No te inquietes por nada, ora por todo: 7 versículos para calmar la ansiedad

“A diferencia del temor del mundo, que crea alarma y ansiedad, el… Señor es una fuente de paz, seguridad y confianza”. (“Por tanto, calmaron sus temores”, David A. Bednar)

Cuando sientas temor, ansiedad, angustia, no sepas qué hacer, no dudes en buscar al Señor. Él siempre está para ti, para ser tu fuente de consolación, paz y seguridad.

Cuando te encuentres en este tipo de situaciones, recuerda alguno de estos versículos.

1. NO TE INQUIETES POR NADA, ORA POR TODO

oración

Fuente: Shutterstock

Filipenses 4: 6 – 7:

No te inquietes por nada; mas bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenta tus peticiones a Dios y dale gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará tu corazón y tus pensamientos en Cristo Jesús.

2. SÉ FUERTE, NO TENGAS MIEDO

oraciones

Imagen: Shutterstock

Isaías 35: 4:

Sé fuerte, no temas; he aquí que tu Dios vendrá con venganza; la recompensa de Dios vendrá; él vendrá y te salvará.

3. NO TE ANGUSTIES POR EL MAÑANA

amor propio

Imagen: Canva

Mateo 6: 33 – 34

Más bien, busca primeramente el reino de Dios, y su justicia y todas estas cosas te serán añadidas. Por lo tanto, no te angusties por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas.

4. NO TE DESANIMES

Fuente: Shutterstock

Josué 1: 9:

Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas.

5. NO SE TURBE TU CORAZÓN QUE DIOS ESTÁ CONTIGO

Imagen: Shutterstock

Juan 14: 27:

“La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo”.

6. PON TU CONFIANZA EN DIOS

Fuente: Shutterstock

Salmo 56: 3 – 4:

 Cuando siento miedo, pongo en ti mi confianza. Confío en Dios y alabo su palabra; confío en Dios y no siento miedo.

7. SI DIOS ESTÁ CONTIGO, NO TIENES POR QUÉ TEMER

Fuente: Shutterstock

Salmo 27: 1 – 3

El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré? El Señor es el baluarte de mi vida; ¿quién podrá amedrentarme?

Cuando los malvados avanzan contra mí para devorar mis carnes, cuando mis enemigos y adversarios me atacan, son ellos los que tropiezan y caen.

Aun cuando un ejército me asedie, no temerá mi corazón; aun cuando una guerra estalle contra mí, yo mantendré la confianza.

Sonríe, Dios te ama y no te deja solo.

Dios sana tus heridas

“Rescue Me” de Yongsung Kim.

Recuerda…

El élder Dallin H. Oaks dice del Salvador:

“Jesús sanó a muchas personas de enfermedades físicas, pero no negó la curación a aquellos que buscaban ser ‘sanados’ de otros padecimientos.

Mateo escribe que Cristo sanaba toda enfermedad y toda dolencia entre los del pueblo (véase Mateo 4:23; 9:35).

Las multitudes lo seguían y Él ‘sanaba a todos’ (Mateo 12:15).

Esas curaciones ciertamente incluían a aquellos cuyas enfermedades eran emocionales, mentales o espirituales. Él los sanaba a todos”.

Él sanaba a todos y te sanará a ti.

Quizás, la “curación” no sane nuestras enfermedades o levante nuestras cargas; pero, en otras ocasiones, nos “sanará” al otorgarnos fortaleza, comprensión o paciencia para soportar las cargas que llevamos.

Fuente: La Iglesia de Jesucristo e Instagram

Video relacionado:

También te puede interesar:

| Inspiración, Titulares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *