La batalla personal de Daniel L. Trotter contra el uso de drogas y otras adicciones hizo que tocara fondo varias veces, dijo:

“Para mí, tocar fondo es cuando llegamos a un punto en el que haríamos cualquier cosa para cambiar nuestra situación”.

Daniel comenzó a fumar cigarrillos a los 7 años. Cuando estaba en la escuela primaria ya era adicto al alcohol, las drogas y la pornografía. En la escuela secundaria, descubrió la metanfetamina y fue arrestado varias veces.

Sin embargo, después de luchar contra la adicción durante más de dos décadas, su cuerpo físico tocó fondo. Eso fue lo que inspiró su cambio físico. Reemplazó el alcohol y las drogas con el ejercicio y la buena alimentación.

También te puede interesar¿Qué hacer cuando no me siento digno de orar a causa de mi adicción?

Su cuerpo comenzó a sanar, pero su mente todavía estaba en el fondo del pozo. Daniel estaba deprimido y tenía pensamientos suicidas, pero decidió hacer algo drástico para sanar su mente y espíritu. Entonces, en octubre de 2011, hizo un ayuno de 30 días.

Durante este ayuno, Daniel tuvo lo que él llama un “encuentro radical con Dios” y encontró una nueva fuerza, paz y propósito. Al final de su ayuno, comenzó su verdadero camino hacia la recuperación y la redención.

“Después de más de 20 años de adicción y desesperación, y preguntarme: ‘¿Qué debo hacer?’ Finalmente, recurrí al Padre Celestial y Jesucristo, y encontré libertad y paz al seguir sus preceptos”.

Jesús entendiendo la mano

“La mano de Dios” Pintura al óleo de Yongsung Kim

Daniel comparte su historia y cómo superó la adicción en conferencias motivacionales y en su autobiografía:

“Sé que cualquiera puede superar cualquier obstáculo o adicción si busca una relación honesta y sincera con el Padre Celestial y Cristo”.

Afirma que cualquiera puede superar la adversidad y la adicción al seguir lo que él llama P.A.T.H. (por sus siglas en inglés) o “camino”.

“Existen cuatro componentes en P.A.T.H. Son cuatro cosas simples que me ayudaron a superar mis adicciones”, explicó. Estos cuatro elementos incluyen:

  1. Orar: Ora para tener fuerzas
  2. Evitar: Evita las malas influencias (personas y situaciones) que pueden incitar la adicción
  3. Cuidarse: Consume alimentos saludables y haz ejercicios
  4. Ayudar a los demás: Al reservar un tiempo para realizar actos de servicio, encontrarás a tu verdadero “yo” y eso te acercará al Padre Celestial y a Jesucristo.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Meridiam Magazine, y adaptado y publicado por maisfe.org con el título “Um tipo diferente de força: Como podemos lutar contra um vício”.