Una de las experiencias más sorprendentes para los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días durante la última Conferencia General de abril de 2020 fue el momento en el que el Presidente Russell M. Nelson anunció y leyó “La Restauración de la Plenitud del Evangelio de Jesucristo: Una Proclamación para el Mundo en el Bicentenario”, en conmemoración al bicentenario de la Primera Visión de José Smith.

Durante un devocional para los misioneros, el Élder Rasband dijo que la proclamación “vino por revelación” y “es el propósito y la voluntad del Señor”.

“Somos muy bendecidos por las verdades elaboradas en esta proclamación del bicentenario para el mundo. Conózcanla, utilícenla, estúdienla, oren al respecto, encuéntrenla, enséñenla, compartan su testimonio al respecto y háganla parte de su vida”.

Al compartir las verdades que contiene la proclamación, el Élder Rasband enfatizó cómo éstas se relacionan con la obra misional.

1. El Padre celestial ama a Sus hijos

futuros missionários

También te puede interesarLee aquí en español la nueva Proclamación para el Mundo anunciada por la Primera Presidencia

“Solemnemente proclamamos que Dios ama a Sus hijos en toda nación del mundo. Dios, el Padre, nos ha dado el nacimiento divino, la vida incomparable y el sacrificio expiatorio infinito de Su Hijo Amado Hijo, Jesucristo. Por el poder del Padre, Jesús resucitó y logró la victoria sobre la muerte. Él es nuestro Salvador, nuestro Ejemplo y nuestro Redentor”.

El Élder Rasband dijo:

“A medida que cambiamos para mejor cuando recurrimos a la expiación de Cristo, Él es inmutable. Él es nuestra roca y nuestro Redentor”.

2. El Señor te guiará

hacer nuestro mejor esfuerzo

“Hace doscientos años, en una bella mañana de primavera de 1820, el joven José Smith, procurando saber a qué iglesia debía unirse, fue a orar al bosque cerca de su casa en el norte del estado de Nueva York, Estados Unidos. Él tenía preguntas en cuanto a la salvación de su alma y confiaba en que Dios lo guiaría”.

El Élder Rasband habló sobre cómo José escuchó la voz del Señor en lugar de escuchar a los hombres de su época.

“Como misionero, si confías en el Señor como nunca antes confiaste en él, Él también te guiará”.

3. Sé humilde y escucha al Señor

perguntas para os missionários

“Con humildad, declaramos que, en respuesta a su oración, Dios el Padre y Su Hijo Jesucristo se aparecieron a José y dieron comienzo a la ‘restauración de todas las cosas’ (Hechos 3:21) como se predijo en la Biblia. En esa visión, José se enteró de que después de la muerte de los apóstoles originales, la Iglesia de Cristo, de la época del Nuevo Testamento, dejó de existir en la tierra, y que él desempeñaría un papel decisivo en su restitución”.

Cuando Dios, el Padre, se le apareció a José Smith, le presentó a Jesucristo diciendo: “Este es mi Hijo amado. Escúchalo”. El Élder Rasband les dijo lo siguiente a los misioneros con respecto a cómo él ha estado aprendiendo sobre la humildad desde que fue llamado a servir como apóstol del Señor:

“Sean humildes en su vocación como misioneros. Estén dispuesto a escuchar a aquellos a quienes sirven”.

4. Los mensajeros celestiales restablecieron Su Iglesia

Primera Visión

“Afirmamos que, bajo la dirección del Padre y del Hijo, vinieron mensajeros celestiales para instruir a José y restablecer la Iglesia de Jesucristo”.

“Juan el Bautista, como ser resucitado, restauró la autoridad para bautizar por inmersión para la remisión de pecados. Tres de los doce apóstoles originales – Pedro, Santiago y Juan – restauraron el apostolado y las llaves de la autoridad del sacerdocio”.

“También vinieron otros, entre ellos Elías el Profeta, quien: restauró la autoridad para unir a las familias por siempre en relaciones eternas que trascienden la muerte”.

El Élder Rasband dijo que los convenios y las ordenanzas están “divinamente diseñados para acercarnos a Él, de modo que podamos ser como Él”.

5. El Libro de Mormón es un texto sagrado

“También damos testimonio de que a José Smith se le dio el don y el poder de Dios para traducir un registro antiguo: el Libro de Mormón, Otro Testamento de Jesucristo”.

“En las páginas de este texto sagrado se halla el relato del ministerio personal de Jesucristo entre la gente del hemisferio occidental poco después de Su Resurrección. El libro enseña el propósito de la vida y explica la doctrina de Cristo que es fundamental en ese propósito”.

