5 poderosos discursos del élder Holland para celebrar su cumpleaños

Hoy, hace 80 años, Frank y Alice Holland recibieron a Jeffrey Roy Holland en St. George, Utah.

Desde entonces, se ha desempeñado como presidente de la Universidad Brigham Young y miembro del Quórum de los Doce Apóstoles.

Los poderosos discursos y el fuerte espíritu del élder Holland han resonado tanto entre los Santos como entre los no miembros. Sus mensajes se han hecho virales en Internet.

Para celebrar, he recopilado cinco de mis discursos favoritos del élder Holland. ¡Comparte el tuyo en los comentarios y cuéntanos por qué es tu favorito!

1. Seguridad para el alma

También te puede interesar: Élder Holland: “Doy mi vida por la Iglesia, porque sé que es verdad”

Fecha: Conferencia General de octubre de 2009, sesión del domingo por la tarde.

Frase resaltante:

“Quiero que quede absolutamente claro cuando esté ante el tribunal del juicio de Dios que he declarado al mundo… que el Libro de Mormón es verdadero”.

Por qué me encanta este discurso: Este fue uno de los primeros discursos de la Conferencia General que me dejó impresionada desde el principio. Me senté en mi silla y sentí el poder del testimonio del élder Holland.

2. La obra misional y la Expiación

Fecha: Ensign, marzo 2001

Frase resaltante:

“Cualquier persona que haga cualquier tipo de obra misional tendrá la oportunidad de preguntarse: ¿Por qué es tan difícil? ¿Por qué no podemos tener éxito más rápido? ¿Por qué no son más las personas que se unen a la Iglesia? ¿Por qué no es el único riesgo que corren los misioneros el de contraer pulmonía por estar empapados todo el día y toda la noche en la pila bautismal?

He pensado mucho en eso. Propongo lo siguiente como mi idea personal.

misioneros fuera de sus países

Estoy convencido de que la obra misional no es fácil porque la salvación no es una experiencia barata. La salvación nunca fue fácil. Nosotros somos la Iglesia de Jesucristo, ésta es la verdad, y Él es nuestro Gran y Eterno Líder.

¿Cómo podemos creer que podría ser fácil para nosotros cuando nunca fue fácil para Él?

Opino que tanto los misioneros como los líderes de la misión deben pasar, aunque sea unos momentos, en Getsemaní. Tanto los misioneros como los líderes de la misión deben dar aunque sea uno o dos pasos hacia la cima del Calvario”.

Por qué me encanta este discurso: Este discurso se incluyó en mi carpeta misional y se leyó durante toda mi misión. Siempre que los tiempos se ponían difíciles, esto es a lo que recurría.

3. Apacienta mis ovejas/ El primer y grande mandamiento

Fecha: Discurso en un CCM, 11 de enero de 2011 / Conferencia General de octubre de 2012, sesión del domingo por la mañana.

Cita resaltante:

“Deben decidir hoy mismo si han emprendido un viaje basado en la idea de que aman a Dios de verdad, que aman al Salvador. Y, si es así y sé que lo es, y es mi oración que así sea, y haremos esto juntos. Entonces, si le aman y así le dicen y lo creen, Su llamado es el de apacentar Sus ovejas, para siempre.

¿Comprenden ahora porque nunca deben y nunca deben dar marcha atrás? Nunca volverán a ser como antes. Pedro, no puedes volver a casa. No puedes volver a pescar. No puedes volver a Galilea. No puedes volver a las barcas. Se acabó. Es una vida nueva, un día nuevo, una época nueva.

doce apóstoles

Esta Misión marca esa hora en su vida. No pueden volver atrás. Si lo hacen, me romperán el corazón a mí y a Dios mismo.

Si le dan la espalda al evangelio de Jesucristo, al que se han comprometido de por  vida, o al menos estos próximos dos años o dieciocho meses, para enseñar.

Lo que digo es que no son solo dieciocho meses o dos años. Aquí estoy yo tras 49 y aun en pie, ruego que nunca jamás se acabe para mí y ruego que nunca se acabe para ustedes”.

“Mis queridos hermanos y hermanas, no sé exactamente cuál será nuestra experiencia el día del juicio, pero me sorprenderá mucho si en algún momento de la conversación Dios no nos pregunta exactamente lo mismo que Cristo le preguntó a Pedro: ‘¿Me amaste?’

Creo que Él querrá saber si, en nuestra comprensión sumamente mortal, muy inadecuada y a veces infantil de las cosas, al menos comprendimos un mandamiento, el primero y el más grande mandamiento de todos: ‘Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas y con toda tu mente’.

Y si en ese momento podemos balbucear: ‘Sí, Señor, tú sabes que te amo’, entonces Él quizás nos recuerde que la característica suprema del amor es siempre la lealtad”.

Por qué me encanta este discurso: “El primer y grande mandamiento” del élder Holland se parece mucho a un discurso que dio a los misioneros de tiempo completo en el CCM. Los dos discursos son inseparables, se complementan. Escuché ambos en mi misión.

4. Los obreros de la viña

Fecha: Conferencia General de abril de 2012, sesión del sábado por la tarde.

Frase resaltante:

“Mis queridos hermanos y hermanas, ustedes que han sido bendecidos durante tantos años por el Evangelio porque tuvieron la fortuna de encontrarlo temprano.

Ustedes que han llegado al Evangelio por etapas y fases después, y ustedes —miembros y no miembros todavía— que aún se resisten a progresar.

A cada uno de ustedes, a uno y a todos, les testifico del poder renovador del amor de Dios y del milagro de Su gracia.

Lo que a Él le interesa es la fe que logren al final y no la hora del día en que hayan llegado a ese punto.

Por lo tanto, si han hecho convenios, guárdenlos; si no los han hecho, háganlos. Si los han hecho y los han quebrantado, arrepiéntanse y repárenlos.

Nunca es demasiado tarde en tanto que el Maestro de la viña diga que hay tiempo.

Por favor escuchen los susurros del Santo Espíritu diciéndoles ahora, en este mismo momento, que deben aceptar el don de la expiación del Señor Jesucristo y disfrutar de la hermandad de Su obra. No se demoren; se hace tarde”.

Por qué me encanta este discurso: Este discurso me da fuerza en los huesos para seguir adelante.

5. Como una vasija quebrada

Fecha: Conferencia General de octubre de 2013, sesión del sábado por la tarde.

Frase resaltante:

“Entonces, ¿cuál es la mejor manera de actuar cuando ustedes o sus seres amados afronten dificultades mentales o emocionales?

Ante todo, nunca pierdan la fe en el Padre Celestial, quien los ama más de lo que pueden comprender.

Como dijo el presidente Monson a las hermanas de la Sociedad de Socorro, de manera tan conmovedora, el pasado sábado por la noche; ‘Ese amor nunca cambia… Está allí para cuando se sientan tristes o felices, desanimadas o esperanzadas. El amor de Dios está allí ya sea que sientan que merezcan amor o no; simplemente siempre está allí’.

Nunca jamás duden eso ni nunca endurezcan sus corazones. Fielmente sigan las buenas prácticas de devoción que invitan al Espíritu del Señor a sus vidas.

Busquen el consejo de los que poseen las llaves de su bienestar espiritual. Pidan y atesoren las bendiciones del sacerdocio. Participen de la Santa Cena cada semana y aférrense a las promesas de perfección en la expiación de Jesucristo.

Crean en los milagros. He visto suceder muchos de ellos cuando todo otro indicio decía que ya no había esperanza.

La esperanza nunca se pierde. Si esos milagros no llegan enseguida, plenamente o nunca llegan, recuerden el angustiado ejemplo del Salvador: Si la amarga copa no pasa de nosotros, bebámosla y seamos fuertes, confiando en días más felices por delante”.

Por qué me encanta este discurso: Como alguien que padece de una enfermedad mental, y que tiene muchos familiares y amigos que padecen enfermedades mentales, este discurso se convirtió en un faro de esperanza eterno.

¿No incluimos tu discurso favorito del élder Holland? ¡Háznoslo saber en los comentarios!

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Aleah Ingram y fue publicado en ldsdaily.com con el título “5 Beloved Talks to Celebrate Elder Holland’s Birthday”.

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *