La obra misional prospera cuando se combina un amor elevado con altas expectativas

Durante el Seminario para Nuevos Líderes de Misión 2021, el élder Neil L. Andersen, del Cuórum de los Doce Apóstoles, compartió un gran consejo sobre la obra misional.

“Las misiones, los misioneros y la obra misional prosperan cuando son dirigidos con gran amor y grandes expectativas, todo lo cual conduce a una mayor fe en el Señor Jesucristo.

El Salvador nos ha mostrado cómo ayudar genuinamente a los que amamos. Nuestro Padre Celestial responderá a nuestra mayor fe en Su Hijo bendiciéndonos con Sus milagros”.

Amor más elevado + altas expectativas = Prosperidad en la obra misional

También te puede interesar: Misioneros latinos comparten mensaje sobre Cristo a través de videoclip

El élder Andersen compartió su experiencia como presidente de misión junto a su esposa en Burdeos, Francia. Enseñó que el éxito en la obra misional depende de vincular las “expectativas más elevadas” con el “amor más elevado”.

“Si en una misión se tienen altas expectativas sin un amor más elevado, el resultado serán misioneros consumidos por las metas y los logros, pero con una preocupación y un amor insuficientes.

Esto puede conducir a resultados numéricos, pero sin un verdadero arrepentimiento o conversión.

Sin suficiente amor, a veces podemos encontrar deshonestidad en los informes y poca conexión de los misioneros con ustedes, sus líderes de misión.

Por el contrario, el ‘amor más elevado’ en una misión sin expectativas de ‘contactar con fe en Jesucristo’, resulta en menos metas espirituales y poco alcance. Tenemos amor y amistad, pero con menos milagros”, dijo.

misioneros fuera de sus países

El élder Andersen prometió que, si en una misión se desarrolla una cultura de amor más elevado y metas más elevadas, habrá más confianza en el Salvador, más metas en espíritu de oración, más poder espiritual y más milagros.

“Al seguir el ejemplo del Salvador, podemos magnificar mejor nuestro amor, nuestras expectativas y la fe de nuestros misioneros en Jesucristo, provocando una mayor avalancha de milagros”.

Guiar a los misioneros con amor cristiano

Para ilustrar este punto, el élder Andersen compartió algunos ejemplos del Salvador.

Durante Su ministerio terrenal, Jesucristo conoció a las personas donde las encontró y, luego, las invitó a tener una mayor fe. Él combinó Su amor con Sus invitaciones personales.

Por ejemplo, en el relato del Salvador y del joven rico, Cristo invitó al joven a tener una fe aún mayor al renunciar a todo lo que poseía y seguirlo.

“Aunque este joven no aceptó la invitación del Salvador y se fue triste, Jesús no dudó en invitarlo a ser más de lo que era. 

Lamentablemente, el joven perdió la oportunidad de tener una relación personal y cercana con el Salvador del mundo”, dijo el élder Andersen.

el-arrepentimiento

En otro momento revelador del Nuevo Testamento, una mujer sorprendida en adulterio fue llevada ante el Salvador. Una vez más, el Señor la encontró donde estaba y, luego, la invitó a retirarse y no pecar más.

En cada caso, enseñó el élder Andersen:

“El Salvador tenía expectativas y una instrucción para cada persona. 

Sin embargo, en cada caso, esas expectativas invitaron a una mayor fe y confianza en Dios”.

Finalmente, cuando Jesús sanó al hombre ciego de nacimiento, también preparó e invitó al hombre a crecer en su fe en el Señor.

“Una vez más, vemos que Jesús se encontró con este noble hombre donde estaba, dándose cuenta de su necesidad específica. 

Sin embargo, aquí se nos enseña que a medida que el hombre expandía su fe y capacidad, el Salvador elevaba Sus expectativas. 

El ciego vio primero a Jesús como un hombre, luego como un profeta y, finalmente, como el Hijo de Dios”.

Mediante sus propias experiencias, el élder Andersen aprendió que seguir el ejemplo del Salvador de “combinar el amor y las expectativas” siempre bendice vidas, fortalece la fe y conduce a milagros.

El apóstol invitó a los líderes de misión a desarrollar diferentes metas y expectativas para cada misionero y hermana.

Las metas centradas en la fe hacen que las misiones avancen

El élder Andersen aconsejó a los nuevos líderes de la misión que establecieran metas bautismales y trabajaran para lograrlas.

“En mi opinión, las metas bautismales mensuales de la misión, junto con las metas diarias y semanales, son muy importantes. Ayudan a nuestros misioneros a orar de rodillas y suplicar milagros. Les ayudan a trabajar arduamente, desafiar a los que están enseñando y comprometerse con todo su corazón”, dijo.

Recuerda, las metas y una mayor fe en el Salvador, que se reflejan en expectativas más altas, hacen que una misión avance.

“Hay un poder que puede hacer que sucedan esas cosas que deberían suceder. Ese poder puede hacer que un alma que está dormida se despierte a Dios. La fe es poder”.

Independientemente de a dónde se llame a los nuevos líderes a servir, sus misioneros enseñarán el arrepentimiento e invitarán a todos a venir a Cristo. La fe trae milagros, aseguró el élder Andersen.

“Su misión puede estar en Francia o la República Democrática del Congo, y los resultados de sus bautismos serán muy diferentes. Sin embargo, ver a alguien convertirse verdaderamente, entrar al reino de Dios y permanecer fiel, puede cambiar su vida”.

Fuente: Church News

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *