Orar vocalmente

Este artículo fue adaptado del capítulo 7 del libro del autor, Put off Thy Shoes. El libro se puede encontrar siguiendo los enlaces en tedgibbons.com.

“…me arrodillé ante mi Hacedor, y clamé a él con potente oración y súplica por mi propia alma; y clamé a él todo el día; sí, y cuando anocheció, aún elevaba mi voz en alto hasta que llegó a los cielos”. (Enós 1:4).

“Elevaré mi voz”

José Smith describió la controversia religiosa en su región como una guerra de palabras y tumulto de opiniones“. (Joseph Smith-Historia 1:10.) Quería desesperadamente conocer la verdad, pero no sabía cómo encontrarla. Cuando era evidente que no había otro lugar donde ir, tomó la decisión de seguir el consejo de Santiago y preguntarle a Dios cuál de todas las iglesias era verdadera. Es significativo señalar que cuando José ofreció esta sincera súplica por luz y dirección, por primera vez en su vida, él oró vocalmente.

Fue por la mañana de un día hermoso y despejado, a principios de la primavera de 1820. Era la primera vez en mi vida que hacía tal intento, porque en medio de toda mi ansiedad, hasta ahora no había procurado orar vocalmente”. (José Smith-Historia 1:14, énfasis añadido.)

orar vocalmente

Orar vocalmente debe ser una parte importante de nuestra asociación con nuestro Padre Celestial. La mayoría de las oraciones personales, por lo menos entre los que conozco, son oraciones secretas y silenciosas. Hay ventajas de orar de esta manera. Nadie es molestado. Las preocupaciones sensibles pueden ser comunicadas. Tales oraciones pueden ser ofrecidas en cualquier momento y en cualquier lugar.

“Obviamente, la oración secreta es necesaria en muchos casos en los que es incómodo o imposible orar vocalmente. Por lo tanto, si estamos en un entorno social o empresarial y necesitamos consuelo o dirección, el recurso a la oración secreta es a menudo nuestra única alternativa”. (Francis M. Gibbons, “Los dos aspectos de la oración”, Ensign, noviembre de 1991, pág. 78)

En este mismo discurso, el élder Gibbons sugiere otra razón para la oración silenciosa:

“Pero una razón más significativa para orar en secreto se encuentra en la sección 6 de DyC, donde está escrito: “…sí, te las digo para que sepas que no hay quien conozca tus pensamientos y las intenciones de tu corazón sino Dios(D & C 6:16).

“. . . Dios ha proporcionado un canal de comunicación entre él y sus hijos en la tierra que Satanás, nuestro enemigo común, no puede invadir. Este es el canal de la secreta oración. El significado de esto para el Santo de los Últimos Días es profundo, pues por este medio somos capaces de comunicarnos con nuestro Padre Celestial en secreto, confiando en que el adversario no puede entrometerse”.

Sin embargo, una lectura cuidadosa del Libro de Mormón da un fuerte argumento para las oraciones vocales. Sin lugar a dudas, la mayoría de las oraciones del Libro de Mormón son vocales. Considera estas escrituras:

Y de día me he hecho osado en ferviente oración ante él; sí, he elevado mi voz a las alturas” (2 Nefi 4:24).

“…elevaré hacia ti mi voz; sí, clamaré a ti, mi Dios (2 Nefi 4:35).

“…clamó fuertemente diciendo” (Alma 22:17.)

“Y elevó su voz al cielo y exclamó” (Alma 31:26.)

orar vocalmente

Casi cien veces en el Libro de Mormón se usa alguna forma del verbo “clamar para denotar la oración. Un clamor” suele ser vocal. Amulek lo indica en su agitado sermón sobre la oración cuando él aconseja: “y cuando no estéis clamando al Señor, dejad que rebosen vuestros corazones, entregados continuamente en oración a él (Alma 34:27). En otras palabras, cuando no podemos orar vocalemente, debemos orar en nuestros corazones.

“La oración es un privilegio – hablar con nuestro Padre Celestial. ¡Fue una oración, una oración muy especial, la que abrió esta dispensación! Comenzó con la primera oración vocal de un joven. Espero que no muchas de nuestras oraciones sean en silencio, aunque cuando no podemos orar vocalmente, es bueno ofrecer una oración silenciosa en nuestros corazones y en nuestras mentes”. (Presidente Spencer W. Kimball, Conference Report, octubre de 1979, página 4, énfasis añadido).

