Estamos viviendo en un tiempo sin precedentes. El COVID-19 ha cambiado nuestras vidas radicalmente y todos estamos tratando de adaptarnos a una nueva “normalidad”.

¡Esperamos que te estés adaptando bien a estos cambios y encuentres formas de divertirte! Me he dado cuenta de que permanecer a salvo en casa ha cambiado más que solo mi horario, ha mejorado mis relaciones familiares más de lo que podría haber imaginado.

Mi experiencia

Mi esposo y yo vivimos a solo cinco minutos de la casa de mi familia. Sin embargo, solo íbamos a cenar con ellos los domingos, aproximadamente una vez al mes. Desde el brote, hemos designado nuestro apartamento y su casa como zonas seguras. ¡Los vemos con mucha más frecuencia! A mi esposo y a mí nos encanta pasar más tiempo con ellos.

Asimismo, hecho videollamadas con mi familia política. ¡Ha sido mágico! He visto a ambos lados de nuestras familias unirse más, tener conversaciones más profundas y hacer un mayor esfuerzo para expresar amor.

En cuanto a mi pequeña familia, compuesta por mi esposo y yo, casi nos sentimos como si estuviéramos de vacaciones. Nos quedamos despiertos hasta tarde porque no podemos dejar de hablar, probamos nuevas recetas a diario y hemos realizado más caminatas de las que puedo contar. He amado cada segundo, sinceramente. Nos hemos acercado mucho más.

Sus experiencias

Quería saber si otros estaban teniendo una experiencia similar. Se lo pregunté a mis contactos en las redes sociales y recibí algunas respuestas sorprendentes. ¡Aquí están!

“Creo que ahora nos relacionamos más que antes. Para nosotros, nos ha hecho ver lo que es realmente importante. Mi esposo comenzó a educar a los niños e incorporamos a Dios en nuestras lecciones diarias. Realmente nos ayudó”.

“¡Tenemos mucha mejor comunicación! Estamos resolviendo problemas que ni siquiera sabíamos que teníamos”.

“Por primera vez en nuestras vidas, nos hemos despertado en una casa tranquila, sin horarios ni demandas de nuestro tiempo, y disfrutamos de nuestras conversaciones en nuestra habitación, risas, recuerdos y sueños del futuro hasta las 2 de la tarde. ¡Tenemos 60 años y nos sentimos como recién casados, como si tuviéramos 20! “

“Debido a que mis hijos saben que no hay alternativa, los he visto haciendo un esfuerzo extra para jugar juntos, ser pacientes entre ellos y darse una segunda oportunidad”.

“Tomar la Santa Cena en casa, jugar, ver películas, salir a caminar, hornear y cocinar juntos ha unido más a mi familia”.

Una familia global

También te puede interesarActos de bondad en medio de la crisis del coronavirus ¡Comparte tu historia!

He notado que las comunidades locales, nacionales y mundiales se han fortalecido. Las personas han estado mostrando apoyo a los trabajadores de la salud, donando productos para los necesitados y dando propinas a las personas que hacen entregas. He visto que los actos de bondad se han vuelto más virales que nunca.

La gente se ha unido para compartir la bondad en un tiempo de desesperación. Me he sentido mucho más unida a mi comunidad y familia en todo el mundo. ¿Qué actos de bondad has visto cerca de ti?

Paz en cristo

la iglesia de Jesucristo

Estoy muy agradecida de tener el Evangelio en este tiempo. No importa cuán ansiosa o temerosa me sienta, el Salvador siempre me ayuda a sentir paz. Él sabe cómo nos sentimos todos en este momento y puede brindarnos consuelo sin importar nuestra situación.

Usar mi tiempo extra para estudiar el Evangelio de manera más profunda ha sido una gran bendición. ¡Lo recomiendo mucho! Acercarme a Cristo me ha traído una inmensa felicidad que no pensé que podría sentir durante una pandemia mundial.

¡Cuéntanos en los comentarios cómo tu familia se ha unido más durante este tiempo! ¡Nos encantaría saberlo!

Fuente: Third Hour