“No Permitas Que La Religión Se Apodere De Tu Vida”

por qué necesitamos religión

Estas son palabras que nunca he olvidado, dichas por un compañero de trabajo después de pasar semanas discutiendo sobre religión. Lo sé, las discusiones religiosas en el lugar de trabajo pueden ser arriesgadas en estos días, pero mi amigo hizo muchas preguntas, así que libremente compartí mis creencias como miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Las cosas parecían estar yendo bastante bien y yo estaba reuniendo coraje para preguntarle si quería reunirse con los misioneros.

Entonces, un día, su frente arrugó con preocupación levemente la frente, mientras se inclinaba hacia mí, ponía una mano sobre mi hombro y me decía: “Solo, no permitas que la religión se apodere de tu vida, ¿de acuerdo?”

Él procedió a explicarme que también creció en un hogar cristiano muy estricto. Asistía a servicios de adoración cada semana, iba al campamento Bíblico y se mantenía alejado de las fiestas en la escuela secundaria. Luego, poco después de graduarse, lo echó todo a perder en una noche de fiesta. Simplemente tiró todo en lo que creía y nunca miró hacia atrás. Al principio se sintió increíblemente culpable, pero con el tiempo se desvaneció, y ahora se sentía capaz de vivir realmente su vida.

Estaba confundido. También era joven y un poco ingenuo. Luché por comprender cómo las personas criadas en entornos religiosos similares en los que crecí podían descartar tan fácilmente todo lo que se les había enseñado.

Finalmente, las piezas se juntaron y vi claramente un principio que no había considerado antes. No tenía las palabras para expresarlo a mi compañero de trabajo en ese momento, pero me di cuenta de que sus acciones no tenían sentido para mí porque cuando realmente, en el fondo, crees en Cristo, no hay otra “vida” sobre la que tu religión tome el control.

Este proceso se llama conversión. Es el proceso por el cual nuestros corazones se hacen nuevos, por lo que las pequeñas acciones que realizamos diariamente para seguir a Cristo se transforman de las cosas que hacemos, en las cosas que definen quiénes somos. Quienes sufren esta metamorfosis no distinguen entre su vida “religiosa” y su vida “real”. La religión no es un apéndice a una existencia secular. No es un accesorio, un pasatiempo para ser tomado cuando más convenga. Tampoco es una conveniente oportunidad para sociabilizar, o un deber que debe cumplirse por obligación hacia miembros de familia más devotos.

por qué necesitamos religión

Mientras servía como misionero, hubo dos respuestas comunes cuando llamé a la puerta de alguien: “¡Váyanse, soy judío!” y “¡Váyanse, soy católico!” Sin embargo, era igualmente común escuchar aclaraciones sobre “pero como carne de cerdo” o “pero no voy a misa”. En otras palabras, estas personas consideraban que su religión era una característica de su herencia o cultura, en lugar de algo que realmente determinó cómo vivían.

Esta es una mentalidad con la que he seguido tropezando a lo largo de los años. Lo he notado especialmente cuando hablo de asuntos políticos con personas que no comparten mis puntos de vista. Si mi posición se entrelaza de alguna manera a la moral o a los valores tradicionalmente cristianos, las personas no perderán el tiempo preguntando si soy religiosa y usando mi honesta respuesta  en mi contra, como si mi religión fuera un obstáculo que me impidiera ver el mundo con claridad y me están haciendo un favor sacarla de mí.

Lo irónico de todo es que no puedes ver nada con más claridad que cuando lo examinas a través del lente del evangelio de Jesucristo. El Libro de Mormón declara que el Espíritu Santo nos dirá la verdad de todas las cosas. Creo que eso significa que él nos puede ayudar a comprender la aplicación adecuada de la economía, así como la correcta aplicación de doctrinas particulares del evangelio. Después de todo, no hay nada que Dios no sepa, ni hay ningún conocimiento que Él no compartiría con nosotros si estamos preparados para recibirlo.

Además, el argumento de que la moral y los valores religiosos tradicionales ahogan la búsqueda de la igualdad y la felicidad en las sociedades progresivas indica una falta de comprensión básica del papel de Dios en nuestras vidas. Si en algo crees en Dios, es un argumento que solo podrías usar, si lo ves como un dictador que da reglas arbitrarias para la gratificación personal; no el del Padre amoroso y guía que Él realmente es. Si se sigue fielmente, vivir según la ley de Dios es el mejor y más seguro camino para la felicidad en la vida.

por qué necesitamos religión

Mi compañero de trabajo demostró un simple ejemplo. Afirmó que rechazar la religión le trajo libertad y felicidad, pero también admitió llevar pesados remordimientos. Compartió historias de decisiones imprudentes tomadas bajo la influencia del alcohol y se quejó de una mala salud debido al hábito de fumar que no podía dejar, los cuales fueron consecuencias de no hacer caso de las enseñanzas religiosas de su juventud.

En un mundo donde las sociedades están abandonando esos valores a una velocidad vertiginosa, necesitamos que la religión se apodere de nuestras vidas más que nunca. Eliminar la religión de la ecuación no aumenta la paz ni la armonía. De hecho, aumenta el conflicto al eliminar cualquier autoridad superior a la que la gente podría acudir por un código moral unificador, dejándolos a disputar entre ellos mientras promocionan sus propias verdades individuales y relativas como las más correctas.

por qué necesitamos religión

“En contraste con esto, “la roca de nuestro Redentor”, es una base estable y permanente de justicia y virtud. Cuánto mejor es tener la inmutable ley de Dios mediante la cual podemos actuar para elegir nuestro destino en lugar de ser rehenes de las reglas imprevisibles y la ira de la mafia de las redes sociales. Cuánto mejor es conocer la verdad que ser “llevados por doquiera de todo viento de doctrina”. Cuánto mejor es arrepentirse y elevarse al estándar del evangelio que pretender que no hay justo o malo y languidecer en el pecado y el arrepentimiento”. – Élder D. Todd Christofferson.

Esta es una verdad inconveniente para muchos, pero sin embargo, es verdadera. A pesar de las diferencias de raza, nacionalidad, educación, situación económica, opiniones políticas, y sí, religión, una sociedad cuyos miembros sienten el deber de vivir una vida de virtud, honestidad e integridad, disfrutarán de la paz, la prosperidad y la felicidad como ningún otro.

Poco después de que mi compañero de trabajo me advirtió que no dejara que la religión se apoderara de mi vida, me mudé para comenzar mis estudios universitarios y perdí contacto con él. Le di un Libro de Mormón antes de irme. A veces me pregunto si lo leyó y si lo ayudó a querer estar cerca de Dios nuevamente. Si pudiera hablarle ahora, le diría que la religión que se apoderó de mi vida fue lo mejor que me pasó.

Lo curioso de dejar que Dios determine el curso de tu vida es que, aunque se te puede pedir que renuncies a las cosas que deseas, disfrutas o incluso piensas que necesitas, la vida que recibirás a cambio será mucho mejor que cualquier otra cosa que podrías haberte imaginado. Como dijo una vez el Salvador, “el que quiera salvar su vida, la perderá, y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará”.

Este artículo fue escrito originalmente por Holly Black y fue publicado en MormonHub.com, con el título Don’t Let Religion Take over Your Life Español © 2017

| Inspiración
Publicado por: *Patricia Ortiz R. de Verano
Miembro de la Iglesia, sirvió en la misión Colombia Bogotá Sur. Es esposa, mamá y educadora en idiomas extranjeros (Inglés, Francés, Italiano), con Certificaciones Internacionales en Inglés, Diplomado en Traducción . Con experiencia en Marketing. Aficionada a la escritura, música, pintura, y a todo lo relacionado con el arte y el aprendizaje.
instagram de provo
"Huffington Post" Destaca Un Templo SUD Como Uno De Los Lugares Más...
religiones del mundo
Muchos Países Favorecen Ciertas Religiones Específicas

Deja un comentario*

comment_before*