Somos literalmente hijos de Dios. Después de todas las maravillas de la Creación, luego de dividir la luz de la oscuridad y las aguas del firmamento; Después de crear  plantas de todo tipo y luego de toda la variedad de criaturas, entonces Dios dijo: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza, y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó (ver Génesis 1: 26- 27).

Y como la gran creación de Dios, debemos reconocer nuestros cuerpos físicos como un regalo sagrado. En un artículo a la juventud de la Iglesia, el presidente Gordon B. Hinckley se maravilló del milagro del cuerpo humano y la mente. “¿Alguna vez han contemplado las maravillas de ustedes mismos, los ojos con los que ven, los oídos con los que oyen, la voz con la que hablan?”, Se preguntó. “Ninguna cámara jamás se podrá comparar con el ojo humano. Ningún método de comunicación se puede comparar con la voz y el oído. Ningún artefacto que se haya hecho funcionará tanto o tan eficientemente como el corazón humano. Ninguna computadora o algún artefacto científico podrá ser igual a al cerebro humano. Qué cosa tan extraordinaria somos. Se puede pensar en el día y soñar en la noche. Podemos hablar, oír y oler. Mira tu dedo. Los intentos más hábiles para reproducir mecánicamente el movimiento de las manos solo han sido aproximaciones de lo que hace esta parte de nuestro cuerpo. La próxima vez que utilices tu dedo, míralo y siente la maravilla de la creación”(” El cuerpo es sagrado “, New Era, noviembre de 2006).

“La familia: Una proclamación para el mundo” Enseña que tener un cuerpo era una parte importante del gran plan de felicidad de Dios. ” Los hijos e hijas espirituales conocían y adoraban a Dios, su Padre Eterno y aceptaron su plan por el cual sus hijos podrían obtener un cuerpo físico y adquirir experiencias terrenales para progresar hacia la perfección y finalmente cumplir el destino divino de un heredero de la vida eterna.”

En un discurso de la Conferencia General de octubre del 2005, la hermana Susan W. Tanner, entonces Presidenta General de las Mujeres jóvenes, señalo que en el vida premortal, los hijos de Dios “se regocijaban” (Job 38: 7) en la oportunidad de escuchar y participar en este plan.

“¿Por qué estábamos tan entusiasmados? Entendiamos las verdades eternas sobre nuestros cuerpos”. “Sabíamos que nuestros cuerpos serían a la imagen de Dios. También sabíamos que nuestros cuerpos albergarían nuestros espíritus. Nosotros comprendíamos que nuestros cuerpos estarían sujetos al dolor, enfermedad, discapacidad, y tentación. Pero estábamos dispuestos, incluso ansiosos, de aceptar estos retos porque sabíamos que solo con el espíritu y el elemento inseparablemente conectados podríamos llegar a ser como nuestro Padre Celestial (véase D. y C. 130: 22) y ‘recibir la plenitud de la alegría’ (D. y C. 93 : 33) “(” la santidad del cuerpo “).

De hecho, las escrituras enseñan que nuestros cuerpos son templos sagrados, refugio de nuestros espíritus. En una epístola a los Corintios, Pablo explicó: “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno profanare el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es” (1 Corintios 3: 16-17).

Sin embargo, la perspectiva del mundo es muy diferente a la perspectiva de Dios. La maravilla de nuestro cuerpo físico a menudo se pasa por alto ya que el mundo enseña a los individuos que el aspecto determina el valor y lo atractivo del cuerpo.

La hermana Tanner explicó que Satanás aprendió las mismas verdades eternas en cuanto al cuerpo y su castigo fue no tener uno.

La hermana Tanner también dijo “[Satanás] intenta todo lo que puede para conseguir un uso malintencionado de este precioso regalo”. “Él ha llenado el mundo de mentiras y engaños sobre el cuerpo. Él tienta a muchos a contaminar el gran don del cuerpo a través de la infidelidad, la falta de modestia, la auto-indulgencia, y las adicciones. Él seduce a algunos a despreciar sus cuerpos; así como a otros a adorarlos. En cualquiera de los casos, el atrae al mundo a considerar el cuerpo simplemente como un objeto “.

Entonces, Según lo descrito por la hermana Tanner, ¿Permitimos que nuestras perspectivas cambien a un punto de vista mundano donde percibimos nuestros cuerpo como objetos listos para ser manipulados en lugar de ser apreciados como un regalo que debe ser protegido?

El Presidente Russell M. Nelson, del Quórum de los Doce Apóstoles y ahora Presidente de dicho Quórum enseño que debemos reconocer a Dios como nuestro Creador. “De lo contrario, seríamos tan culpables como el pez de colores nadando en un bol, ajeno a la bondad de su proveedor. “Y habéis de dar gracias a Dios por cualquier bendición con que seáis bendecido ‘(D. y C. 46: 32-33). Y podemos practicar la virtud y la santidad delante de él continuamente.

“Consideremos nuestro cuerpo como un templo propio. No dejemos que lo profanen. Controlemos nuestra dieta y hagamos ejercicio regularmente “(“Somos hijos de Dios “, Oct. de 1998 de la Conferencia General).

Del mismo modo, Doctrina y Convenios 88:33 enseña: “Porque, ¿en qué se beneficia el hombre a quien se le confiere un don, si no lo recibe? He aquí, ni se regocija con lo que le es dado, ni se regocija en aquel que le dio la dádiva.. “Si podemos regocijarnos en el don que se nos ha dado-que  es el de nuestro cuerpo físico, tendremos la oportunidad de progresar en el gran plan  de nuestro Padre Celestial.

Respetemos nuestro cuerpo. Tratemos nuestros cuerpos con las verdades que nos han enseñado. Si lo hacemos, nuestros pensamientos y sentimientos acerca de nuestros cuerpos, y nuestra divinidad se transformará y seremos más capaces de regocijarnos en nuestro creador y dador de este don sagrado y precioso.

Fuente: LDS.org