La ansiedad: Una enfermedad altamente contagiosa, no ayudes a propagarla

ansiedad

Muchas personas han descubierto que, además de ser una manera inteligente de mitigar la propagación del Covid-19, el distanciamiento social tiene algunos efectos negativos que incluyen sentimientos de aislamiento, soledad y mayor estrés.

Y este aumento de estrés puede causar otros problemas, como cambios en los patrones de sueño y dificultad en nuestra capacidad de concentración. Pero no tiene porque ser así.

Las elecciones deliberadas y conscientes que hacemos pueden tener un efecto que se puede medir en lo que respecta a cómo lidiamos con el estrés.

Esta es la conclusión basada en la investigación de dos psicólogos, el Dr. Paul Napper y el Dr. Anthony Rao, quienes llevan años estudiando el albedrío, la capacidad de responder de manera activa a situaciones que afectan nuestra vida diaria.

servicio

En otras palabras, el albedrío es lo que las personas pueden usar para sentir que tienen el control de sus vidas.

Durante este período de pandemia, es más importante que nunca aprender a lidiar con el estrés, sin embargo, muchas personas tienen dificultades con esto.

Según los datos de la Organización Mundial de la Salud, alrededor de 40 millones de estadounidenses han sido diagnosticados con trastorno de ansiedad. Una vez más, esto no tiene porque ser así.

Los psicólogos Dr. Napper y Dr. Rao ofrecen algunos tratamientos inteligentes, y no farmacéuticos, para la ansiedad en su libro sobre el poder de el albedrío “The Power of Agency: The 7 Principles to Conquer Obstacles, Make Effective Decisions, and Create a Life on Your Own Terms”, disponible solo en inglés.

Aquí te compartimos cómo los dos psicólogos responden algunas preguntas sobre el tema.

Muchas personas se han sentido abrumadas y ansiosas incluso antes de que el Covid-19 impactara al mundo. ¿De qué manera afectó la pandemia a este estado de ánimo?

Anthony Rao: La pandemia es como una prueba global de estrés para el ser humano que expone nuestros punto vulnerables, tanto físicos como emocionales.

Podemos esperar más reacciones de estrés, como mayor irritabilidad, ansiedad, fatiga y problemas para dormir. Asimismo, la pandemia también probará los límites sobre lo que la mente de las personas puede procesar y asimilar.

Habrá más momentos de estrés agudo, o lo que comúnmente se siente como una “sobrecarga”. Estos son los momentos donde atravesamos una confusión mental, perdemos el acceso a nuestro pensamiento crítico y tomamos malas decisiones.

pecado

En respuesta, nuestra tolerancia a la frustración se ve abrumada y podemos caer en el enojo o quedar inmovilizados por el miedo. Detrás de todo esto, hay altos niveles de adrenalina y cortisol.

En un nivel más humano, durante estos tiempos de sobrecarga, nuestro albedrío personal está bajo ataque. Podemos perder la confianza en nosotros mismos y dejar de lado los aspectos que sí están bajo nuestro control.

A medida que reforzamos nuestro albedrío, nos mantenemos firmes, desarrollamos resiliencia y avanzamos hacia un estado mental y físico superior que nos permite enfrentar los desafíos que nos esperan.

Se estima que ahora a unos 40 millones de estadounidenses se les diagnostica un trastorno de ansiedad. ¿Cuáles son los signos que revelan este nivel de ansiedad?

Rao: La ansiedad adopta muchas formas. Puede variar desde preocupaciones vagas e incómodas hasta fobias muy intensas. Puede aparecer como obsesiones y rituales incesantes o como un miedo repentino e intenso que provoca palpitaciones y dificultad para respirar.

Los profesionales se basan en criterios clínicos para realizar un diagnóstico formal. Debes tener en cuenta estos factores al decidir si deseas procurar ayuda profesional para controlar tu ansiedad.

¿Con qué frecuencia y qué tan peligrosa es la ansiedad? Si está interfiriendo con el trabajo y la productividad, debilitando tus relaciones, impidiendo que alcance tus metas y, lo más importante, afectando negativamente tu estado de ánimo y tu nivel de alegría, entonces es lo suficientemente serio como para buscar ayuda.

día de la madre

En segundo lugar, cuando los síntomas de ansiedad se mantienen altos semana tras semana, esto puede significar que has ido más allá de las reacciones normales al estrés común de la vida diaria.

Es posible que estés atrapado neurológicamente en un patrón de pensamiento y comportamiento irreal y negativo que sirve para agravar y perpetuar la ansiedad. Puede convertirse en un círculo vicioso.

Este período de inquietud generalizada puede ser una buena oportunidad para prestar atención a nuestras debilidades mentales y poner en acción recursos útiles como la terapia, el coaching, apoyos sociales más positivos y prácticas de meditación.

¿Cuál es el efecto en los hijos de padres que sufren de ansiedad (incluso si no se dan cuenta o no la reconocen)?

Rao: La ansiedad es una emoción muy contagiosa. Tenemos neuronas espejo que automáticamente captan e imitan las fuertes señales emocionales de quienes nos rodean. Cuando los padres sienten ansiedad, esta se transfiere fácilmente a sus hijos.

Todos hemos sentido lo que es estar en una reunión intensa o cerca de personas muy ansiosas. A menudo absorbemos esta angustia y nos vamos con niveles más altos de estrés.

Los niños más pequeños son más vulnerables a detectar los signos de ansiedad de sus padres porque sus habilidades para lidiar con diferentes situaciones no están bien desarrolladas.

Los niños dependen de sus padres, para que sean protegidos y mantenerse tranquilos, para evitar que sientan que su mundo es inseguro e impredecible. Lo que puede ayudar es pensar en la crianza en términos de liderazgo.

Los buenos líderes trabajan para mantener la calma y mantener a los demás tranquilos en momentos de estrés. Controlan sus emociones y reacciones. Se comunican con calma, claridad y sucinta.

Incluso los mejores líderes se enfrentan a emociones fuertes y cometen errores. Cuando esto sucede, lo que ayuda es reconocer abiertamente aquellos momentos y ser un modelo de la mejor manera de adaptarse y resolver problemas durante estos eventos de cambios e incertidumbre.

¿Cómo pueden las personas desarrollar el albedrío para tomar un control más proactivo de sus vidas?

Napper: El albedrío es nuestra capacidad para definir la situación en la que nos encontramos, para tomar decisiones efectivas y poner nuestras decisiones en acción.

El albedrío humano nos permite adaptarnos eficazmente a la incertidumbre y al cambio. Ciertos comportamientos y formas de pensar nos permiten desarrollar mejor nuestro albedrío.

Por el lado del comportamiento, es importante gestionar la calidad y cantidad de los estímulos que se reciben. Este es el primer principio del albedrío (Control del Estímulo). Si tu cerebro está sobre estimulado y lleno de información inexacta, tu albedrío personal se debilitará.

Es fundamental estar rodeado de personas positivas y comprensivas con las que puedas aprender (Asociación Selectiva). El principio de comportamiento final, que llamamos “Avanzar”, es responsable de tu nivel general de salud física.

flechas direcciones

En nuestro estudio, aislamos cuatro prácticas de pensamiento que desarrollan el albedrío.

Primero, toma una posición activa para aprender de cada situación en la que te encuentres (Toma el rol de aprendiz).

En segundo lugar, toma el control de tus emociones y creencias personales (Lidia con tus emociones y creencias).

En tercer lugar, comprende el importante papel que juega la intuición en tu proceso de pensamiento y úsalo más sabiamente (Qué te dice tu intuición).

El principio final del desarrollo del albedrío es aprender a pensar de manera eficaz antes de actuar, lo que requiere que aprendas a pensar de manera más crítica (Deliberar y luego actuar).

¿Cómo identificaste estos siete principios?

Paul Napper: Hemos identificado los siete principios que edifican un mejor albedrío a partir de un proceso de revisión intensivo de la teoría y la investigación existentes, combinado con décadas de experiencia laboral.

Sobre esta base, realizamos entrevistas a profundidad con más de 100 personas en todo el país marcando una diferencia en sus vidas y mostrando un gran albedrío personal.

Entonces, pudimos aprender qué mecanismos fundamentales actuaban detrás de esta diversa gama de individuos.

Todo este proceso nos permitió condensar una gran variedad de técnicas y prácticas diferentes en un conjunto de principios claros y comprensibles que fortalecen el albedrío humano en todas y cada una de las situaciones.

¿Cómo funcionan estos siete principios juntos?

Napper: Los siete principios funcionan de forma sinérgica. Usados ​​juntos, refuerzan el albedrío, lo que lo mantiene equilibrado, anclado y enfocado, preparado para enfrentar cualquier situación actual y tomar buenas decisiones.

La práctica de un principio respalda tu capacidad para practicar los otros. Sugerimos empezar con los principios de comportamiento, ya que son los más fáciles de comenzar a practicar.

Los cuatro principios cognitivos del albedrío requieren más habilidad y se logran más fácilmente cuando se practican los tres principios conductuales.

A causa del aislamiento social y el trabajo remoto, la pandemia mundial ha aumentado la participación de las personas en distracciones relacionadas con las redes sociales. El primer principio requiere un mayor control sobre esta gran cantidad de estímulos. ¿Qué desafíos especiales presentan estos estímulos?

Rao: Sin duda, la pandemia nos ha mantenido confinados en casa y por eso, usamos mucho más nuestros dispositivos.

Asumimos riesgos al no controlar nuestra exposición a este tipo de estímulos. El uso prolongado de dispositivos afecta la postura, puede aumentar el dolor en el cuello y la espalda, causa fatiga visual y miopía en los niños. También se han asociado problemas de atención, obesidad y sueño interrumpido.

Debemos reconocer que el tipo de estímulo digital consumido, no solo la cantidad, es importante. Pasar más tiempo en las redes sociales está relacionado con una mayor ansiedad y depresión en los adultos jóvenes.

También enfrentamos problemas generalizados causados ​​por información incorrecta vinculada a las redes sociales y otras fuentes de noticias poco confiables.

Francamente, hay tantos estímulos negativos que nos rodean en todo momento y todos los días, que el pensamiento y el albedrío de muchas personas se están distorsionando. Sí, así de mal es la situación.

Te sugerimos que elijas sabiamente. Durante la pandemia, recomendamos que las personas identifiquen (y limiten) la información que aumenta las emociones negativas, porque pueden confundir y abrumar los sistemas cognitivos.

Cuando estamos menos sensibles y nuestras mentes están más tranquilas, tomamos mejores decisiones.

Hoy en día es difícil lograr un equilibrio saludable. La mayoría de las personas necesita usar dispositivos mientras trabajan de forma remota. La educación de nuestros hijos es virtual.

Entonces, es hora de aprovechar la increíble tecnología que tenemos a nuestra disposición para seguir trabajando y aprendiendo.

Sin embargo, cuando te sientas aburrido o frustrado, reconsidera tu necesidad inmediata de revisar tu dispositivo.

En su lugar, considera dedicar tu mente y cuerpo a algo no digital, una hábito que necesitas crear, que edifique todos tus sentidos. Esto fortalecerá tu sentido de identidad y te hará sentir más vivo.

Fuente: Meridian Magazine

| Para meditar
Publicado por: Sabina Mujica Estrada
Graduada de Turismo, Hotelería y Gastronomía, apasionada por los libros y los idiomas, profesional armando rompecabezas.
comunidades indígenas en Colombia
La Iglesia de Jesucristo dona alimentos a comunidades indígenas en...
Moroni - Templo de Quito
La estatua del ángel Moroni ya está en el Templo de Quito, Ecuador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *