Uno de los himnos más emblemáticos de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días resume muy bien la doctrina de nuestra religión:

“Como os he amado, amad a otros.

Un nuevo mandamiento, amad a otros.

Por esto sabrán que sois discípulos míos,

si os amáis unos a otros.”  – Himno Amad a a otros N. 203

¿Cuál es la posición de la Iglesia de Jesucristo respecto a la homosexualidad?

La Iglesia de Jesucristo no trata de explicar las razones por las que las personas sienten atracción hacia el mismo sexo, no se sabe porque una persona nace con esas inclinaciones. La iglesia reconoce que esos sentimientos son reales y actualmente ofrece ayuda por medio de  diferentes recursos  para entender mejor cómo ser miembro de la iglesia y sentir atracción hacia el mismo sexo. Puede visitar la página web oficial de la iglesia sobre este tema mormonandgay.lds.org

Sentir atracción hacia el mismo sexo no es un pecado, la respuesta a esos sentimientos si podría determinar la dignidad frente a nuestro Padre Celestial.

La unión entre un hombre y una mujer

La iglesia es clara al afirmar que la familia es el centro de cualquier sociedad, el matrimonio entre un hombre y una mujer es mandado por Dios, y la iglesia defiende esta sagrada unión, por otro lado, no podemos obviar otros puntos de vista que difieren con los de nuestra religión. Muchas organizaciones alientan la unión entre personas del mismo sexo, la iglesia y sus líderes son claros al afirmar que estas uniones están en contra de las enseñanzas del evangelio.

Sin embargo, más allá de los diferentes puntos de vista con respecto a este tema, el respeto debe ser la primera premisa entre aquellos que piensan diferente.

El estar en contra de una idea no es estar en contra de las personas que promueven dichas ideas, las enseñanzas de Jesucristo alientan a “Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen”. – Mateo 5:44

La Atracción hacia el mismo sexo no es sinónimo de cobardía o negatividad

Por mucho tiempo en el plano social la homosexualidad se ha asociado a la cobardía y se ha descrito como una conducta rara y negativa.  Insultos, enfermedades y conductas extrañas han sido y aun son parte de la asociación que muchos hacen hacia los sentimientos de atracción hacia el mismo sexo. Como miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días rechazamos todo tipo de insulto o insinuación negativa hacia las personas con tendencias homosexuales.

La iglesia no esta en contra de la homosexualidad, al contrario, reconoce que por medio de la expiación de Jesucristo aquellos que experimentan atracción hacia el mismo sexo pueden obtener las respuestas a sus interrogantes así como la felicidad que se experimenta al seguir las enseñanzas del Salvador.

La invitación de seguir al Salvador es extendida a todos, no importa la condición sexual, condición económica o raza, el evangelio es para todos.

Los mormones no son homofóbicos

Si existe o ha existido algún miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días con sentimientos homofóbicos esta persona debe sentir vergüenza y debe arrepentirse de aquellos sentimientos. Estos no representan el sentimiento y las enseñanzas de nuestro salvador Jesucristo. Debemos tener mucho tacto para tratar este tema porque es sensible para muchos, existen miembros de la iglesia que pueden estar experimentando sentimientos de atracción hacia el mismo sexo y nuestro deber como hermanos en Cristo debe ser el de apoyo y comprensión así como respeto por lo que están experimentando. Es de muy mal gusto utilizar este tema de manera ligera o coloquial. Como seguidores del Salvador debemos reflejar el llorar con los lloran. (Romanos 12:15)

Defendemos la verdad

Debemos también ser claros al afirmar que La Iglesia de Jesucristo considera todo acto homosexual como un pecado y esta en contra de las enseñanzas del evangelio.

El sentir atracción hacia mismo sexo no esta en contra de las enseñanzas de la iglesia pero si las conductas homosexuales. Toda persona que participa de actos homosexuales esta invitada a arrepentirse y seguir las enseñanzas de Jesucristo.

Reconocemos que por la expiación de Jesucristo siempre hay una nueva oportunidad para comenzar de nuevo, el sentimiento de atracción hacia el mismo sexo puede ser una gran prueba de fe pero tenemos confianza en que por medio de nuestro redentor toda carga puede ser aligerada.

Nuestro deber como hermanos es el de ofrecer amor y esperanza a aquellos que necesitan luz, solo Dios puede proveer perdón y sanción, es por medio de Él que cualquier persona con verdadera intención puede encontrar respuesta a sus interrogantes.

 “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, quien da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.”  Santiago 1:5 

Seamos un fuente de ayuda hacia aquellos con sentimientos de atracción hacia el mismo sexo y defendamos la verdad con amor y respeto.