El Presidente Spencer W. Kimball también dijo:

“Recordamos las muchas veces que el Señor nos instruye a orar vocalmente. “Y además, te mando que ores vocalmente así como en tu corazón; sí, ante el mundo como también en secreto; así en público como en privado” (DyC 19:28). Tan central es esto en nuestras oraciones y vida religiosa personal que el Señor instruyó a los hermanos del sacerdocio a “visitar la casa de cada miembro, exhortándolos a orar en voz alta y en secreto y atender todos los deberes familiares. (Ensign, octubre de 1981, página 2)

Helam

De la experiencia de la gente de Alma en Helam viene este episodio. Los nefitas que habían sido bautizados en las aguas de Mormón y que se habían establecido en Helam fueron puestos en servidumbre por los lamanitas. Amulón, antiguo colega de Alma y enemigo actual, fue hecho rey sobre el pueblo de Alma, y ​​él hizo sus vidas miserables.

Él “ejerció autoridad sobre ellos y les impuso tareas y les fijó capataces (Mosíah 24: 9). “Y aconteció que fueron tan grandes sus aflicciones, que empezaron a clamar fervorosamente a Dios. Y Amulón les mandó que cesaran sus clamores, y les puso guardias para vigilarlos, a fin de que al que descubriesen invocando a Dios fuese muerto”. (Mosíah 24:10, 11)

En la amargura de su apostasía, Amulón instaló la pena de muerte por la oración vocal. Por lo tanto:

“Y Alma y su pueblo no alzaron la voz al Señor su Dios, pero sí le derramaron sus corazones; y él entendió los pensamientos de sus corazones”. (Mosíah 24:12.)

Como no podían orar vocalmente, oraban en sus corazones. El Señor respondió:

“Alzad vuestras cabezas y animaos. . . y yo …lo libraré del cautiverio. Y también aliviaré las cargas que pongan sobre vuestros hombros…” (Mosíah 24: 13,14)

El molino de Haun

El relato de un incidente similar proviene de la masacre en el molino de Haun en 1838. Alrededor de diecinueve hombres y niños murieron en el ataque a un pequeño asentamiento mormón por una muchedumbre de colonos de Missouri. Otros quince resultaron heridos. La turba, antes de partir, “saqueó el pueblo y robó a los muertos sus botas, ropas y objetos de valor”. Cuando dejaron el molino, arrastraron con ellos caballos, vagones, vacas y propiedades de casi todas las pertenencias del asentamiento. (Joseph Smith y la Restauración, Ivan J. Barrett, 1968, pág. 330.)

Pocos días después del ataque, algunos de la multitud regresaron. Según los miembros de este grupo de populacho, “también vivían gordos”, festejando el ganado y los cerdos restantes que debían haber sostenido a las viudas y huérfanos sobrevivientes, así como a los heridos.

Al igual que el pueblo de Alma, estas desafortunadas víctimas hallaron su único consuelo en la oración, y las viudas expresaron sus sentimientos en suplicas de corazón a su Padre Celestial (Joseph Smith and the Restoration, Ivan J. Barrett, 1968, p).

Y, al igual que Amulon, dos mil años antes, el populacho respondió con amenazas de muerte. Uno de los del populacho dijo: “¡El capitán Comstock dice que si ustedes, las mujeres no detienen su maldita oración, él enviará una pandilla y las matará a cada una de ustedes!”

Las oraciones y los llantos se silenciaron mientras las mujeres, temerosas por sus vidas, hablaban a su Creador en el silencio de sus corazones.

Pero para al menos una, este silencio aterrador era una vergüenza y una humillación. Amanda Smith anhelaba escuchar su propia voz en oración. Una mañana, al comenzar el día, se metió en un campo de maíz cercano, se arrastró a una gavilla de maíz y elevó su “voz en alto hasta que llegó a los cielos”. (Enos 1: 4)

Al salir de su santuario, una voz le habló, repitiendo las siguientes palabras del himno “Cuán firmes cimientos”:

“Al alma que anhele la paz que hay en mí,

no quiero, no puedo dejar en error;

yo lo sacaré de tinieblas a luz,

y siempre guardarlo, y siempre guardarlo,

y siempre guardarlo con grande amor.”

Desde ese momento, ella estuvo en paz. (Gemas Surtidas de Valor Inestimable, N.B. Lundwall, P. 97.)

orar vocalmente

Ora vocalmente tan a menudo como sea posible. La vocalización de las oraciones ayuda a centrar los pensamientos y evita que la mente se desvíe.

Encontrar un lugar donde las oraciones se pueden ofrecer en voz alta permitirá a una persona evitar las distracciones de lugares donde la gente podría interrumpir. Y al oír nuestras palabras con nuestros oídos, nuestra fe enque Dios nos oirá con sus oídos aumentará. El Salmo 77 dice: “Con mi voz clamé a Dios; a Dios clamé con mi voz, y él me escuchó”(Salmo 77: 1).

 

 

Este artículo fue escrito originalmente por  Ted Gibbons y fue publicado en ldsmag.com, con el título The Importance of Praying Vocally Español © 2017