musulamnes y mormones

 

Por TOM HARALDSEN

 

Como a millones de personas en todo el mundo, los ataques terroristas en París el 13 de noviembre pasado dejaron  a Avais Ahmed con un sentimiento de gran tristeza. Para todos nosotros, fue una tragedia incomprensible, pero para Ahmed, fue doblemente dolorosa, porque era otro incidente que enfoca una luz negativa en su fe como un musulmán.

Este hombre de negocios de 33 años de edad, que es dueño de una empresa de calzado de Internet, espera que los demás lleguen a ver que “nuestra religión es una religión de paz. Las acciones de unos pocos han dejado a muchos con la impresión equivocada de lo que creemos y lo que enseñamos”.

Ahmed, que se mudó a Kaysville, con su familia cuando tenía 5 años, siempre se ha sentido cómodo en Utah. Su negocio lo mantiene viajando por todo el mundo, pero dijo que cada vez que vuela de regreso a Salt Lake City y ve esas montañas de Wasatch, “Siento que por fin estoy en casa”. Durante 28 años, ha vivido en Utah, donde predominan los mormones.

Sus padres se mudaron a California cuando emigraron de Pakistán.

“Usualmente, eso es lo que sucede cuando las familias vienen aquí”, dijo Ahmed. “Por lo general, se establecen en la costa. Mi papá visitó Utah y sintió que la gente de aquí y la cultura eran donde quería criar a sus hijos. En muchos sentidos, el mormonismo es más cercano a nuestra fe”.

Él y su hermano Areesh hicieron muchos amigos mormones en la escuela, incluyendo en Davis High School, de donde ambos se graduaron. Ellos participaron en actividades de la comunidad, y Avais dijo que a menudo tenían la oportunidad de hablar sobre el Islam con muchos de sus amigos mormones, una religión que se practica en más de un 23 por ciento de la población mundial. Es la segunda religión más grande en el mundo.

“Ellos no entendían el espectro de nuestra fe, de la cultura del Islam”, dijo. “Hay 1,5 millones de musulmanes en el mundo, y tenemos un montón de puntos en común con nuestra fe y la historia de la iglesia SUD. Ambas de nuestras religiones han soportado una similar persecución. La mayoría de mis amigos se sorprendieron de la cantidad de musulmanes que hay”.

Se graduó de la Universidad de Utah con un título en negocios, y quería quedarse en Utah “para ayudar a construir este estado y este país. Esta es nuestra casa. Yo soy un musulmán, pero también soy culturalmente un estadounidense”.

El dice que vivir en Utah ha sido una bendición para él.

“Es bueno vivir en un lugar donde no eres parte de la mayoría”, dijo. “Te hace pensar acerca de quién eres. Con mi negocio, yo podría vivir en cualquier parte del mundo que quisiera, pero yo elijo quedarme aquí en Utah”.

También quiere ayudar a la comunidad. Ahmed ha sido un partidario del programa de becas Oasis of Hope en la Universidad de Utah. Entre su negocio y esfuerzos filantrópicos, ha tenido la oportunidad de corregir algunos de los estereotipos que muchos tienen acerca de los musulmanes.

“Lo que estos extremistas hacen no es la postura de nuestra religión”, dijo. “Queremos construir esta sociedad, para ser parte de la estructura de esta sociedad. Por eso me encanta vivir aquí en Utah, en el Condado de Davis. Es un lugar increíble, un tesoro escondido”.