Una cosa que las mujeres DEBEMOS recordar cuando tenemos una relación

Si bien este artículo se dirige a las mujeres también se aplica a los hombres.

Si entraste a este artículo, léelo hasta el final, no te arrepentirás ☺

No debes tolerar nada menos que respeto

También te puede interesar5 preguntas sobre amor que fueron respondidas en el Libro de Mormón

La semana pasada una amiga me preguntó: “¿Qué hicieron tus padres para enseñarte a tolerar nada menos que respeto por parte de los hombres?”

Mi amiga me explicó que ella y su esposo estuvieron hablando sobre cómo mis hermanas y yo siempre hemos sido selectivas en cuanto a con quién salíamos (y con quién se casaron mis hermanas) y quería saber por qué.

Su pregunta me sorprendió y no supe muy bien cómo responder al principio. Sin embargo, luego un recuerdo vino a mi mente.

La lección de mi padre en cuanto a mi valor

Cuando tenía unos 5 años, mi padre me prometió que un fin de semana me llevaría a un lugar llamado “DZ Discovery Zone”, que era un parque gigante de juegos con laberintos, toboganes y más. En resumen, el sueño de todo niño.

Tenía muchas ganas de ir a ese parque. No obstante el día en que se suponía que íbamos a ir, mi tío Chad apareció en mi casa con una propuesta totalmente diferente. Pensé que había venido a estropearme la diversión.

Chad es solo 12 años mayor que yo, así que siempre hemos sido más hermanos que tío y sobrina.

Como fanático acérrimo de los deportes al igual que mi padre, Chad había conseguido entradas para el partido Florida State vs. Duke y quería que mi padre lo acompañara.

Sabía que ese era el final de nuestro día en DZ Discovery, pero nunca olvidaré lo que sucedió después.

Cumplir promesas

Escuché a mi papá explicarle a mi tío que me había hecho una promesa y que no podía romperla.

Mi tío respondió que tenía otro boleto para el juego y que también podían llevarme al partido.

En lugar de comprometerme de inmediato, recuerdo que mi padre entró a mi habitación y me pidió que me sentara. Me explicó que aún podíamos ir a DZ Discovery Zone si quería. Pero, que Chad tenía un boleto adicional para el juego y que sería divertido ir todos juntos.

Siempre bromeé diciendo que esa noche fue la noche en la que me convertí en una fanática del deporte. Pero, cuando respondí a la pregunta de mi amiga sobre el respeto, me vino una avalancha de recuerdos.

Recordé que me reí todo el camino al juego con mi papá, mi tío y nuestro primo.

Recordé que me hicieron sentir muy cómoda en esa salida. Recordé cómo conocimos al mejor jugador de Florida State después del juego y nos tomamos una foto con él.

Recordé cómo nunca hicieron que pareciera que tenían que llevarme al juego. En cambio, me hicieron sentir que estaban muy contentos de que yo fuera la persona que usó el cuarto boleto.

Un hombre bueno te respeta y te ayuda a reconocer tu valor

mitos del matrimonio

Cuando estos recuerdos volvieron a mí, me di cuenta de que lo más importante que aprendí esa noche fue que los buenos hombres cumplen sus promesas.

Los buenos hombres te tratan como la persona importante que eres y te ayudan a ver lo que vales. Cuando un hombre te ama, te trata con total respeto.

Este no fue un incidente aislado en mi vida. Soy la hija de un hombre que siempre ha cumplido sus promesas y soy la sobrina de un hombre que siempre me trató como la persona importante que soy.

En los años posteriores, el amor por los deportes ha sido algo que hemos compartido. Hemos visto innumerables partidos, hemos creado recuerdos increíbles juntos y nunca me han tratado con nada menos que respeto.

Cuando un hombre ama verdaderamente a una mujer…

control de la natalidad

Al día siguiente de esta conversación con mi amiga, tuve la oportunidad de grabar un podcast con el Dr. S. Michael Wilcox, que perdió a su esposa debido a un tumor cerebral inoperable que le quitó la vida hace 10 años.

No sé si alguna vez he conocido a un hombre que ame a una mujer tanto como Wilcox ama a su esposa.

Después de la entrevista, nos hizo un recorrido por su casa. Wilcox me mostró un cuadro con una página de las Escrituras que colgaba de su pared.

Esa página contenía la historia de Jacob que trabajó siete años para casarse con Raquel. Wilcox escribió un libro sobre esa historia.

bailey mcknight and asa - Search

“Con todo el respeto que merece Shakespeare, Austen, y todos los demás grandes escritores, no hay una historia de amor en la literatura que pueda igualar la de Jacob y Raquel. He amado esa historia desde mi juventud”.

“A menudo me pregunto qué pensaba Raquel durante esos siete años, mientras veía a Jacob trabajar con los rebaños temporada tras temporada, sabiendo que cada hora, cada día, era todo para ella. Siete largos años”, dijo Wilcox.

Continuó:

“La historia de los siete años de servicio de Jacob para casarse con Rachel termina con lo que seguramente es la frase más romántica de toda la literatura. La frase más poderosa porque el sentimiento y la historia son verdaderos: ‘Así sirvió Jacob por Raquel siete años; y le parecieron como pocos días, porque la amaba’”.

¿Qué significa un “verdadero amor” para ti?

pareja

Wilcox me mostró ese mismo versículo en la página de las Escrituras que colgaba de su pared y me preguntó: “¿Qué significa eso para ti?”

Le dije que pensaba que eso significaba que el tiempo pasó rápido por lo mucho que amaba a Raquel y respondió:

“Eso es lo que siempre pensé que significaba también, pero creo que también está diciendo que sabía que ese era el precio mínimo que podía pagar por Raquel. Siete años de servicio significan un tiempo muy corto para casarse con Raquel”.

Luego, Wilcox dijo:

“Las mujeres deben saber lo que valen”.

Michael y Laurie Wilcox.

En la página de dedicación de su libro más reciente, “What Seek Ye”, Wilcox escribió un tributo para su esposa. Dice: “Para mi Raquel: Mi número siete”.

Cuando falleció su esposa Laurie, Wilcox prometió que escribiría siete libros en su honor. Este libro fue el séptimo.

Laurie ha pasado de esta vida a la siguiente. Sin embargo, su esposo todavía está tratando de demostrarle que conoce y comprende su valor cumpliendo sus promesas.

Lo que SIEMPRE debes recordar

tiempo de calidad con tu cónyuge

Cuando amamos a alguien y valoramos una relación, cuando queremos que alguien sepa cuánto vale para nosotros, cumplimos nuestras promesas.

Puede que sientas que tu hija o sobrina es demasiado joven para darse cuenta. Pero, esta semana supe que ese recuerdo de mi infancia, que relaté al principio, tuvo un significado mayor de lo que mi padre podría haber imaginado en ese momento.

Estas interacciones pequeñas y sencillas ayudan a los demás a ver que reconocemos su valor, que sabemos que “el valor de su alma es grande ante la vista de Dios” (Doctrina y Convenios 18:10).

¿Entendiste? Que alguien reconozca tu valor y que tú reconozcas el valor de alguien marca la diferencia al enfrentar innumerables decisiones con confianza al saber que alguien nos ama y sabe que somos maravillosos.

¿Te gustó el artículo? ¡Compártelo con tus amigos y hazles recordar su gran valor!

Esta es una traducción del artículo que fue escrito por Morgan Jones y fue publicado en LDS Living con el título “Morgan Jones: When a friend asked me how I learned a woman’s worth”.

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *