5 cosas que no sabías de los discursos de la última Conferencia General

A inicios de este mes, tuvimos la hermosa oportunidad de escuchar los inspirados mensajes de nuestros líderes en la Conferencia General Anual N° 191 de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

A continuación, compartiremos contigo algunos fragmentos de las notas al pie de página que nuestros líderes agregaron a sus discursos.

Presidente Dallin H. Oaks

También te puede interesarHarvard comparte discursos de la Conferencia General en simposio contra abuso infantil

En su discurso, “En defensa de nuestra divinamente inspirada constitución”, el presidente Oaks dijo:

“En la actualidad, todas las naciones, excepto tres, han adoptado constituciones escritas”.

En sus notas al pie de página, reveló a qué tres naciones se refería:

“Los tres países con constituciones codificadas no escritas son el Reino Unido, Nueva Zelanda e Israel.

Cada uno de ellos tiene una fuerte tradición de constitucionalismo, aunque las disposiciones rectoras no se hallan recogidas en un solo documento”.

Mientras investigaba para escribir una historia sobre lo que las personas del mundo del derecho y la política tenían que decir sobre el discurso del presidente Oaks, encontré un artículo de Ensign de 1992 que él escribió y se titula, “The Divinely Inspired Constitution”.

En ese artículo, señaló que había seis países en ese entonces que no habían adoptado constituciones escritas.

Entre 1992 y ahora, decenas de naciones han adoptado, actualizado o reemplazado sus constituciones.

Élder Neil L. Andersen

En su discurso, “El trayecto personal de un hijo de Dios”, el élder Andersen mencionó:

“Es preocupante que incluso en algunos de los países más prósperos del mundo, nazcan menos niños. El mandamiento de Dios para Sus hijos de multiplicarse y henchir la tierra permanece en vigor”.

En sus notas al pie de página agregó:

“Por ejemplo, si los Estados Unidos hubieran mantenido su tasa de fertilidad de 2008, tan solo hace trece años, habría 5,8 millones más niños vivos en la actualidad”. (“5.8 Million Fewer Babies: America’s Lost Decade in Fertility”, Institute for Family Studies)

Élder David A. Bednar

Desde el punto de vista del idioma, disfruté leyendo una nota al pie de página del élder David A. Bednar porque parecía anticipar el lenguaje coloquial estadounidense de la actualidad de que la gente debería “predicar con el ejemplo”.

Citó las palabras de un mensaje del presidente Harold B. Lee de 1946, en el que instó a los miembros de la Iglesia a dejar que los discursos de las conferencias “fueran la guía de su caminar y hablar durante los próximos seis meses”.

Presidenta Joy D. Jones

La presidenta Joy D. Jones, que fue relevada durante la Conferencia General como presidenta general de la Primaria, incluyó una nota al pie de página de un discurso de la conferencia de 1995 del presidente Russell M. Nelson:

“Hace años, cuando yo era un joven estudiante de medicina, vi a muchos pacientes que padecían enfermedades que ahora se previenen.

Hoy en día, es posible inmunizar a las personas en contra de males que antes las dejaban lisiadas o les producían la muerte.

Un modo de inmunizar a las personas es la inoculación de vacunas. El vocablo inoculares fascinante; proviene de dos raíces latinas: in, que significa ‘dentro de’, y óculus, que significa ‘ojo’. Por tanto, el verbo inocular significa literalmente ‘poner un ojo dentro’, advertir del mal.

Un mal como la poliomielitis puede lisiar o destruir el cuerpo. Un mal como el pecado puede lisiar o destruir el espíritu.

Los estragos de la poliomielitis pueden ahora prevenirse con la inmunización, pero los estragos del pecado exigen otros medios de prevención.

Los médicos no pueden inmunizar en contra de la iniquidad. La protección espiritual proviene solo del Señor… y según su propia manera.

La opción que Jesús ha tomado, no es la de inocular, sino la de adoctrinar.

Su método no emplea ninguna vacuna; utiliza la enseñanza de la divina doctrina, “un ojo interior”, para proteger el espíritu eterno de Sus hijos”.

Élder Dieter F. Uchtdorf

El élder Dieter F. Uchtdorf compartió sus sentimientos personales acerca de un pasaje específico de las Escrituras:

“Las palabras de Doctrina y Convenios 58:42 son algunas de las más inspiradoras y alentadoras de las Escrituras:

‘He aquí, quien se ha arrepentido de sus pecados es perdonado; y yo, el Señor, no los recuerdo más’.

Qué gozo me da saber que, si continúo arrepintiéndome, en ese día futuro cuando caiga de rodillas ante mi Salvador y Redentor, Él me levantará y me abrazará.

Mis pecados no solo serán perdonados, ni siquiera serán recordados”.

Las notas al pie de página de los discursos de nuestros líderes siempre amplían nuestro entendimiento.

¿Te gustó este artículo? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Fuente: Deseret News

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *