Mujer comparte como ángeles terrenales la salvaron de morir después de ser atropellada

heather Vanboerum

Cinco días antes de la Navidad de 2021, Heather Vanboerum una Santo de los Últimos Días, salía de un supermercado cuando un conductor pisó accidentalmente el acelerador en lugar del freno, dejando su cuerpo atrapado entre dos autos.

Una de las piernas de Heather fue cortada con el impacto. Su vida cambió en un instante, pero los milagros que siguieron, tanto grandes como pequeños, han sido notables y en el episodio del podcast “All In” de esta semana, Heather comparte su experiencia.

Imagen: Canva

Heather Vanboerum estaba conversando por teléfono con su esposo cuando todo sucedió, cuando de pronto vio que un auto retrocedía rápidamente. Ella trató de esquivarlo, pero sus intentos fueron en vano.

“Estaba tendida en el estacionamiento… y alguien vino y me preguntó si necesitaba una manta. Yo solo parpadeé [y] dije que sí. Uno de los ángeles terrenales que estaba en el lugar fue a buscarme esa manta. Otro ángel me tomó de la mano mientras que los demás buscaban cómo ayudar.

Yo solo me quedé allí… Sabía que tenía un dolor insoportable, el dolor más grande que jamás había sentido. Miré hacia abajo y vi toda la sangre que había. No me había dado cuenta que había perdido parte de mi pierna derecha, solo vi mucha sangre. Recuerdo haber dicho: “Me voy a morir’’”.

Mientras una de las personas tomó el teléfono de Heather para comunicarse con su esposo y decirle lo que le había pasado, otra puso un torniquete en sus piernas, lo que fue finalmente lo que le salvó la vida.

ministración

Imagen: Shutterstock

Su esposo, quien trabajaba en el hospital que se encuentra al frente del estacionamiento, rápidamente llegó al lugar al mismo tiempo que la ambulancia.

Heather agradece que el accidente haya sucedido en un lugar donde había personas que pudieran auxiliarla, que le hicieran y pusieran un torniquete, que estuviera cerca del hospital y de donde trabajaba su esposo. A pesar de esa experiencia agradece la misericordia de Dios en aquellas pequeñas bendiciones.

“No se puede negar que estos fueron pequeños milagros y entrañables misericordias. Mi esposo me ha dicho muchas veces que si no hubiera estado tan cerca del hospital, no habría sobrevivido [el accidente]”.

Heather también compartió que el hombre que le puso el torniquete se había comunicado rápidamente con el departamento de bomberos con el fin de saber cómo ayudarla. Él siguió las instrucciones a la perfección, con calma y destreza; eso también fue un milagro para ella.

Heather Vanboerum. Imagen: KSL

Personas comunes y corrientes fueron héroes, ángeles terrenales para esta joven madre Santo de los Últimos Días. Ellos la ayudaron solo por el deseo de hacerlo, le salvaron la vida, le dieron consuelo en un momento de desesperación.

“He tenido el privilegio de conocer a estos ángeles terrenales, algunos de ellos, en persona. Una persona en particular, la mujer que me sostuvo la mano, con la que he tenido más cercanía.

El día que ella vino a mi casa después del accidente y nos conocimos… Sostuve su mano y fue como si volviera a tener paz. Sentí que conocía su mano y no pude soltarla, fue muy especial para mí. Realmente se quedó a mi lado y no me dejó, me dio paz en ese momento”.

Heather compartió que aquella mujer no sabía la razón por la que había ido a ese supermercado, ella sólo sintió que tenía que estar ahí. La mujer había estado a punto de marcharse cuando vio el accidente.

Imagen: Shutterstock

Ella pensó en marcharse porque no poseía ninguna habilidad que pudiera ayudar a Heather durante el accidente, pero algo la hizo volver. La joven madre agradece que el Señor la haya puesto en su camino para consolarla.

Son estos milagros y bendiciones que hacen que Heather siga confiando y teniendo fe en el Padre Celestial que la cuidó en uno de los momentos más difíciles de su vida. No la dejó sola, estuvo rodeada de ángeles que había enviado para auxiliarla, sostenerla y hacerle sentir que había esperanza.

Fuente: LdsLiving

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *