Escoger creer: El paso crucial que te lleva a la fe

escrituras fe desafíos

Una tarde, cuando nuestra familia estaba visitando a unos parientes en la gran ciudad de San Diego, nuestro hijo Tom, de cuatro años, se perdió en un parque de la ciudad.

Después de buscarlo durante varias horas, nuestra familia se arrodilló y rezó fervientemente para que Tom fuera guiado a personas amables y seguras que encontraran la manera de ayudarlo a regresar con nosotros. 

Llamamos al departamento de policía de la ciudad, les describimos a Tom y les dimos la dirección y el número de teléfono de nuestros familiares. 

4 misioneros mormones involucrados en grave accidente automovilístico

En un par de horas, el departamento de policía llamó para decir que nos lo iban a traer. Nos sentimos muy aliviados y agradecidos. Pronto un coche de policía se dirigió a la casa de nuestros parientes, sus luces rojas girando alrededor Tom llevaba una gran placa de papel que decía “buen amigo de la policía de San Diego”.

Tom nos dijo después que cuando se dio cuenta de que estaba perdido, fue a una casa y pidió ayuda, y la gente llamó a la policía para decir que habían encontrado a un niño perdido. Nos lo devolvieron casi exactamente como habíamos pedido en la oración.

Esa noche, el hermano mayor de Tom dijo que era como magia, la forma en que nuestra oración nos ayudó a encontrar a Tom. Decidimos que no era magia, pero que la oración había marcado la diferencia. ¿Habría aparecido Tom de todos modos?  No lo sabíamos con seguridad. Pero “elegimos creer” que el Señor había respondido a nuestra oración. 

¿Qué significa “estar creyendo”? Y por qué diría el Señor “Buscad con diligencia, orad siempre, y sed creyentes, y todas las cosas obrarán para vuestro bien”. (D&C 90:24) 

Los cuatro hijos de Lehi nacieron de los mismos padres bondadosos. Pero sólo Nefi y Sam eligieron ser creyentes. La diferencia entre ellos y Laman y Lemuel no estaba tanto en lo que les sucedió, sino en la actitud que eligieron tener sobre lo que sucedió.

La gente tiende a ver lo que quiere ver, especialmente cuando la evidencia es conflictiva o ambigua. Tal vez por eso las nieblas de oscuridad en el sueño de Lehi describen la mortalidad tal como la conocemos.

Dios nos ha dejado libres, en medio de circunstancias que no obligan a creer, para elegir por nosotros mismos, como un acto de voluntad, si agarrar la vara de hierro en medio de la oscuridad.

Al escribir sobre “la voluntad de creer”, William James dijo que “la creencia y la duda son actitudes vivas, e implican una conducta [y una elección] por nuestra parte”.  Y a menudo “nuestra fe de antemano es lo único que hace que el resultado se haga realidad”. 

Por tanto, que “la vida valga la pena” depende de quién la viva, porque “el optimismo y el pesimismo son definiciones del mundo”, y nuestra propia reacción ante el mundo suele determinar qué definición es la correcta”. Por lo tanto, dijo James, “el propio [significado] del mundo invisible puede depender de [nuestra] elección personal”. 

¿Por qué habría creado Dios un mundo así? Es porque algo le sucede a las personas que eligieron “ser creyentes”, que creen lo suficiente para hacer la voluntad del Señor.

Aprenden que Su doctrina es verdadera porque han vivido Su doctrina. Desarrollan habilidades como las de Cristo que otras personas no se esfuerzan lo suficiente para obtener. Seguir Su voluntad los cambia.

Al creer, al recibir al Señor y seguirlo, se pone en marcha el proceso de llegar a ser como Él. El Señor no puede, ni quiere, obligarnos a creer. No puede controlar si elegimos creerle. Sólo puede ofrecernos su mano. Y sólo si elegimos tomarla puede guiarnos a lo que necesitamos para nuestro crecimiento y nuestra felicidad eterna.

__________________________________________________________________________________________________

La Fe no es ciegaEste artículo está basado en el libro “La fe no es ciega”, del élder Bruce C. Hafen y Marie K. Hafen. Este libro describe experiencias personales, preguntas inesperadas y más que encontramos en el camino de la vida que pueden desafiar nuestra fe.

“La fe no es ciega” reconoce los temas complicados del evangelio, pero te guía clara y gentilmente a través de los pasos necesarios para trabajar en la complejidad, desarrollar un testimonio informado y llenarte de la fe que viene de conocer a Dios.

Para leer y escuchar este capítulo haz clic aquí. Puedes adquirir el libro en español en deseretbook.com

Para navegar por el sitio web faithisnotblind.org, que comparte podcasts en inglés sobre estos temas, haz click aquí.

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *