La orden ejecutiva del presidente Trump, que prohíbe a los inmigrantes de siete países que son predominantemente musulmanes durante tres meses, no es la primera vez que  líderes políticos estadounidenses intentan limitar el acceso a su país con referencias religiosas. Hace más de un siglo, fueron los inmigrantes mormones quienes encontraron que las administraciones presidenciales eran menos que acogedoras.

pioneros mormones y refugiados

La historia de los pioneros mormones es una demostración de que la persecución religiosa puede traer dolor y aficiones innecesarias. Todos los hombres deben tener el derecho de ejercer su fe según los dictamenes de su propia conciencia.

En 1879, el secretario de Estado del presidente Rutherford B. Hayes, William Evarts, escribió a diplomáticos estadounidenses pidiéndoles que buscaran ayuda de los gobiernos europeos para evitar que los conversos mormones viajaran a los Estados Unidos. De acuerdo a “Immigration and the Mormon Question” ( La Inmigración y la Cuestión Mormona ) de William Mulder en 1883 el presidente Grover Cleveland le pidió al Congreso que “impidiera la importación de mormones al país”.

pioneros mormones y refugiados

Los pioneros mormones fueron rechazados y echados de los lugares donde vivían por considerarlos una amenaza debido a sus creencias religiosas. Ellos tuvieron que viajar miles de kilómetros para encontrar un lugar donde podrían ejercer su fe sin ningún tipo de persecución.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días enfrentó persecución desde su fundación en 1830, con miembros huyendo de Nueva York a Ohio y luego a Missouri. En 1838, el Gobernador de Missouri Lilburn Boggs emitió una “orden de exterminio” llamando a todos los mormones a ser “exterminados o expulsados del estado”. Los miembros finalmente se establecieron en lo que más tarde se convirtió en el estado de Utah, pero la oposición continuó.

pioneros mormones y refugiados

Los pioneros mormones fueron refugiados exiliados debido a su creencias. Ellos tuvieron que dejar todo y seguir junto a sus familias a un lugar donde podrían estar a salvo de persecuciones religiosas.

El trabajo misional Mormón trajo conversos de todo el mundo a Utah, y estos inmigrantes fueron vistos a menudo como alienígenas y peones en una siniestra teocracia. Al igual que los católicos, su lealtad a un líder de la Iglesia – en su caso, el profeta mormón – fue visto como sospechoso. El reverendo J.M. Coyner en 1882 imaginó las ramificaciones políticas de los inmigrantes mormones extranjeros “dispersos sobre las grandes regiones montañosas de Occidente”.

Estos inmigrantes también fueron vistos como reclutas pobres y sin educación en la poligamia mormona (una práctica que la Iglesia prohibió en 1890), algo representado en la caricatura de 1882 por Thomas Nast.

Caricatura burlandose de los mormones.

Caricatura de 1882 burlándose de los pioneros mormones, calificándolos de individuos sin educación, a la vez que burlándose de la practica de la poligamia. Está es una muestra de la falta de tolerancia hacia creencias que podrían parecer extrañas a otros. El respeto debe ser la premisa en nuestros días al referirnos sobre lo que es sagrado para otras personas.

“Está claro que el Reino Mormón en Utah está compuesto por extranjeros y los hijos de extranjeros”, escribió Harper’s Magazine en 1881, según Mulder. “Es una institución tan absolutamente no americana en todas sus exigencias de que moriría de sus propias infamias dentro de veinte años, si no fuera por la infusión anual de sangre fresca de siervos del exterior.” Hoy la iglesia de Jesucristo se acerca a sus 200 años de organizada.

pioneros mormones y refugiados

Los pioneros mormones recorrieron miles de kilómetros para encontrar un lugar seguro de la persecución

La inmigración Mormona eventualmente se ralentizó.  Según la enciclopedia del Mormonismo, entre 1840 y 1910, un promedio de 2.000 emigraron anualmente, pero de 1911 a 1946, declinó a un promedio de 291 anualmente. Pero los efectos de estos sentimientos anti-mormones todavía se sienten hoy.

pioneros mormones y refugiados

Hoy miles de personas buscan refugio en otros países donde la tolerancia religiosa asegure un lugar pacífico.

En 2015, después de que el entonces candidato Trump pidiera un “total cierre de entrada de los musulmanes que ingresaban a Estados Unidos”, el gobernador republicano de Utah, Gary Herbert, se pronunció contra estos intentos haciendo referencia a la administración de Hayes (1822–1893)  que trataba de reducir la inmigración de los mormones, Escribiendo en Facebook, “Utah existe hoy porque los países extranjeros se negaron a conceder los deseos de un presidente equivocado y su secretario de estado”.

Obviamente hay diferencias entre los esfuerzos para reducir los inmigrantes mormones en los años 1800 y la orden ejecutiva del Presidente Donald Trump. A pesar de que anteriormente Trump había declarado prohibir específicamente a los musulmanes entrar a los Estados Unidos, en una declaración el domingo pasado dijo que su orden ejecutiva no era “una prohibición musulmana, como los medios de comunicación están reportando falsamente.”

Iglesia de Jesucristo expresa apoyo a los refugiados

La iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha expresado su preocupación por la situación actual de los refugiados en muchas partes del mundo.

La Iglesia Mormona todavía parece consciente de cualquier similitud percibida y publicó una declaración  el sábado pasado “en respuesta a las recientes investigaciones de los medios”.

Puede leer la declaración aquí 

Los miembros de La Iglesia de Jesucristo han mostrado su apoyo a los refugiados debido a que ellos mismos lo han sido, el siguiente artículo es una muestra de que la poca información y la falta de tolerancia a creencias diferentes crean conflictos que dañan la vida de millones de personas, la penurias y persecución de los pioneros mormones es una muestra de que la sociedad debe tener un respeto por todas las creencias religiosas.

Los mormones centran su fe en Jesucristo, y era de esperarse que sus seguidores al igual que Él sean perseguidos.

pioneros mormones y refugiados Jesus y obajea

Jesucristo mismo fue un refugiado.

Hoy unimos nuestras oraciones por todo aquel que es perseguido por sus creencias, el mundo debería asegurar una plena libertad religiosa que afiance el respeto y la integridad de los creyentes.

Fuente:  CNN