“Como libro canónico que acompaña a la Biblia, el Libro de Mormón testifica que todos los seres humanos son hijos e hijas de un amoroso Padre Celestial, que Él tiene un plan divino para nuestra vida y que Su Hijo, Jesucristo, nos habla en la actualidad, así como lo hizo en los días antiguos”.

Libro de Mormón

Al reflexionar sobre lo que aprendió en los capítulos que retratan las guerras del Libro de Mormón, el Élder Rasband dijo:

“Élderes y hermanas, hoy estamos en guerra con el adversario por las almas y los corazones de los hijos de los hombres. Necesitamos desarrollar estrategias para proclamar el Evangelio”.

“Tomen sus armaduras –  que puede ser su compañero, las Escrituras, sus oraciones, su ‘Predicad mi Evangelio’ y su testimonio – y levanten esta proclamación para que todos vean y escuchen sus testimonios de que Jesucristo vive y que Su Iglesia ha sido restaurada”.

6. La autoridad del sacerdocio se restauró

“Declaramos que La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, organizada el 6 de abril de 1830, es la Iglesia Restaurada de Cristo de la época del Nuevo Testamento”.

“Esta Iglesia está fundada sobre la vida perfecta de su principal piedra del ángulo, Jesucristo, y sobre Su Expiación infinita y resurrección literal”.

“Jesucristo ha llamado de nuevo a apóstoles y les ha dado la autoridad del sacerdocio. Él nos invita a todos a venir a Él y a Su Iglesia para recibir el Espíritu Santo, las ordenanzas de Salvación y para obtener gozo duradero”.

Al citar al Presidente James E. Faust, el Élder Rasband dijo: “Cuidar de los demás es la esencia de la responsabilidad del sacerdocio. Es el poder de bendecir, sanar y administrar las ordenanzas del Evangelio”.

“La obra misional se trata solo de ‘cuidar a los demás’”.

7. Los misioneros llevan el mensaje de la restauración

“Han transcurrido doscientos años desde que Dios el Padre y Su Hijo Amado, Jesucristo, dieron inicio a esta Restauración. Millones de personas en todo el mundo han aceptado el conocimiento de estos acontecimientos que fueron predichos”.

Durante su primera misión, el Presidente Wilford Woodruff caminó 40 millas en un día, con barro y agua hasta las rodillas.

Después de mucho dolor se arrodilló en el barro, oró y el Señor lo curó. Él escribió “y seguí mi camino con alegría… Yo era un proclamador del Evangelio”. 

Al relatar la experiencia del Presidente Woodruff con los misioneros, el Élder Rasband dijo:

“Quiero que cada uno de ustedes diariamente, cada hora si es necesario, cuando encuentren dificultades en su misión, déjenlas a un lado y sigan el ejemplo del Élder Woodruff y digan: ‘Seguí mi camino con alegría'”.

8. La restauración es continua

“Con alegría declaramos que la Restauración prometida avanza por medio de la revelación continua. La Tierra jamás volverá a ser la misma, dado que Dios ‘reunir[á] todas las cosas en Cristo’ (Efesios 1:10)”.

Al hacer hincapié en el noveno Artículo de Fe, el Élder Rasband enfatizó la promesa de que Dios “revelará muchas cosas grandes e importantes relacionadas con el Reino de Dios”.

9. Puedes saber por ti mismo

“Con reverencia y gratitud, en calidad de Sus apóstoles invitamos a todos a saber —como nosotros lo sabemos— que los cielos están abiertos”.

“Afirmamos que Dios está dando a conocer Su voluntad para con Sus amados hijos e hijas”.

“Testificamos que aquellos que estudien con espíritu de oración el mensaje de la Restauración y actúen con fe serán bendecidos para obtener su propio testimonio de la divinidad y del propósito de ella, de preparar al mundo para la Segunda Venida prometida de nuestro Señor y Salvador, Jesucristo”.

https://masfe.org/noticias/declaracion-coronavirus-misioneros/

El apóstol invitó a los misioneros a leer, estudiar y orar sobre la proclamación.

Terminó su mensaje con una promesa y una bendición para los misioneros:

“Les dejo mi bendición de que se regocijarán en Su servicio, que nuestro conocimiento del Evangelio y el amor del Padre y Su Hijo aumentarán, que la paz los acompañará en sus labores y que la fe llenará sus almas. El Señor los ama. Yo los amo. Los necesitamos. Toda la Iglesia está orando por ustedes durante estos tiempos difíciles”.

Fuente: Church News