Cómo podemos encontrarle significado a nuestra vida

vida amor de Dios crisis de fe

En primer lugar, imaginemos un sencillo esquema que muestre un pequeño cuadrado dentro de otro más grande. Rotulemos el cuadrado grande exterior como “vida”, y el cuadrado más pequeño dentro del grande es “mi vida”. 

Lo que esto significa es que durante siglos, grandes fuerzas históricas definieron el cuadrado exterior de la “vida”, y la gente tuvo que definir su propia “mi vida” de acuerdo con lo que decían esas grandes fuerzas.

Por ejemplo, durante los primeros 1500 años después de Cristo, la Iglesia católica y luego los reyes definieron el significado de la “vida”, el gran cuadrado, para casi todo el mundo en la civilización occidental (Europa y América del Norte y del Sur). Y la gente generalmente aceptaba su lugar dentro del gran conjunto, generalmente porque pensaba que esa era la voluntad de Dios para ellos.

Piensa en las piezas de un tablero de ajedrez, que representan la forma de pensar de la gente durante esos años. El rey, la reina, el alfil, el caballo, la torre y el peón tenían su lugar y su poder, y sólo podían moverse hasta cierto punto, en función del papel que la sociedad les otorgaba. 

Luego vinieron las revoluciones masivas, especialmente en la ciencia, que estaban vinculadas a los “descubrimientos del Nuevo Mundo” de los europeos en América del Norte y del Sur. 

Entonces la ciencia fue sustituyendo a la religión y a los reyes en la definición de lo que era la “vida” en la gran plaza. Y las personas individuales aceptaron gradualmente su propio lugar, su propio significado de “mi vida”, de acuerdo con lo que la ciencia y la sociedad secular creían sobre los roles individuales.

Pero entonces llegó el siglo XX, cuando el gran cuadrado de la “vida” empezó a temblar, y para mucha gente, ese gran cuadrado empezó a desmoronarse. 

Fue entonces cuando un filósofo europeo llamado Friedrich Nietsche proclamó que “Dios ha muerto”, lo que significaba no sólo el declive de la fe cristiana, sino el de todas las tradiciones y “absolutos” en los que la gente había creído durante siglos.

Por ejemplo, en la obra musical El violinista en el tejado, Tevye, el lechero, canta: “Gracias a nuestras tradiciones, cada uno de nosotros sabe quién es y lo que Dios espera que haga. Pero sin nuestras tradiciones, nuestras vidas serían tan inestables como un violinista sentado en el tejado”.

El siglo XX fue entonces testigo de la Gran Depresión y de los horrores de las Guerras Mundiales I y II, seguidas de la toma del poder masivo por parte del comunismo en Rusia y China. Ahora parecía que aquel alegre violinista se había caído realmente del tejado. 

Bajo la presión de esta “historia de pesadilla”, muchas personas renunciaron a creer que la “vida” en general tuviera algún sentido.  Llegaron a la conclusión de que la vida no tiene sentido, o de que cada individuo debe definir su propia vida por sí mismo, sin un marco de referencia más amplio como una religión. 

Entonces, en medio de este caos, ¿dónde está la simplicidad al otro lado de la complejidad? 

Pues bien, ahora que el Evangelio de Jesucristo ha sido restaurado, podemos volver a captar el sentido pleno de la “vida” en el gran cuadrado. Sin embargo, a diferencia de la Iglesia Cristiana del Imperio Romano, los “absolutos” del gran cuadrado no nos serán impuestos.

Dado que el Evangelio Restaurado valora tanto nuestro libre albedrío individual, podemos elegir aceptar el significado de “vida” que el Señor nos ofrece, eligiendo libremente definir y vivir “mi vida” en términos que sean aceptables para Dios.

Después de todo, Holmes dijo que daría “mi vida” para tener la simplicidad más allá de la complejidad.

_______________________________________________________________________________________

Este artículo está basado en el libro “La fe no es ciega”, del élder Bruce C. Hafen y Marie K. Hafen. Este libro describe experiencias personales, preguntas inesperadas y más que encontramos en el camino de la vida que pueden desafiar nuestra fe.

“La fe no es ciega” reconoce los temas complicados del evangelio, pero te guía clara y gentilmente a través de los pasos necesarios para trabajar en la complejidad, desarrollar un testimonio informado y llenarte de la fe que viene de conocer a Dios.

Para leer y escuchar este capítulo haz clic aquí. Puedes adquirir el libro en español en deseretbook.com

Para navegar por el sitio web faithisnotblind.org, que comparte podcasts en inglés sobre estos temas, haz click aquí.

| Inspiración, trending

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *