartas y anuncios publicitarios para las cirugías cosméticas, algo que ahora parece un poco exagerado.

Aunque no necesariamente pienso en los procedimientos cosméticos como malos o buenos, pensé que era particularmente dañino que la gente dijera que las mujeres mormonas, en particular, lo necesitaban más que cualquier otro grupo para sentirse hermosas consigo mismas, especialmente cuando de hecho no es verdad.

Si una mujer SUD opta o no por tener una cirugía estética es su elección. No creo que necesariamente signifique que ella tiene problemas con la apariencia de su cuerpo o no valora su belleza natural. Sin embargo, creo que perpetuar un mito de que las mujeres mormonas de alguna manera necesitan cirugía plástica, es perjudicial por muchas razones.
Por ejemplo, ya hay una mentalidad dañina de que si las mujeres mormonas no son lo suficientemente hermosas o no se esfuerzan lo suficiente para verse bonitas, nunca se casarán. ¿Por qué creemos que las mujeres mormonas necesitan cirugía estética para ser atractivas? Eso sólo parece una forma perjudicial de crear la mentalidad de que las mujeres sólo valen por su apariencia, y su inteligencia, carácter y talentos de alguna manera vienen después de eso.

Y creo que esta mentalidad es también perjudicial para las madres. Según un estudio de Pew Research, los mormones tienen más niños en promedio que cualquier otro grupo religioso, y creo que esta idea de que las mamás mormonas necesitan cirugía estética para ser bellas de nuevo crea una mentalidad negativa que dice a las mujeres después de tener hijos que su cuerpo ya no es hermoso . Esto deja a la maternidad como una cosa fea que necesita ser borrada tan pronto como sea posible. Eso es lo que me molesta cuando dicen que las mujeres mormonas necesitan “recuperar sus cuerpos” después de tener hijos, no el hecho de que las madres tengan procedimientos cosméticos.

Cuando la gente dice que las mujeres mormonas son más propensas a hacerse una cirugía plástica porque es así como pueden atrapar y mantener a un marido o porque sus cuerpos ya no son hermosos después del parto, es peligroso. Hay mucho más en la autoestima y el ser mujer que en ser miradas. Mientras que las mujeres mormonas tienen cirugías cosméticas y no estoy de ninguna manera diciendo que en sí misma sea algo malo, es malo que la gente piense que las mujeres mormonas la necesitan. Ese es un mito peligroso y dañino de que muchos están demasiado dispuestos a creer.

 

 

 

 

 

 

Este artículo fue escrito originalmente por Katie Lambert  y fue publicado en ldsliving.com, con el título ““Why the Myth That Mormon Women Are More Likely to Get Plastic Surgery Is So Damaging” http://www.ldsliving.com/Why-the-Myth-that-Mormon-Women-Are-More-Likely-to-Get-Plastic-Surgery-Is-So-Damaging/s/84872

Español ©2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | English ©2017

LDS Living, A Division of Deseret Book Company