El fortalecedor testimonio de esta directora de un hospital y miembro de la Iglesia de Jesucristo

directora en un hospital - testimonio

Sandra Briceño Alzamora, es directora del Hospital Jorge Reategui Delgado de ESSALUD en Piura, una de las ciudades más afectada por el COVID-19 en Perú. A diario tiene que afrontar esta crisis de salud por no contar con el equipo de protección adecuada para su personal y por la falta de recintos y camillas para atender a todos los pacientes.

A pesar de que esta miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días también experimenta pesar y dolor por no tener las herramientas adecuadas que le permitan proteger a sus “guerreros” como ella llama a su personal médico y a sus amados pacientes, ella ha encontrado fortaleza y consuelo en Cristo.

Cada día, la doctora Briceño les recuerda a las personas en el hospital que no están solas, que cuentan con la guía y la luz de Cristo y que al estar al servicio de los pacientes están al servicio de Dios. Desde esta perspectiva, la fe de esta noble mujer ha aumentado.

directora en un hospital - testimonio

“No temas porque yo estoy contigo”

Para animar y fortalecer a su equipo de trabajo, la directora Briceño les comparte una de sus escrituras favoritas:

“No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te fortalezco; siempre te ayudaré; siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia” (Isaías 41:10).

directora en un hospital - testimonio

El ayuno y la oración familiar como antídoto

Sala de Prensa de la Iglesia de Jesucristo en Perú compartió cómo esta mujer de fe está aprendiendo a sobrellevar esta situación:

“Como miembro de la Iglesia de Jesucristo se siente muy agradecida porque aprendió a sentir el gozo de servir al necesitado y brindar palabras de aliento en medio de su aflicción.

Nos cuenta que ha orado y ayunado no solo por los pacientes que llegan a los hospitales; sino también por el personal médico que al estar en contacto con los enfermos se infectan cada día.

Al llegar a casa cada noche no puede ir y dar un abrazo a sus hijos sin antes tomar una ducha para evitar cualquier posibilidad de contagio. Comenta que un día de la semana sale un poco antes del trabajo para realizar su noche de hogar, ella siente que la oración familiar diaria la fortalece.”

directora en un hospital - testimonio

 

Para saber más sobre esta historia, visite noticias-pe.laiglesiadejesucristo.org

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *