Para cualquier mujer que se sienta que es del “promedio”

hijas de dios

Mi historia es bastante “común”. Al ir creciendo, aunque me gustaba aprender, yo no era la mejor estudiante en ninguna clase.

No puedo jactarme de ninguna habilidad de experticia. Toco el piano, pero sólo lo suficiente como para tropezarme durante el himno.

Me encanta visitar museos de arte para ver las pinturas y esculturas de grandes maestros, sin embargo mis talentos artísticos se limitaron a garabatos en mis cuadernos.

Aprendí a coser una falda que podía usar, pero adaptar un traje iba definitivamente más allá de mi capacidad.

Aunque era bendecida con buena salud y me encantaba correr por el parque o nadar en el lago, no participaba en deportes escolares a ningún nivel.

Nunca fui invitada al baile de graduación, no fui presidenta de nada, nunca fui del grupo de las populares, y un amigo sorprendentemente atractivo me dijo después de escudriñar mis rasgos: “Bueno, nunca serás hermosa, pero podrías ser linda.”

En otras palabras, yo era simplemente, “promedio”.

Algunas de ustedes podrían verse reflejadas en este tipo de experiencias, sintiendo que también son “apenas promedio”.

¿Alguna vez se sintieron comunes, tal vez incluso menos que la media?

Si eres humano -y en particular, una mujer – probablemente has experimentado esos momentos de duda y desánimo por no ser todo lo que quieres ser.

Y sin embargo, incluso en mi forma “común”, el Padre Celestial vio valor y me ha ayudado a comenzar a desarrollar los dones y las gracias que Él sabe que me ayudarán a ser todo lo que Él ha diseñado para que yo sea.

Sepan que su Padre Celestial proporcionará todo lo que necesitan para convertirse en “extra”- ordinarias como hijas de Dios.

La maravilla de su economía celestial es que cada una de nosotras puede ser espectacular debido a nuestro paquete único de talentos y habilidades.

A diferencia del mundo, en Su reino no hay una plataforma de ganadores que sólo tenga espacio para una o dos.

Cada una de Sus hijas ha sido enseñada, preparada y dotada premortalmente con un maravilloso potencial para convertirse en una reina en el reino celestial.

¿Qué quieres lograr en tu vida? ¿Cuáles son tus metas y aspiraciones?

Si tu objetivo a largo plazo es entrar en el reino celestial para vivir con nuestros Padres Celestiales y con familiares amados para siempre, ese enfoque singular te llevará más lejos de lo que crees que es posible.

Se nos ha prometido: “Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido al corazón del hombre, son las que Dios ha preparado para aquellos que le aman” (1 Corintios 2: 9).

Sabemos que la “obra y gloria de Dios es llevar a cabo la inmortalidad” – que ya se ha logrado mediante la Expiación y Resurrección del Salvador – “y la vida eterna del hombre” (Moisés 1:39).

hija de dios

Su meta es que cada una de nosotras regresemos a nuestro hogar eterno, habiendo aumentado los talentos y dones con los cuales nos bendice a través de nuestra obediencia y perseverancia durante esta vida mortal.

Sabemos que no podemos hacerlo por nuestra cuenta, pero por medio del amor del Padre Celestial y de la gracia del Salvador, podemos lograr todo lo que se requiere para la exaltación.

Ese pensamiento me sostuvo cuando me llamaron a esta responsabilidad hace unas semanas. Sabiendo que no tengo toda la sabiduría y la habilidad para cumplir lo que se requiere de mí, sin embargo me consolé y tomé fuerza en el conocimiento de que Dios “tiene toda sabiduría y todo poder, tanto en el cielo como en la tierra” (Mosíah 4: 9). ), y si lo intentamos, solo hagamos lo mejor, imperfecto como pueda ser, el Señor estará “a vuestra diestra y a vuestra siniestra …y mis ángeles alrededor de vosotros” (DyC 84:88).

Todo lo que Él requiere es “el corazón y una mente dispuesta” (DyC 64:34), y como somos obedientes a Sus mandamientos, seremos fortalecidas para lograr todo lo que se requiere en esta vida, así como para entrar en Su reino en la vida venidera.

La elección de ser discípulas de Cristo nos da la oportunidad de ejercer – más de lo que se pudiera esperar – una influencia  para los que nos rodean.

Cada una de nosotras tiene esta misma promesa y potencial. No importa dónde vivamos, la composición de nuestra familia, el tamaño de nuestra cuenta bancaria, si somos expertas de clase mundial en algún campo, o cuánto tiempo hemos sido miembros de la Iglesia, cada una de nosotras puede ser un poderosa influencia para el bien.

Vivir con integridad en el hogar y en la comunidad, usando una voz suave y palabras amables con un niño desafiante o un compañero de trabajo difícil, demostrando estándares por la forma modesta de vestir, salir de nuestras zona de confort para familiarizarnos con los que viven a nuestro alrededor – hay muchas acciones simples que podemos hacer que influirán en que otros también se eleven a un plano superior.

Mi historia es común. La tuya también podría serlo. Pero Dios nos ha dado a cada una de nosotras dones, oportunidades y experiencias para ayudarnos a convertirnos en “extraordinarias”.

Entonces, ¿qué “cosa extraordinaria” eliges hacer?

Elige algo de acuerdo a tu tiempo y recursos disponibles. “No corras más aprisa, ni trabajes más de lo que tus fuerzas y los medios; más sé diligente” (D. y C. 10: 4).

Ya sea que tu “obra de salvación” esté en gran parte en el hogar en este momento de tu vida o tu influencia se extienda a una escala global, o en algún punto intermedio, el Señor está complacido con tus esfuerzos cuando estás enfocada en servir a los hijos de Dios y la meta eterna de regresar a Él como una versión “nueva y mejorada” de tu yo espiritual.

Como el Presidente Dieter F. Uchtdorf lo expresó tan sucintamente: “La exaltación es nuestro objetivo; el discipulado es nuestro camino “.

A medida que avanzamos en este camino del discipulado, que cada una de nosotras determine llegar de maneras pequeñas y sencillas que bendigan a nuestras familias y a los demás de maneras” extraordinarias”.

 

 

Este artículo fue escrito originalmente por Jean B. Bingham y fue publicado en LDS.org con el título For Any Woman Who Feels “Just Average” Español ©2017

| Inspiración
Publicado por: Patricia Ortiz R. de Verano
Miembro de la Iglesia, sirvió en la misión Colombia Bogotá Sur. Es esposa, mamá y educadora en idiomas extranjeros (Inglés, Francés, Italiano), con Certificaciones Internacionales en Inglés, Diplomado en Traducción . Con experiencia en Marketing. Aficionada a la escritura, música, pintura, y a todo lo relacionado con el arte y el aprendizaje.
cosas que hacen los mormones
5 cosas que hacen los mormones y que tú también puedes hacer
religion y salud
¿Es la religión buena para tu salud?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *