Los desafíos de fe pueden ser terribles, pero sin ellos la fe no existiría

metas

Si te quedas con solo una idea de este artículo, quiero que sea esta: La fe no es fe si la razón te obliga a adoptarla. Para que la fe sea fe, debes elegirla a pesar de todas las opciones que puedas tener. Esas opciones pueden ser intimidantes, desafiantes, pero también peldaños de progreso en lugar de solo obstáculos.

También te puede interesarEl milagro perfecto no es el que quieres, es el que Dios sabe que necesitas

Obtener conocimiento antes de creer

Dios

Con demasiada frecuencia, queremos saber algo antes de creer. Nos esforzamos por eliminar esos obstáculos que nos impiden creer. Queremos que nos fuercen intelectualmente a tener fe.

Sin embargo, el éxito en este esfuerzo significaría la eliminación de los engranajes esenciales del mecanismo de la fe y eso simplemente no se puede cuando se trata de asuntos religiosos fundamentales.

A grandes rasgos, no es parte del plan. La gente siempre encontrará razones para decir: “Cristo fue un gran maestro”, “El Libro de Mormón es un fraude” o “La época de los profetas ha terminado”.

La fe es lo que Cristo pide de nosotros y “sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que Él existe y que es galardonador de los que le buscan” (Hebreos 11:6).

Alma 32: 21 nos da una idea muy clara sobre el tema de la fe:

“Y ahora bien, como decía concerniente a la fe: La fe no es tener un conocimiento perfecto de las cosas; de modo que si tenéis fe, tenéis esperanza en cosas que no se ven, y que son verdaderas”.

¿Qué tiene la fe que la hace incompatible con “un conocimiento perfecto”? Es el elemento de la duda. Es esa lista de explicaciones alternativas que no han sido probadas pero son posibles.

Cristo nos pide que elijamos creer incluso cuando no haya razones para hacerlo, “bienaventurados los que no vieron y creyeron”.

Si tenemos el coraje de entrar al mundo de la fe, tenemos que aprender a estar bien con esa guerra continua entre la fe y la duda porque ninguna podría existir sin la otra.

Un llamado a comprometer el corazón

Para los escépticos, elegir creer a pesar de las razones aparentes para no hacerlo, es como obedecer ciegamente o ser absolutamente genuino.

Terryl y Fiona Givens mencionaron esa idea en su libro, The God Who Weeps (presta especial atención al texto en negrita):

El llamado a la fe es un llamado a comprometer el corazón, a sensibilizarlo para que resuene en simpatía con los principios, valores e ideales que esperamos devotamente sean verdaderos y que tengamos motivos razonables pero no seguros para creer que es verdad. 

Debe haber motivos tanto para dudar como para creer, a fin de hacer que la decisión sea más verdadera y por lo tanto, con mayor intención, vulnerabilidad e inversión personal. 

Una preponderancia abrumadora de evidencia en uno de los lados haría que nuestra elección careciera de sentido como un arma cargada apuntando a nuestra cabeza.

Dios

La fe no es ciega, es una decisión informada. Veamos qué más dicen los Givens:

Para la mayoría de nosotros, al menos, no hay un coro de heraldos celestiales que demuestren que Dios existe, ni un laboratorio de equipos de ciencia que demuestre que Él no existe. Más bien, encontramos un cuerpo de evidencia persuasivo en ambos lados de las proposiciones competitivas de la vida.

Desde este punto de vista, el llamado a la fe no es una prueba de un dios tímido, esperando ver si “lo hacemos bien”. Es el único llamado, emitido bajo las únicas condiciones, que pueden permitirnos revelar completamente quiénes somos, qué amamos más y qué deseamos fervientemente. 

Sin restricciones, sin ninguna forma de compulsión mental, el acto de creer se convierte en la proyección más libre posible de lo que reside en nuestros corazones. El mayor acto de autorrevelación ocurre cuando elegimos aquello en lo que creeremos, en ese espacio de libertad que existe entre saber lo que es y no es una cosa. Este es el reino en el que opera la fe. Cuando la fe es un gesto elegido por voluntad propia, expresa algo esencial sobre nuestro ser.

