Una mente y corazón fortalecidos por el Espíritu te guiarán al compañero eterno que mereces

Cuando contraemos matrimonio en el templo y vivimos dignamente, nuestra unión se sella por la eternidad.

Por lo tanto, escoger a un cónyuge es elegir a alguien que va a permanecer junto a nosotros no sólo en esta vida sino también para siempre.

La relación que tengamos con nuestro cónyuge influirá en nosotros y en nuestra posteridad a lo largo de esta vida y tendrá implicaciones eternas.

No permitas que tus emociones determinen tus decisiones

Imagen: Canva

El presidente Spencer W. Kimball, enseñó:

“Cuando se elige un compañero para esta vida y para la eternidad, se debe efectuar la más cuidadosa preparación, meditación, oración y ayuno para asegurarse de que, entre todas las que se tomen, ésta no sea una decisión equivocada.

En un verdadero matrimonio debe existir unión de mente así como de corazón.

Las emociones no deben determinar las decisiones por completo, sino que la mente y el corazón, fortalecidos mediante el ayuno, la oración y una consideración seria, nos proporcionarán la mejor oportunidad para la felicidad marital”. (“Unidad en el matrimonio”, Liahona, octubre de 2002, pág. 36)

Entonces, ¿qué debemos considerar para encontrar a nuestro compañero eterno?

5 principios que debes comprender

aventura amorosa

Foto: Pinterest

1. Un matrimonio logra florecer cuando esposo y esposa comparten valores e intereses similares

El fallecido élder N. Eldon Tanner, dijo:

“Cuando los jóvenes me consultan por asuntos de noviazgo y matrimonio, por lo general les sugiero que se hagan las siguientes preguntas:

¿Qué clase de madre o padre quiero que tengan mis hijos?

¿Qué clase de madre o padre estoy preparado para ser?

¿Quiero relacionarme con alguien solamente por su popularidad, o busco sus valores espirituales y morales?

¿Analizo las similitudes y las deferencias que hay entre nosotros, relacionadas con el ambiente en que fuimos criados, la cultura y el intelecto?

JAS

Imagen: Canva

¿Estoy preparado para ajustarme a esas diferencias?

¿Comprendo que esos ajustes se deben hacer antes del matrimonio?

Esas circunstancias nos ayudan a elegir la persona apropiada con la cual vamos a vivir en la eternidad.

Después del matrimonio, hay muchas responsabilidades que no deben descuidar. Sin embargo, si cada cónyuge hace su parte, no habrá nada en esta vida que le dé mayor satisfacción y felicidad”. (Véase “Por esta vida y la eternidad”, Liahona, julio de 1980, pág. 26)

2. Debemos prepararnos para ser los mejores compañeros posibles

matrimonio

Imagen: Canva

“…el matrimonio lo decretó Dios para el hombre”. (DyC 49:15)

Élder Richard G. Scott aconsejó:

“El carácter digno se forja mejor con una vida de constantes elecciones correctas centradas en las enseñanzas del Maestro.

Por un momento, hablo a quien se esté preparando para ese dulce período de descubrimiento que lleva al matrimonio eterno, que se conoce como el noviazgo.

Puede ser una época maravillosamente hermosa de progresar y de compartir; una época en que debes concentrar tus pensamientos, acciones y planes en dos personas: los padres de tus futuros hijos.

Prepárate para tener éxito como padre o madre siendo completamente digno en todo pensamiento y acto durante el noviazgo”. (véase “Recibe las bendiciones del templo”, Liahona, julio de 1999, pág. 29)

3. Debemos buscar la confirmación del Señor al elegir la persona con quien vamos a casarnos

Foto: Canva

“Pero he aquí, te digo que debes estudiarlo en tu mente; entonces has de preguntarme si está bien; y si así fuere, haré que tu pecho arda dentro de ti; por tanto, sentirás que está bien.

Mas si no estuviere bien, no sentirás tal cosa, sino que te sobrevendrá un estupor de pensamiento que te hará olvidar lo que está mal”. (DyC 9:8–9)

Los líderes del sacerdocio aconsejan a los ex misioneros a participar activamente en la Iglesia, seguir con sus estudios o trabajos, pagar el diezmo y las ofrendas, inscribirse en el instituto y prepararse para contraer matrimonio en el templo.

Ellos no le sugieren un periodo de tiempo en el cual se tienen que casar.

matrimonio

Fuente: Shutterstock

El matrimonio es tan importante que la decisión se debe tomar sólo después de una consideración cuidadosa tomada mediante la oración.

El Élder Gerald N. Lund, dijo:

“Cuando yo tenía dieciséis años y no era lo suficientemente listo para saber nada de nada, el Espíritu me conmovió de modo tal que me di cuenta de lo importante que es la mujer con que uno se casa.

A partir de entonces comencé a orar para que el Señor me encontrara a la mujer que habría de ser mi compañera eterna.

Esas oraciones fueron contestadas, y todo lo que ahora disfrutamos en nuestra familia con hijos y nietos es en gran parte debido a ella”. (“La oportunidad de servir”, Liahona, Julio de 2002, pág. 96)

4. La proclamación sobre la familia es una guía para determinar nuestra actitud y la de nuestro futuro cónyuge

matrimonio

Foto: Pinterest

“Lo que yo, el Señor, he dicho, yo lo he dicho… sea por mi propia voz o por la voz de mis siervos, es lo mismo”. (DyC 1:38)

“Porque no hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas”. (Amós 3:7)

Élder L. Aldin Porter, dijo:

“Deseo sugerirles con toda solemnidad y seriedad que un estudio muy cuidadoso de esa proclamación les será de inmensa ayuda cuando comiencen a edificar un hogar y una familia.

Ahora, una voz de advertencia: si su futuro esposo o esposa no está de acuerdo con la doctrina que se enseña en ella, sepan del peligro de comprometer su vida a esa persona”. (Véase Escudriñad los profetas, charla fogonera del SEI para jóvenes adultos, 4 de febrero de 2001, pág. 1)

5. El esposo y la esposa tienen la solemne responsabilidad de amarse y cuidarse el uno al otro, y también a sus hijos

matrimonio

Foto: Canva

“El marido cumpla con la mujer el deber conyugal y asimismo la mujer con el marido”. (1 Corintios 7:3)

“Pero, en el Señor, ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón”. (1 Corintios 11:11)

El presidente M. Russell Ballard, dijo:

“Me maravilla el pensar en la gran confianza que Dios nos demuestra y que ha puesto en nosotros, al permitirnos el privilegio de ser los padres mortales de Sus eternos hijos espirituales.

Nunca debemos olvidar que Él tiene un interés muy especial en cada uno de nosotros y debemos darnos cuenta de la importancia de cada alma humana en el plan eterno de Dios.

sexualidad

Foto: Canva

Cuando comprendemos esto, podemos ir con confianza ante Él en oración, a buscar Su guía y dirección en nuestra sagrada tarea como padres. Él dijo:

‘Porque, he aquí, ésta es mi obra y mi gloria: Llevar a cabo la inmortalidad y la vida eterna del hombre’ (Moisés 1:39).

Me parece que en estas palabras se resume el importante papel que tenemos los padres en la vida eterna de cada miembro de nuestra familia”. (Véase “El desarrollo espiritual de nuestros hijos”, Liahona, enero de 1979, pág. 100).

¿Estos consejos te ayudaron? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Fuente: churchofjesuschrist.org

Video relacionado:

También te puede interesar:

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *