Recientemente, se generó un poco de alboroto cuando el Élder Ballard declaró en una emisora regional:

“Ahora bien, alguien ha encontrado una forma más de mantener a los miembros de la familia ocupados lejos de lo que más importa … Es algo que se llama Pokémon Go. No entiendo esto, y no me preguntes nada al respecto. Sólo sé una cosa, que la gente joven y tal vez una gran cantidad de personas mayores, miran hacia abajo a sus teléfonos, tratando de encontrar un Pokémon, en lugar de mirar hacia arriba para ver las hermosas creaciones de mundo maravilloso de Dios”.

Aunque he leído un montón de titulares o mensajes en los medios sociales sugiriendo que el apóstol está desalentando a los miembros a jugar Pokémon Go, tales mensajes malinterpretan el punto más importante del mensaje.

Como el artículo de LDS S.M.I.L.E menciona, este comentario fue tomado fuera de contexto y lo peor es que en el recuento, es difícil oír el tono desenfadado del Élder Ballard.

El mensaje del Élder Ballard fue mantener nuestras mentes y los corazones centrados en lo que más importa en la vida, y no sobre el Pokémon Go. Si lo hubiera dicho hace algunos años, sin duda, habría utilizado Floppy Bird o Candy Crush o cualquier otro ejemplo.

Sin embargo, su mensaje va más allá de una simple aplicación. Yo mismo, al igual que el Élder Ballard, nunca he jugado el juego y sólo tengo una idea general de lo que se trata. Sin embargo, he tenido un montón de juegos, aplicaciones, canales de noticias, mensajes de correo electrónico de trabajo, hábitos, e incluso libros que me han desconcentrado de mi familia y de las personas que me rodean. Pero si sólo me valgo de un ejemplo, corro el riesgo de perder el punto y todo los beneficios del mensaje del Élder Ballard.

Y defendiendo a los que les gusta Pokémon Go, hay varias formas en que podemos convertir esta afición en un apoyo, en lugar de desviarnos de los que más importa. Por ejemplo, Pokémon Go puede ser utilizado para actividades de diversión familiar, como una manera de salir y hacer ejercicio, o incluso como una manera de difundir el Evangelio a aquellos que utilizan nuestras iglesias y templos como los PokéStops.

Pero este caso es un buen ejemplo de cómo muchas veces los miembros pueden desarrollar una audición selectiva cuando escuchamos a líderes de la Iglesia. Al escuchar a los profetas y apóstoles, debemos tener cuidado de tener siempre en cuenta el contexto y el mensaje general. De lo contrario, corremos el riesgo de citar incorrectamente y distorsionar nuestros propios líderes y creencias.

Cuando vamos a las reuniones o escuchamos transmisiones, vamos con corazones humildes que buscan la comprensión, no un debate. ¿Estamos convirtiéndonos en fariseos y saduceos que le encuentran otro sentido a estos puntos específicos de la doctrina? ¿De verdad escuchamos a los líderes con la intención de cambiar nuestras vidas o tenemos un oído selectivo que sólo escucha las cosas que causan controversia y son populares?

Mientras nos preparamos para la conferencia general, creo que es importante para todos nosotros tener en cuenta la forma de oír y aplicar el consejo de los profetas y apóstoles.

Por ejemplo, piensa en tus motivaciones cuando leas y escuches las palabras de los profetas. ¿Estamos tratando de mejorar y definir nuestros propios estándares personales, o estamos usando sus palabras para crear una declaración general que aplicamos a todo el mundo que nos rodea con respecto a la cafeína, las películas, o un sin número de temas que no necesariamente demuestran nuestra devoción y conversión?

Las palabras de los profetas y apóstoles son sagradas y deberíamos reflexionar sobre ellas con sinceridad. No son una forma de medida para abusar o juzgar a aquellos que nos rodean. Somos muy afortunados de vivir en una época en que podemos escuchar a los siervos del Señor regularmente, y ese es un privilegio nunca deberíamos de subestimar.

 

 

 

 

 

 

 

Este artículo fue escrito originalmente por Danielle B. Wagner y fue publicado en dsliving.com. >ldsliving.com, con el título “Please Stop Using the Words of the Prophets & Apostles to Judge Others & Invent Commandments”. Español  ©2016 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | Englsih ©2016 LDS Living, A Division of Deseret Book Company