Cómo desarrollar la habilidad de reconocer la mano de Dios en tu vida

“Esos fueron días que nunca olvidaré. Sentarme bajo el sonido de una voz dictada por la inspiración del cielo, ¡despertó la mayor gratitud de este pecho!”, así Oliver Cowdery describió la experiencia de ser el escriba en la traducción del Libro de Mormón.

¿Has tenido experiencias que siempre deseaste recordar? ¿Has sentido lo divino y has esperado que sea una guía constante en tu vida? ¿Has registrado esas experiencias como una forma de reconocer, recordar y honrar a Dios?

Dios ha invertido más de lo que podemos comprender para proporcionarnos nuestra experiencia mortal perfecta y personalizada. No se limita a sentarnos en un salón de clases y darnos lecciones para ayudarnos a crecer.

No, Él nos proporciona amigos, interacciones, desafíos y estímulos adecuados para guiarnos hacia la piedad. Él pide que valoremos nuestras experiencias, que las meditemos, las registremos y las usemos para guiar nuestras vidas.

La gratitud es el combustible para un viaje de fe gozoso

También te puede interesarEn las manos de Dios podemos ser fortalecidos y sostenidos. Él siempre está ahí para nosotros

Si te preguntara qué bendiciones te dio Dios el miércoles pasado, ¿podrías decírmelas? Si te pregunto qué milagros te concedió Dios hoy, hace un año, ¿tienes algún registro?

“Porque, ¿en qué se beneficia el hombre a quien se le confiere un don, si no lo recibe? He aquí, ni se regocija con lo que le es dado, ni se regocija en aquel que le dio la dádiva”. (DyC 88:33)

que es la humildad

Testifico que los sabios esfuerzos por reconocer y apreciar la mano de Dios en nuestras vidas se ven recompensados ​​de una manera extraordinaria. La gratitud es el combustible para un viaje de fe gozoso.

“El que reciba todas las cosas con gratitud será glorificado”. (DyC 78:19)

Hay miles de formas de llevar un registro de las acciones de Dios en nuestras vidas. La forma más segura de tener éxito al llevar un registro es personalizar las prácticas para que se adapten a tu vida y personalidad.

Algunas formas de cómo reconocer la ayuda de Dios cada día

Hace años, con la finalidad de ser un mejor guardián de mis registros, compré un diario y decidí que escribiría una entrada cada noche. ¡Fracasé! Entonces, se me ocurrió una mejor idea.

1. Debes encontrar la forma de registro que más se adecúe a ti y ser constante

Compré un calendario, esos en los que se puede ver un mes en cada hoja. Comencé a escribir en cada recuadro las actividades especiales de ese día. Solo usaba 40 palabras.

Todas las noches, antes de acostarme, me tomaba de 5 a 10 minutos capturar los principales eventos del día.

Debido a lo fácil que es, he mantenido esta práctica durante más de 50 años. Puedo decirte lo que he hecho durante los últimos 20, 000 días de mi vida.

Esta es una manera sencilla de mostrarle al Padre Celestial que estoy tratando de prestar atención a Su sagrada tutoría.

2. Puedes usar apps, fotografías, escribir

Algunas personas usan aplicaciones que las instan a registrar los eventos del día en sus teléfonos. Otros toman fotografías. Algunos escriben una línea al día mientras que otros registran pensamientos e impresiones en sus planificadores diarios.

Hay muchas formas de crear un registro. Busca patrones en tu vida y las bendiciones que Dios te da. Pregúntate cómo puedes dar sentido a esta experiencia y te darás cuenta de que hay procesos mejores para encontrar significado que solo hacer una lista diaria de experiencias.

3. Sé innovador

 

En un diario común, que llamo “las planchas menores de Wally”, registro “algunas de las cosas que considero más preciosas” (Jacob 1:2). Escribo pensamientos y sentimientos inspirados.

No redacto ensayos, solo frases cortas. La mayoría de los días, escribo solo una o dos líneas para señalar las experiencias e ideas más resaltantes.

Durante el día de reposo, sí escribo varias líneas e incluyo experiencias importantes con discursos, himnos, la Santa Cena e inspiración personal. Escribo las cosas que me inspira el Espíritu.

4. Convierte tus registros en algo significativo

maestro

Si deseas tener inmensas bendiciones, hay una práctica que llenará tu alma de asombro y gratitud.

A veces, al final del año, leo mi calendario de bendiciones día tras día. Presto especial atención a las bendiciones y oportunidades inesperadas. Cuando termino de leer las experiencias celestiales de cada mes, empiezo a notar un patrón.

Veo la forma en que Dios teje maravillas en mi vida. Descubro cómo contestó mis oraciones y me bendijo.

Muchas de esas cosas no se ven cuando solo miramos un día a la vez. Sin embargo, cuando miramos semanas, meses y años, la mano de Dios es completamente evidente. Cuando me tomo el tiempo para hacer tal inventario, lloro de alegría.

El objetivo de llevar un registro

El objetivo de llevar un registro puede ser encontrar evidencia de que Dios nos ama y nos está bendiciendo de manera espectacular. Sin embargo, Dios es infinitamente sutil. Solo aquellos que estén atentos podrán notar Su ayuda en su vida.

Cuando Dios está creando la pintura que es nuestra vida, podemos maravillarnos con algunas de sus pinceladas.

No obstante, si realmente queremos ver Su genio completo, busquemos la combinación de trazos que crea personas, objetos, paisajes y propósito: el retrato de nuestras vidas creado por el Artista más grande del universo.

Cuando seamos alumnos atentos, veremos a Dios en las horas, días, semanas, meses y años de nuestra vida.

Algo que no debes olvidar

Me regocijo en el consejo del presidente Eyring:

“Esta noche y mañana por la noche, ruego que oren, mediten y pregunten: ‘¿Me envió Dios algún mensaje que era exclusivamente para mí? ¿Vi Su mano bendecir mi vida o la vida de mis hijos?’

Yo lo haré, y después encontraré la manera de preservar ese recuerdo para el día en que yo y mis seres amados necesitemos recordar cuánto nos ama Dios y cuánto lo necesitamos.

Testifico que Él nos ama y nos bendice, más de lo que muchos hemos reconocido. Sé que es verdad, y siento gozo al recordarle”. (“¡Oh recordad, recordad!”, octubre de 2007)

Espero que hagas de la obra de Dios en tu vida un foco de estudio y reflexión. Te aseguro que te traerá un gozo inmenso.

Fuente: Meridian Magazine

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *