¿Por qué no podemos ver a Dios aquí en la tierra?

mujer velo

Dios nos ha dado, por supuesto, testigos y pruebas de su existencia. Como dijo Alma al escéptico Korihor: 

“Todas las cosas denotan que hay un Dios; sí, incluso la tierra, y todas las cosas que están sobre la faz de ella, sí, y su movimiento” (Alma 30:44).

Y a veces Dios separa el velo para darnos testigos oculares, como José Smith, que vio al Padre y al Hijo en la arboleda sagrada.

Pero la mayor parte del tiempo, el velo mantiene a Dios fuera de nuestra vista, y a veces puede parecer que Él nos ha dejado en la oscuridad. Incluso José Smith gritó en la cárcel de Liberty:

Oh Dios, ¿en dónde estás? ¿Y dónde está el pabellón que cubre tu morada oculta? (D&C 121:1)

Cuando Cristo vino al mundo, lo hizo de forma tan privada, tan silenciosa.  Si conocer a Dios es la vida eterna (véase Juan 17:3), ¿por qué Dios no reveló a Cristo de manera más obvia?  ¿Por qué, incluso hoy, no envía un gran carro por el cielo todos los días al mediodía, tirado por caballos blancos voladores?

El carro podría detenerse justo encima de la tierra, y una fuerte voz podría decir: “¡Y ahora una palabra de nuestro Creador!”.  Pero Él no hace cosas así.  ¿Por qué no?

 Una persona ciega que puede usar un bastón ha aprendido a “ver” con el bastón. Las personas que sólo cierran los ojos durante unos minutos para ver cómo es la ceguera no se esforzarán lo suficiente para aprender lo que el bastón puede decirles ¿Por qué no? Porque a menos que sea ciego, no tiene que saber.

Incluso la persona ciega debe estar dispuesta a practicar con el bastón, y cometerá todos los errores que conlleva la práctica, y luego estará dispuesta a aprender de los errores, una y otra vez.  

Aprender a amar a los demás, a controlarnos, a ser una buena persona, es decir, aprender a ser como Jesús es un proceso de desarrollo de habilidades.  Y no podemos aprender completamente una habilidad sólo viendo un video o leyendo un libro sobre ella. 

Lo mismo ocurre con aprender a tocar el piano o a nadar o a desarmar una computadora: debemos practicar, con la ayuda de un buen entrenador o maestro.

musica

A menudo, la esencia de una habilidad no puede describirse ni explicarse exactamente. Así que la habilidad, como la de hacer un buen violín, no puede enseñarse con instrucciones escritas. Sólo puede ser enseñada por un buen maestro, que ayuda al alumno a imitar exactamente lo que hace el maestro, como un buen entrenador, que observa al alumno practicar y le ayuda a aprender de sus errores.

En aspectos importantes, la sustancia del Evangelio de Cristo no puede medirse ni explicarse completamente.  Sólo puede entenderse plenamente cuando se DESCUBRE, mediante la experiencia.

Valoramos más lo que descubrimos que lo que nos dicen. Por eso el Salvador dijo: “Si alguno quiere hacer su voluntad, conocerá la doctrina, si es de Dios” o no (Juan 7:17)

Además, Dios no nos dará tantas pruebas de su existencia y de su evangelio que no tengamos más remedio que aceptarlo. Ese era el plan de Satanás. El de Dios es un plan de libre albedrío, porque sólo podemos llegar a ser como él si elegimos libremente participar y practicar. Ningún entrenador puede hacer que un atleta se convierta en un campeón simplemente forzándolo.

Por eso, la mejor manera de aprender a ser como Cristo es seguir su ejemplo, someterse a su autoridad–porque el alumno debe seguir el ejemplo del maestro incluso cuando éste no puede explicar exactamente cómo funciona la habilidad–sólo sabe cuándo funciona.  

Hay un velo entre nuestro mundo y el de Dios. A veces puede ser muy fino. Pero para la mayoría de nosotros el velo permanece. Él lo ha puesto ahí para ayudarnos a aprender cómo debemos vivir para estar con Él algún día. 

_____________________________________________________________________________________

La Fe no es ciegaEste artículo está basado en el libro “La fe no es ciega”, del élder Bruce C. Hafen y Marie K. Hafen. Este libro describe experiencias personales, preguntas inesperadas y más que encontramos en el camino de la vida que pueden desafiar nuestra fe.

“La fe no es ciega” reconoce los temas complicados del evangelio, pero te guía clara y gentilmente a través de los pasos necesarios para trabajar en la complejidad, desarrollar un testimonio informado y llenarte de la fe que viene de conocer a Dios.

Para leer y escuchar este capítulo haz clic aquí. Puedes adquirir el libro en español en deseretbook.com

Para navegar por el sitio web faithisnotblind.org, que comparte podcasts en inglés sobre estos temas, haz click aquí.

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *