Cómo aprender a perdonar, aunque no te pidan perdón

Quizás esto te parezca una locura, pero es real. Cuando alguien actúa sin pensar en el impacto de sus acciones en la vida de los demás, en especial la tuya, te sientes herido.

Muchas veces, te lastima más el hecho de que esa persona no se disculpe por lo que hizo. Entonces, guardas rencor. Pero, eso no te hace bien.

En muchas oportunidades, nos toca vivir sin recibir esas disculpas que tanto esperamos y tenemos que aprender a perdonar, aunque no nos pidan perdón. Y, aunque no lo creas, puedes hacerlo.

Aquí te daremos tres motivos para perdonar, aunque no se disculpen contigo.

1. Perdona a las personas que te lastimaron, no porque lo merezcan sino porque tú mereces liberarte de esos sentimientos

También te puede interesarÉlder Holland: Perdonar no significa volver a una relación tóxica y de maltrato

Es posible que en algún momento a todos nos haya lastimado alguien que queremos.

A veces, esa persona tan importante para nosotros es la que nos trae también la mayor decepción.

Una traición puede rompernos el corazón y provocar el más grande de los corajes.

Aunque el perdón no siempre significa reconciliación es de vital importancia para tu salud espiritual, mental y emocional.

El élder Jeffrey R. Holland enseñó

“A pesar de las ofensas más terribles que nos puedan sobrevenir, solo podemos elevarnos por encima de nuestro dolor al poner los pies en la senda de la sanación real. Tal senda es la senda del perdón que anduvo Jesús de Nazaret, quien nos invita a cada uno de nosotros: ‘Ven, sígueme’”.

2. El perdón borra lo que el tiempo no borró

amor propio felicidad

El perdón es elegir aceptar lo que sucedió como se dio en lugar de lo que pudo o debería haber sucedido.

El perdón puede significar que lo dejas ir. Asimismo, el perdón puede significar que amas desde la distancia. O, puede significar que das un paso hacia tu presente en lugar de anclarte en el pasado.

El perdón es la piedra angular de cualquier relación, romántica o no.

Asumimos que la gente ve la vida de la misma manera que nosotros la vemos. Sin embargo, hay tantas percepciones como personas en este mundo.

revelación

“Vivir con gozo y sin ninguna enemistad es la mejor forma de superar el abuso, es la mejor forma de recuperar el poder que perdimos. Es la clave para evitar que la amargura, la miseria y la ira de quién abusa se transmitan a la persona abusada”.

Nuestra falta de comprensión de las percepciones de otras personas, puede crear brechas basadas en la falta de comunicación, la ira, la animosidad y la desconexión emocional.

Sin embargo, nuestra relación con el perdón, puede ayudar a salvar estas brechas.

3. El perdón ayuda a tu bienestar

revelación

Cuando no perdonamos, es fácil permanecer enfadados.

De la misma manera en que un veterano de guerra queda traumatizado en combate, una persona puede resultar traumatizada por alguien que le importa.

La redacción de cartas suele ser una herramienta poderosa para realizar este trabajo. Muchas personas ni siquiera envían la carta. Sin embargo, el acto de escribir puede ayudar a aclarar las cosas en su propia cabeza.

revelación

Quiero que recuerdes esto que a mí me ayudó a perdonar:

“El perdón es renunciar a la esperanza de que el pasado podría ser diferente”.

A veces, es mejor dejar ir que dar vueltas a las cosas. Sí, es difícil separarse de las personas que amamos, pero si lo piensas tienes el tiempo contado. ¿Cuánto de ese tiempo le vas a dedicar a alguien que ya no está?

Hay que dejar ir esos sentimientos que no suman, hay que evitar las heridas y los conflictos. El perdón es para ti, no para la otra persona.

Esto no podría ser más cierto. Esta es la razón por la que es tan indispensable que puedas aprender a perdonar. Incluso si no te piden perdón.

El crecimiento personal viene de la mano con la madurez. Perdonar ayuda a sanar heridas y superar situaciones que nos lastimaron.

Recuerda que esta situación no es eterna y el tiempo hará que todo pase poco a poco. Lo importante siempre será tener el deseo de avanzar.

“Cuando perdonamos a los demás, nos libramos de la carga del odio y nos preparamos para la vida eterna”. – George Albert Smith

Fuente: Viajero Peligro

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *