Como miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días tenemos una gran cantidad de recursos para ayudarnos en tiempos de necesidad o dificultad.

Las Escrituras, la oración, las palabras de los profetas y los apóstoles modernos, los líderes de la Iglesia, la familia, la adoración en el templo, las bendiciones del sacerdocio y, sobre todo, Jesucristo son recursos que nos proporcionan ayuda y fortaleza divina.

Sin embargo, existe otra forma de recibir ayuda que a veces pasamos por alto. El Élder Jeffrey R. Holland enseñó:

“En tiempos de especial necesidad, [Dios] envió ángeles, mensajeros divinos para bendecir a Sus hijos, para asegurarles que los cielos siempre estaban cerca y que Su ayuda siempre estaba muy próxima… Por lo general, esos seres no son visibles, aunque a veces lo son; pero visibles o invisibles, siempre están cerca.”.

En varias oportunidades, los profetas y los apóstoles de la Iglesia recibieron la ayuda de los ángeles. A continuación, te contaremos algunas de esas experiencias:

1. Presidente Russell M. Nelson

profeta revelación

También te puede interesarCuando los ángeles intervienen de maneras físicas

El Señor hizo una promesa a los que se comprometen fielmente en su servicio. Él dijo: “…iré delante de vuestra faz. Estaré a vuestra diestra y a vuestra siniestra, y mi Espíritu estará en vuestro corazón, y mis ángeles alrededor de vosotros, para sosteneros.” (DyC 84:88).

Mi esposa Wendy y yo somos los beneficiarios de esa promesa. En una ocasión, fuimos atacados por hombres armados con intenciones maliciosas. Ellos anunciaron su propósito: que la secuestrarían a ella y me matarían. Después de que maliciosamente nos molestaron con esos objetivos malignos, quedaron totalmente frustrados. El arma con el que apuntaron a mi cabeza no disparó y liberaron a mi esposa repentinamente. Luego, desaparecieron tan rápido como aparecieron. Fuimos rescatados de un gran desastre. Sabemos que los ángeles a nuestro alrededor nos protegieron. Sí, la preciosa promesa del Señor había sido invocada en nuestro favor. – “Accomplishing the Impossible: What God Does, What You Can Do”.

2. Presidente Harold B. Lee

En ese tiempo, sufría de una úlcera que empeoraba poco a poco. Mi esposa Joan y yo nos encontrábamos de visita en una de las misiones de la Iglesia y en determinado momento sentimos la imperiosa necesidad de regresar a nuestro hogar, tan pronto como fuera posible, aun cuando habíamos hecho planes de asistir a otras reuniones más.

Durante nuestro viaje de regreso, nos encontramos sentados en la parte delantera del avión; otros miembros de la Iglesia que nos acompañaban en el viaje, se encontraban en la otra sección. En determinado momento sentí que alguien me ponía las manos sobre la cabeza. Al mirar hacia arriba para ver de quién se trataba comprobé que no había nadie a mi lado que pudiera haberlo hecho. Lo mismo volvió a suceder antes de llegar a nuestra casa, repitiéndose en forma similar a la primera. Quién lo hizo, porqué medio, nunca lo sabré, pero lo que sí supe fue que recibí una bendición, que según más tarde pude comprender, necesitaba desesperadamente…

Poco después experimente una hemorragia masiva que si hubiera tenido lugar durante el viaje de regreso muy probablemente no me encontraría hoy aquí, hablando al respecto.

Yo sé que hay poderes divinos que nos socorren cuando es imposible conseguir otro tipo de ayuda… Sí, yo sé que tales poderes son reales. –  “Angels: Agents of Light, Love, and Power”.

3. Élder Parley P. Pratt

Parley-P.-Pratt

En enero 1844, Times and Seasons publicó un relato de la ocasión en que los ángeles ayudaron al Élder Parley P. Pratt a escapar de una cárcel de Misuri:

“En el gran aniversario nacional de la independencia de los Estados Unidos, el glorioso 4 de julio, [Parley] al ser instruido y advertido, por un ángel del Señor, en una visión de la noche, rompió sus cadenas, abrió las puertas de la cárcel, y salió de su prisión: y después de deambular durante casi una semana, día y noche, casi sin comida, evitó toda persecución y llegó a la residencia de su familia “.

4. Presidente Heber C. Kimball

heber-c-kimball

“Estaba en el mar, nadando, y me había alejado mientras nadaba, tratando de llegar a tierra, aunque no vi nada de tierra, hasta que me cansé. Cuando comencé a hundirme, un ángel vino a mí y colocó su mano debajo de mi barbilla durante cierto tiempo para evitar que me hundiera mientras descansaba y ganaba fuerzas. Me bendijo y dijo: ‘Hermano Heber, ahora tendrá fuerzas para nadar hasta la orilla’. Nuevamente comencé a nadar y parecía que cada vez que estiraba los brazos y los pies, continué haciendo eso hasta llegar a tierra”. – “Angels: Agents of Light, Love, and Power”.

5. Presidente George Q. Cannon

George Q. Cannon

En noviembre de 1850, el Presidente George Q. Cannon estaba en un barco con dirección a Hawái, que era “movido por el viento por la Bahía de San Francisco. Debido a los vientos en contra nos retrasamos por casi una semana cerca del Golden Gate”.

El Presidente Cannon habló acerca de una lección que aprendió en un sueño de José Smith, que falleció seis años antes:

Una noche soñé que este grupo de hermanos eran tirados por el estopor, con una soga atada al ancla, pero aparentemente tuvimos poco éxito. Mientras estaba en eso, imaginé que el profeta José Smith venía de la parte posterior del barco… y golpeándome en el hombro me dijo que fuera con él.

Fui, y él se subió al castillo de proa que se encontraba más alto que la cubierta principal y al nivel de los baluartes, ahí se arrodilló y me pidió que me arrodillara con él.

El Profeta oró según el orden de oración que se había revelado. Después de la oración, se puso de pie. Dijo, “Ahora, George, agarra esa cuerda – la cuerda que habíamos estado tirando con todas nuestras fuerzas. La agarré, y con la mayor facilidad y sin el menor esfuerzo, se levantó el ancla. “Ahora”, dijo él, “deja que esto sea una lección para ti. Recuerda que se pueden lograr grandes cosas mediante el poder de la oración y el ejercicio correcto de la fe”.  – Extraído de “Angels: Agents of Light, Love, and Power”.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Brad Richins y fue publicado en ldsliving.com con el título “5 Times Angels Rescued Prophets and Apostles in the Latter Days”.