Pongámonos en posición de batalla: No con armas, no con misiles, sino orando de rodillas

No seas indiferente: No seas espiritualmente apático, ¡clama y ora por el mundo!

“Y oiréis de guerras y de rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es menester que todo esto acontezca; mas aún no es el fin”. – Mateo 24:6

El mundo se vio sacudido por una noticia perturbadora: Rusia y Ucrania en guerra.

Los tiempos difíciles generan especulaciones sobre una posible tercera guerra mundial, sobre el comienzo de la gran tribulación y el fin de los tiempos.

Sin embargo, los tiempos difíciles deberían generar un deseo en nuestro corazón de saber más acerca de Dios y de la Palabra de Dios.

No hay otra manera de lidiar y comprender estos problemas que a través de la lente del evangelio.

¿Quieres saber qué pasará mañana? Lee las Escrituras. ¿Quieres saber cómo terminará todo? Lee las Escrituras. ¿Quieres saber cuál será nuestro final? Lee las Escrituras.

No es momento de especular. ¡Es hora de orar por discernimiento, por comunión y por avivamiento! Jesús nos advierte en Mateo 24: 6 que algunas cosas deben suceder para que llegue el fin. No sabemos el día ni la hora, pero siempre debemos estar atentos a las señales.

Debemos preocuparnos por la salvación de los demás tanto como nos preocupamos por nuestra propia salvación. Esto implica necesariamente un acto de clamor y súplica ante el Señor para que, a través de nuestra vida, muchos lleguen a conocer la gracia de Jesucristo.

Ser cristiano es, entre muchas cosas, entregarse a la muerte todos los días. Pero, también es confiar fielmente en la soberanía del Señor y que Él tiene el control de la historia.

Jesús

Jesús Wept por Pastor Dewey Moede.

Perseveremos. La perseverancia es el pináculo de la salvación en la vida del cristiano.

En lugar de preguntarnos por qué, pongámonos en posición de batalla: no con armas, no con misiles, sino con las rodillas en el suelo. Así es como peleamos nuestras guerras.

No seas indiferente. No seas espiritualmente apático. Clama y ora por el mundo.

Después de todo, la lluvia que cae sobre los impíos también cae sobre los justos.

No somos de aquí, pero estamos aquí. Tenemos y tendremos muchas aflicciones, pero tengamos buen ánimo en la certeza de que es necesario que estas cosas sucedan para que venga nuestro Salvador.

No es el fin. Sin embargo, un día, Jesús vendrá. Hasta entonces, ¡perseveremos!

Fuente: Instagram

| Inspiración
Publicado por: Nicole Córdova Loayza
Traductora de español, inglés y portugués. Me encantan los idiomas y conocer sobre diferentes culturas. También me gusta el arte y amo la naturaleza.
guerra Ucrania Rusia
La Iglesia de Jesucristo se pronuncia frente a los conflictos armados...
Santos de los Últimos Días en guerra: Evidencias de protección de...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *