El Presidente Thomas S. Monson, en un discurso para las mujeres de la iglesia en abril de 2005, dio muestra de su amorosa naturaleza: “Mis amadas hermanas, que Dios las bendiga. Las amamos; oramos por ustedes.” Las palabras del Presidente Monson reiteraron una valiosa enseñanza: “Recuerden que nunca caminan solas. El Señor les prometió: “Iré delante de vuestra faz. Estaré a vuestra diestra y a vuestra siniestra, y mi Espíritu estará en vuestro corazón, y mis ángeles alrededor de vosotros, para sosteneros.” En los mensajes de las tres últimas Conferencias Generales, el Presidente Monson también declaró. “Cuán gloriosa y cerca de los ángeles está la juventud que es limpia.”

También te puede interesar: Los Mensajeros del Señor: Las clases de Ángeles ministrantes

Además de las palabras del Presidente Monson se encuentra el testimonio de diferentes profetas y apóstoles que sostienen que no caminamos solos en la mortalidad, ya que los ángeles del Señor visitan frecuentemente nuestra área de existencia, pasan tiempo con entre nosotros y bendicen nuestras vidas de diversas maneras. Los mortales no pueden ver a algunos de estos ángeles, que escogen estar entre nosotros en un determinado estado para no ser vistos ni detectados; otros son visibles, pero su carácter angelical no se puede detectar (es decir, aparecen como seres mortales);  otros todavía se aparecen como ángeles (quizá, pocas veces) y revelan su luz y gloria a aquellos que visitan. Las siguientes autoridades generales de la iglesia enseñaron que los ángeles se encuentran en nuestra presencia, cuidándonos:

ángeles

Profeta Joseph Smith

“Los espíritus de los justos son exaltados a una obra más grande y gloriosa. Por lo tanto, son bendecidos en su partida hacia el Mundo de los Espíritus. Envueltos en fuego ardiente, no están tan lejos de nosotros además conocen y entienden nuestros pensamientos, sentimientos y nociones, que con frecuencia les causa dolor.”

Presidente Brigham Young

“Los ángeles del Señor nos rodean… existen muchos en mi presencia además de aquellos que se sientan aquí, si tuviéramos los ojos para poder ver a los seres celestiales que están en nuestra presencia.”

Presidente Wilford Woodruff

“Los ángeles nos cuidan. Los ojos de los ejércitos celestiales están sobre nosotros. Aquellos que han vivido en otras dispensaciones entienden esta dispensación mucho mejor que nosotros, y están cuidando las labores de los Élderes de Israel.” Además, “los ángeles nos observan y dan diariamente un informe de nosotros a Dios.”

ángeles

El ángel Moroni se le apareció a José Smith en su habitación.

Presidente Heber C. Kimball

“Ese es el Dios a quien sirvo, aquel que tiene millones de ángeles a sus órdenes. ¿Supones que existen ángeles aquí hoy? No me sorprendería si hubiera diez veces más ángeles que personas aquí. No los vemos, pero están aquí observándonos y están ansiosos por nuestra salvación.”

“Los ángeles de Dios están son nuestros compañeros, están con nosotros, nos rodean, nos cuidan, nos guían,  nos dirigen y administran nuestros deseos.”

Elder Orson Pratt

“No hay duda de que los mensajeros celestiales dan vueltas alrededor de nuestra congregación de santos aquí reunida… Dios que ha visto sus obras y diligencia al construir una casa a su nombre, no ha dudado en enviar mensajeros celestiales para rodearnos, para desafiar los poderes de las tinieblas, que buscan oscurecer las mentes del pueblo, y cerrar sus corazones contra el entendimiento.”

Elder James E. Talmage

“Debido al gran amor de Dios, Él ha estavlecido seres celestiales para cuidarnos y resguardarnos de los ataques de los poderes del maligno mientras vivimos en la tierra. ¿Nos damos cuenta de que en nuestros camino y trabajo cotidianos no estamos solos, sino que los ángeles nos acompañan a donde sea que nos lleven nuestras responsabilidades?”

ángeles

Un ángel se les apareció a Alma hijo y a los hijos de Mosiah.

Elder John A. Widtsoe

“Muchos otros seres celestiales, superiores a nosotros, sin dudarlo se encargan de ayudar a los hombres a hacer su trabajo en la tierra. Indudablemente, existen ángeles y espíritus que fueron asignados a cuidar a los hombres y mujeres que caminan sobre la tierra. El hombre no está solo; camina en media de dicha compañía celestial, de la cual puede esperar ayuda si la busca adecuada y diligentemente.”

Presidente Harold B. Lee

“Cuando comenzamos a comprender que más allá de la vista, como dijo Brigham Young, el mundo de los espíritus se encuentra justo alrededor de nosotros, y si nuestros ojos espirituales pudieran abrirse, podríamos ver a los demás visitándonos, dirigiéndonos. Además, si aprendiéramos a no ser tan sofisticados como para descartar esa posibilidad de las impresiones de aquellos que se encuentran más allá de la vista. Entonces, también tendríamos un sueño que pudiera dirigirnos como una revelación.”

Elder Neal A. Maxwell

“Sin embargo, a medida que tomemos nuestra posición, los fieles no estaremos solos. Por necesidad, el ángel que estuvo con Cristo en el Getsemaní para fortalecerlo, lo dejó (Lucas 22:43). Si sostenemos en alto el escudo de la fe en Dios y la fe en Sus mandamientos, Sus ángeles estarán alrededor de [nosotros], para sostenernos y guardarnos (DyC 84:88; DyC 109:22). De esta promesa, testifico.”

ángeles

Presidente Russell M. Nelson

“Recuerden, los santos ángeles de Dios siempre están listos para ayudarnos.”

El Élder Nelson también citó a Brigham Young: “Todos estos ángeles en los cielos están observando a este puñado de personas y las motivan a la salvación de las familias humanas.”

Presidente Boyd K. Packer

“Si se aferran a la barra de hierro, podrán seguir adelante a tientas con el don del Espíritu Santo que se les confirió en el momento de ser confirmados miembros de la Iglesia. El Espíritu Santo los reconfortará y podrán sentir, como Nefi, la influencia de ángeles y seguir adelante a tientas a lo largo de la vida.”

Elder Jeffrey R. Holland

“Desde el principio hasta las dispensaciones, Dios ha usado a los ángeles como sus emisarios para expresar amor y preocupación por sus hijos… He hablado aquí de la ayuda celestial, de los ángeles enviados para bendecirnos en tiempos de necesidad. Pero cuando hablamos de aquellos que son instrumentos en las manos de Dios, se nos recuerda que no todos los ángeles están del otro lado del velo. Caminamos y conversamos con algunos de ellos – aquí, ahora, todos los días…  Siempre están esos ángeles que vienen y van a nuestro alrededor, visibles e invisibles, conocidos y desconocidos, mortales e inmortales.”

Artículo originalmente escrito por Donald W. Parry, adaptado del libro “Angels: Agents of Light, Love, and Power”, y publicado en ldsliving.com con el título “What Prophets and Apostles Have Said About Angels Who Are Around About Us, Leading Us.”