Dios desea que lo elijamos porque nuestros corazones y esperanzas se alinean con Su plan, no porque la evidencia simplemente nos fuerce a creer. Ese no es el tipo de creencia que busca Dios. Eso crea esclavos, no discípulos.

¿De qué manera la fe es un reflejo de nuestros corazones?

Padre Celestial

En las citas anteriores, los Givens arrojaron un poco de luz sobre el propósito de la fe. Dijeron que la fe se trata menos de adivinar las respuestas correctas en un juego de preguntas doctrinales y más acerca de revelarnos a Dios. Pero, ¿qué significa eso exactamente?

Dividamos la fe en dos categorías para entender mejor este tema:

Fe pasiva

testimonio

La fe pasiva podría definirse como una simple declaración de creencia. Por ejemplo:

  • Creo que el Libro de Mormón es verdadero
  • Creo que Russell M. Nelson es un profeta de Dios
  • Creo que el nombre del hermano de Jared era Mohonri Moriancumr
  • Creo que José Smith vio a Dios el Padre y a Jesucristo en la primavera de 1820
  • Creo que Jesucristo es el Salvador de la humanidad.

Esas creencias están muy bien, pero ¿cuán valiosa es mi creencia en Jesucristo cuando “también los demonios creen y tiemblan”?

En este punto, estas declaraciones de fe pueden ser objetivamente correctas, pero no me están haciendo mucho bien. Sin duda alguna, la fe pasiva revela algo sobre tu carácter a Dios. Pero, con esperanza, la próxima fase de fe ayudará más a tu carácter:

Fe activa

pecadores

La fe activa se enfoca en las acciones. Por ejemplo:

Fe pasiva: creo que Jesucristo es el Salvador de la humanidad. (Por lo tanto, ¿qué haré?)

Fe activa: debido a que creo que Jesucristo es el Salvador, me arrepiento de mis pecados, soy más compasivo y amoroso con los demás, y trato de consolar a los que necesitan consuelo.

Pasar la prueba de la vida

El plan de salvación tiene como objetivo ayudarnos a ser como Jesucristo. Progresamos por este camino en la mortalidad a medida que nos esforzamos por desarrollar los atributos de Cristo.

Sin embargo, cuando se trata de desarrollar fe, a menudo estamos menos preocupados por vivir fielmente (fe activa) y más preocupados por hacer declaraciones correctas de fe (fe pasiva).

Por lo general, este es el contenido de todo debate religioso. Es una volea de ida y vuelta de “no crees las cosas correctas”, “tus declaraciones de fe están mal”.

Aunque creer en la información correcta es muy importante, me inclino a creer que Dios está mucho más interesado en los resultados de nuestra fe activa. Dudo que haya un examen  lleno de preguntas teológicas después de esta vida.

Prefiero ser como Cristo y equivocarme en algunas cosas, que tener razón en todo y, sin embargo, ser un “siervo inútil” (Lucas 17: 10).

Dale una oportunidad a la fe y avanza

Lo que puedes considerar como obstáculos de fe en realidad puede ser parte del terreno que permite que florezca la fe. Esa oposición puede hundir tu barco o ajustar tus velas. Tener ambas opciones es esencial, ya que tu elección le expresa a Dios más acerca de ti que las palabras.

La fe es más que una expresión de creencia. Es una expresión de ti.

En palabras del Presidente Hugh B. Brown (1969):

“Dondequiera en la vida que haya grandes valores espirituales disponibles para el hombre, sólo por fe se pueden adquirir. El hombre no puede vivir sin fe, puesto que en la aventura de la vida el problema principal es la edificación del carácter, que no es el producto de la lógica, sino de la fe en ideales y la devoción sacrificada hacia ellos”.

¿Qué desafío fortaleció tu fe? ¿Cómo es la fe pasiva y activa en otros aspectos de tu vida? ¡Háznoslo saber en los comentarios!

Fuente: LDS Living

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *