En medio de tu ansiedad, deja que el Señor tome las riendas, Él te guiará

ansiedad

En medio de tu ansiedad, deja que el Señor guíe tu camino, que Él tome tus cargas, que Él te de la paz que tanto buscas. La ruta más segura y confiable es la que Él nos proporciona. 

Cuando se le pidió a Nefi que recuperara las planchas de bronce, él respondió con fe que “[iría] y [haría] lo que el Señor ha mandado” (1 Ne 3: 7). Más tarde aprendió por experiencia propia que el Señor era fiel a Su palabra, al brindarle la ayuda de los cielos para poder cumplir con su tarea. 

Cuando atiendo a Santos de los Últimos Días que tienen desafíos con la ansiedad u otros problemas de salud mental, a menudo toman para sí el ejemplo de Nefi. Pueden pensar cosos como:

“Si el Señor quiere que supere la ansiedad, Él me proporcionará un camino. Pero. ¿cuál es el camino? ¿Qué debo hacer y en qué medida me ayudará?”

También te puede interesar: Los altibajos de la vida nos conducen a los escenarios más hermosos

vídeos del Libro de Mormón Enós

Es una pregunta válida Sabemos que el Señor nos bendecirá con Su ayuda, pero Él también nos instará a que hagamos nuestra parte. Entonces, ¿cuál es nuestra parte? Casualmente, la propia experiencia de vida de Nefi también responde a esa pregunta.

Después de que Lehi y su familia llegaron a la tierra de Abundancia, se regocijaron debido a su hermoso entorno. Ya no deambulaban por el desierto, sino que se encontraban en una hermosa playa repleta de deliciosas frutas.

El Señor, sin embargo, tenía otros planes para Nefi. Le Informó que su destino final era la tierra prometida, una tierra al otro lado del mar, y para ello Nefi necesitaba construir un barco para llevarlos allí.

“Y aconteció que el Señor me habló, diciendo: Construirás un barco, según la manera que yo te mostraré, para que yo lleve a tu pueblo a través de estas aguas.” (1 Nefi 17: 8).

videos del Libro de Mormón episodio 6

Creo que esta simple declaración contiene profundos consejos sobre cómo trabajar junto con el Señor para superar nuestros desafíos.

Como con cualquier desafío personal, todos anhelamos el día en que encontremos paz. Queremos que cese nuestra ansiedad. Queremos que la depresión ceda. Queremos que la promesa del Salvador, “en mí tengáis paz”, se convierta en una realidad en nuestras vidas (Juan 16:33).

Cuando nos encontramos a orillas de nuestras dificultades, vemos un océano muy grande que se interpone entre nosotros y la tierra prometida, donde está nuestro yo más saludable y estable.

¿Cómo atravesamos ese océano?

Tienes que hacer tu parte – “Construirás un barco”

barco

La primera declaración del Señor a Nefi es una invitación a actuar. “Construirás un barco”. Él no dice “te proporcionaré un barco”, o “construiré la mitad del barco”, o “alguien más te dará un barco”. Su instrucción es clara; Nefi debía construir el barco.

Esta es la primera clave para superar la ansiedad u otros problemas de salud mental: tenemos que hacer nuestra parte, debemos actuar. 

Si no estamos lo suficientemente motivados para cambiar hasta el punto de que realmente nos toque hacer el trabajo pesado, entonces el proceso terminará antes de que comencemos.

Satanás nos hará permanecer inertes, lamentando nuestra condición y haciéndonos sentir indefensos a lo largo del camino. Si es que nos encontramos en tal situación, todavía somos capaces de actuar.

Podemos hacer nuestra parte, tenemos que. A medida que ejerzas tu albedrío en armonía con el Evangelio, podrás tener la bendición y ayuda del Señor. Pero aún así necesitas hacer tu parte.

Tienes que buscar revelación – “Según la manera que yo te mostraré”

Después de que el Señor le mandó a Nefi que construyera el barco, le dijo que este se construiría “según la manera que [Él le mostraría]” (1 Nefi 17: 8). Nuevamente, consideremos lo que el Señor no dijo. Él no dijo:

“Nefi, necesito que construyas un barco. Puede ser del tipo que quieras. Avanza y haz tu los planes, no me consultes en nada y luego muéstrame lo que haz logrado.”

El Señor le dijo específicamente a Nefi que Él sería el arquitecto del diseño del barco. 

¿Cuántas veces buscamos resolver nuestros problemas usando nuestras propias estrategias, sin buscar guía de los cielos? ¿Y cuántas veces encontramos que tales estrategias son inadecuadas o ineficaces?

Estoy seguro de que el Señor preferiría ser nuestra primera fuente de información, dejando a Google en un distante segundo lugar. Por supuesto, tenemos que hacer nuestra parte, pero debemos buscar guía celestial para conocer el plan de acción correcto o para ayudar a ver las fallas potenciales en nuestro plan.

Esta estrategia requiere una gran humildad, reconociendo que no tenemos todas las respuestas.

A veces esperamos que el Señor nos dé todo el plan ahora mismo. En el caso de Nefi, el Señor le reveló paso a paso cómo se iba a construir el barco, y le aconsejó a Nefi que buscara revelación continua sobre cómo proceder.

La verdad es que es poco probable que el Señor te dé toda la solución a tus problemas y desafíos después de tu primera oración. Y como a Nefi, Él probablemente te dará línea por línea, precepto por precepto y recordándote que busques Su guía diariamente.

Dicha estrategia no solo brinda como resultado un plan eficaz para enfrentar nuestras pruebas, sino que aumentará nuestra humildad y capacidad para recibir revelación.

Tienes que dejar que el Señor te guíe –Para que yo lleve a tu pueblo a través de estas aguas

Nefi y sus hermanos trabajaron mucho y duro para terminar el barco. Siguieron la guía de los Cielos en el proceso de construcción. Mientras se preparaban para salir al mar, había una condición más sutil pero importante del mandato inicial del Señor.

La razón por la que Nefi necesitaba construir un bote, de acuerdo con el diseño del Señor, era para que “[el Señor] lleve a [su] pueblo a través de estas aguas” (1 Nefi 17: 8).

A pesar de ser un detalle muy pequeño, creo que hay una diferencia significativa entre esa declaración y otra como “para que este barco pueda llevarlos a través de estas aguas” o “para que puedas llevar este barco a través de estas aguas”.

Si bien las dos últimas declaraciones se refieren al poder del hombre, la declaración inicial indica claramente que Dios estaría a cargo de transportar a la familia de Lehi de Abundancia a la tierra prometida. 

Muchos de ustedes actualmente están cruzando el mar de sus problemas y dificultades. Han seguido las instrucciones para construir el barco de acuerdo con los mandamientos del Señor. Ahora atraviesan el largo y difícil proceso de cambio que los llevará a una mayor paz y felicidad.

¿Cuál será tu estrategia? La forma en que avanzas en tu viaje es fundamental para tu éxito. Como Nefi, tienes que navegar el barco de acuerdo con la dirección del Señor. 

A menudo dudamos de los mandamientos del Señor, al no ver la sabiduría en su amorosa guía. Él nos invita a proceder en cierta dirección. Puede que pensemos:

“Esto no se ve bien. Estoy seguro de que es el camino equivocado. Pedí que me aliviara la ansiedad y ahora quiere que yo dé un discurso en la reunión sacramental. ¿Cómo me puede ayudar eso?”

Debido al albedrío, somos libres de elegir nuestro curso a través del mar de dificultades. La sabiduría nos anima a seguir Su dirección. El orgullo exige que sigamos nuestro propio camino. 

La ruta más segura, más confiable, que nos ayuda a crecer es la ruta que Él nos proporciona. 

Tienes que dejar que el Señor te lleve.

Cuando la familia de Lehi llegó a salvo a la tierra prometida, su alegría y gratitud aumentaron enormemente teniendo en cuenta las dificultades que tuvieron para llegar allí. No es diferente con los problemas de ansiedad, depresión o cualquier desafío con el que luches.

pecadores

A medida que hagas tu parte, busques guía continua y dejes que el Señor marque tu rumbo, encontrarás la solución a tus problemas. 

Francamente, cuanto mayor sea la dificultad de la prueba, mayor será la apreciación que experimentarás. Es mi deseo que Dios nos bendiga a todos en nuestro viaje de regreso a nuestro hogar celestial.

Fuente: ldsliving.com

 

| Para meditar
Publicado por: Sabina Mujica Estrada
Licenciada en Turismo, Hotelería y Gastronomía, apasionada por los libros y los idiomas, profesional armando rompecabezas.
Escúchalo
“Escúchalo”: La nueva invitación del Presidente Nelson para este...
matrimonio en el templo
¿Debería casarme en el Templo si mi familia está en contra?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *