Hace poco, Britt y yo estábamos cenando con un familiar que nos dijo que estaba luchando seriamente con dudas sobre la iglesia. Nos contó que ella y su esposo habían dejado la iglesia hace un año y que no sabía si podría pasar por alto las cosas que había escuchado sobre la historia de la iglesia. Nosotros tratamos de compartir nuestros pensamientos y experiencias, pero ella no pareció interesada en escuchar lo que teníamos que decir.  Fue doloroso para nosotros ver la prueba por la que estaba pasando, pero desafortunadamente, hay muchos otros como ellos.

Si tú eres como nosotros, también debes tener muchos amigos, familiares y conocidos que han batallado seriamente con dudas y que quizás han dejado la iglesia.

Y después de ver tantas personas buenas batallando con esto, Britt y yo decidimos hacer algo al respecto. Como verás, hay muchas personas que quieren creer, pero después de que descubren cosas aparentemente desconcertantes sobre la historia de la iglesia, son incapaces de superar sus dudas.

Muchos se han apartado de la iglesia, no porque estaban buscando una razón para irse, sino porque encontraron información que no cuadraba con su fe y que no podían ignorar.

Personalmente, yo sé lo que es luchar con entender cómo ciertas realidades históricas encajan en la historia de la restauración. También tengo muchos amigos ex mormones y me he familiarizado con casi todos los argumentos anti-mormones. Y, sin embargo, soy mormón de corazón.

Hoy les comparto una lista de 5 razones por las que los argumentos anti-mormones no son tan convincentes como a veces parecen ser.

Espero que al compartir lo que he aprendido a través de la fe y la razón, alguien que esté luchando pueda encontrar fortaleza y que quizás algunos de los que se han apartado puedan encontrar su camino de regreso.

  1. La evidencia negativa no es tan poderosa como muchos piensan

Algunos intelectuales sostienen que la “evidencia negativa” es suprema. Para entender lo que esto significa, considera la hipótesis de que “todos los cisnes son blancos”. Según estos intelectuales, no importa cuántos cisnes blancos encuentres, nunca puedes probar que “todos” los cisnes son blancos. Sin embargo, tan pronto cuando encuentras un cisne negro, has desmentido la teoría de que “todos los cisnes son blancos”. Ellos concluyen que la evidencia positiva nunca prueba nada, pero que la evidencia negativa si puede probar algo. Y es fácil ver por qué piensan de esa manera.

Este es el enfoque que los anti-mormones quieren que tomemos con nuestra fe. Ante la inquietante información, quieren que no tengamos en cuenta toda la evidencia positiva porque piensan que sólo unos pocos puntos de evidencia negativa son suficientes para terminar una discusión. Y dado lo lógico que ese razonamiento puede parecer, no es de extrañar por qué.

Pero su enfoque es erróneo.

Para entender por qué, considera este otro ejemplo. Después de descubrir el planeta Urano, los astrónomos intentaron predecir su órbita usando las leyes de la fìsica de Isaac Newton. Pudieron observar la órbita de Urano con sus propios ojos, pero cuando usaron los modelos matemáticos de Newton, fallaron una y otra vez.

Eso no tenía sentido. Las leyes de Newton tenían razón en muchas cosas, pero los astrónomos  encontraron un caso en el que esas leyes no funcionaron. Entonces, ¿Estaba Newton equivocado? ¿No eran sus leyes perfectas como parecían?. A la luz de esta “evidencia negativa”, podría haber sido fácil concluir eso.

Sin embargo, los astrónomos continuaron investigando y estudiando, hasta que años más tarde, descubrieron otro planeta, Neptuno. Curiosamente, cuando estos astrónomos incluyeron la masa de este nuevo planeta en sus cálculos, las leyes de Newton predijeron su órbita a la perfección.

Así que, no fue que las leyes de la física no funcionaron, sino que no parecían funcionar.  Y eso, debido a que los astrónomos no tenían toda la información que necesitaban.

Este ejemplo nos muestra claramente por qué la evidencia negativa está lejos de ser suprema. Tú puedes desenterrar todo tipo de hechos sobre José Smith y el Libro de Mormón, pero nunca sabrás si realmente tienes acceso a todo el contexto y perspectivas relevantes. Y si ese es el caso, ¿Por qué descartar la evidencia positiva que demuestra que José Smith fue realmente un profeta y que el Libro de Mormón es verdaderamente la palabra de Dios?

Podría darte una lista infinita de ejemplos sobre argumentos increíblemente desconcertantes y persuasivos que se han hecho contra la iglesia desde su fundación, pero desde ese entonces han sido invalidados por la nueva información. ¿Cuántos reportes contra el Profeta resultaron ser falsificaciones? ¿Cuántos animales y cultivos del Libro de Mormón que supuestamente eran inexistentes antes del asentamiento europeo, fueron descubiertos que tenían fecha antigua americana en los últimos años? ¿Alguna vez escuchaste sobre la teoría de Spaulding-Rigdon? Probablemente no. Esa solía ​​ser toda la ira de la comunidad anti-mormona, pero que ahora hace parte de la larga lista de declaraciones desacreditadas contra la iglesia.

Siendo honestos, hay ciertas cosas sobre la iglesia y su historia que continúan desafiando cualquier intento de explicación. Pero de nuevo, si somos sinceros en nuestra búsqueda de la verdad, seremos cuidadosos sobre cuánto peso damos a las evidencias negativas considerando todo el contexto que posiblemente aún nos está haciendo falta. A pesar de que nadie debería rechazar las evidencias negativas ciegamente, el que busca sinceramente la verdad, considerará la posibilidad de que hay contexto que falta y sopesará con justicia las evidencias negativas contra las evidencias positivas, sin mencionar la posibilidad de testigos espirituales.

En resumen, el que busca sinceramente la verdad no recibirá la evidencia negativa como suprema.

  1. La evidencia a favor de la restauración es realmente extraordinaria

José Smith profetizó que él sería probado “un profeta verdadero por evidencia circunstancial”. Ahora más que nunca, la evidencia está creciendo a favor de José.

Y no me preocupa si piensas que el Libro de Mormón fue escrito por Oliver Cowdery o Sidney Rigdon o si piensas que un José Smith de 23 años era una especie de genio, aún no puedes explicar la hazaña que sería el Libro de Mormón si fuera realmente un invento.

Las evidencias positivas puede que nunca “prueben” que el Libro de Mormón es verdadero, pero pueden dar una fuerte justificación para estudiarlo detenidamente y en oración.

Ya que las evidencias son tan maravillosas y quiero hacerles justicia, las he tratado en otro artículo: 5 evidencias sorprendentes del Libro de Mormón. Sin embargo, las siguientes, son un avance de esa larga y detallada lista de evidencias:

  • El Libro de Mormón, de principio a fin, está lleno de antiguas formas de arte hebraico. La iglesia SUD ni siquiera se dio cuenta de esto hasta que un misionero lo descubrió en los años 50.
  • El Libro de Mormón explica un sistema monetario que no sólo está estrechamente relacionado con el antiguo Egipto, sino que también constituye el sistema de dinero más eficiente que el mundo haya conocido.
  • El ajuste perfecto del Libro de Mormón con las doctrinas bíblicas y la falta de contradicción es increíble.
  • Es difícil imaginar que un fraude produce tanto bien.

Ésta es una lista abreviada de las cosas que proveen una razón para estudiar de verdad y en oración el Libro de Mormón.

  1. Los argumentos anti-mormones son como teorías de conspiración

Si das una mirada por la selección de Netflix o YouTube encontrarás todo tipo de teorías que te puedas imaginar. Personalmente, todas me parecen una pérdida de tiempo, pero conozco muchas debido a que trabajé en un hospital donde muchos pacientes pasaban todo el día hablando de una teoría y otra.

Un problema muy grande con estas teorías es que suponen de antemano que el gobierno es malo por defecto. Así que, cualquier cosa que diga el gobierno es inmediatamente sospechosa. Es decir, estas teorías no dejan ninguna forma para la entidad involucrada (el gobierno por ejemplo) para defenderse.

Cualquier prueba o contexto que ofrezca el gobierno para exonerarse es “inválida” porque el gobierno está hecho de “puras mentiras.” La mayoría de los teóricos de la conspiración no reconocen el problema con esto, pero imagínate que eres acusado de un crimen, y cuando vas a la corte para tu juicio, no te dan ninguna oportunidad de decir algo en tu propia defensa, ni tampoco traer testigos. A tu abogado ni siquiera se le permite hablar por ti. ¿Por qué? Porque tu eres un “mentiroso” y cualquier cosa que digas no es válida,  entonces no podemos confiar en ti o en aquellos que estén “conspirando” contigo.

¿Eso suena justo? Claro que no.

Pero los críticos hacen exactamente lo mismo con la iglesia y sus miembros.

Los escépticos presentan los hechos (verdades a medias y mentiras descaradas) de la manera que les plazca, pero cuando la iglesia expone el contexto o los eruditos mormones presentan puntos de vista alternativos, los críticos dicen que no es válido por el simple hecho de que salió de su boca. Eso no tiene ningún sentido. Básicamente están asumiendo que su argumento es verdadero sin preocuparse por demostrar que es verdad.

Esta táctica anti-mormona debe tomarse en serio porque se usa muy sutilmente. Los críticos intentan desacreditar a José Smith, los 11 testigos, los profetas modernos, etc., de modo que parece natural desconfiar de la iglesia como fuente. Esto es tan justo como decir que lo único que tu amigo necesita saber de ti son los chismes que ha escuchado sobre  ti. Porque tu lado de la historia “no cuenta”.

Si quieres ver afirmaciones que son tan terribles como los argumentos anti-mormones, mira una lista de afirmaciones desacreditadas de que la llegada a la luna es un completo engaño. Las afirmaciones parecen ser muy convincentes, sin embargo, cuando miras un poco más de cerca y hablas con las personas que saben algo sobre ciencia, espacio y NASA, te das cuenta rápidamente que sus declaraciones no tienen validez.

Es más, las preguntas difíciles que la NASA podría plantear en su defensa, tales como “si el aterrizaje de la luna fuera realmente una conspiración, ¿Cómo podrían haber mantenido el secreto durante tanto tiempo? ¿No habría un astronauta o una persona del equipo de filmación divulgado la verdad?” son como decir “¿Por qué ninguno de los 11 testigos nunca negó su testimonio de haber visto las planchas de oro, incluso cuando muchos de ellos se alejaron?

Y si tú eres del tipo de persona que rechaza la explicación de la NASA porque la bandera americana aparecía agitándose en la película del aterrizaje a la luna, entonces hay muchísimas teorías de conspiración que te pueden interesar. Sólo busca en Google cualquiera de las siguientes: el gobierno federal está siendo dirigido por una organización mundial en las sombras, la tierra es plana, los hombres langosta viven debajo de la corteza terrestre, Obama es realmente un extraterrestre, el presidente Kennedy fue realmente asesinado por la CIA, etc.

  1. La literatura anti-mormona usa trucos de presentación engañosa

Una de las razones principales por la que la literatura anti-mormona aparta a las personas de la iglesia es porque produce artificialmente un efecto de conmoción y de asombro. Como verás, la iglesia se enfoca en las enseñanzas del evangelio y las cosas que realmente importan, mientras que los hechos históricos que son insignificantes, no edificantes o difíciles de entender son usualmente omitidos en el proceso. Desafortunadamente, esto brinda una oportunidad a los opositores para decir, “déjame decirte algo que tú no sabes. ¿Y por qué no lo sabes? Es porque la iglesia lo está ocultando ¿No te das cuenta? Estos hechos históricos son incriminatorios, y por eso te lo han ocultado”. De repente, lo que no hubiera sido tan grande si siempre lo hubieras sabido, se vuelve una conspiración por los líderes de la iglesia.

La iglesia ha respondido a esto demostrando que no tiene nada que ocultar. Ha publicado artículo tras artículo tratando las mayores controversias, pero colocándolas en contexto y proporcionando una perspectiva fiel. Por ejemplo, la iglesia es bastante abierta al hecho de que José sí fue un buscador de tesoros cuando era joven y que usaba prácticas supersticiosas en su búsqueda. Por supuesto, esto parece menos desenfrenado cuando se tiene en cuenta que esto era común durante la época en la cultura americana, especialmente entre los pobres y sin educación.

Por supuesto, nunca obtendrás el contexto relevante de los críticos de la iglesia.

Lo que la gente tiene que entender es que mientras la literatura anti-mormona está llena de muchos hechos históricos, a menudo los presentan en una luz siniestra. Así que, aunque no haya nada siniestro sobre lo que pasó, los eventos se ven así por la forma en la que los presentan.

Un ejemplo de esto es la forma en la que algunos anti-mormones sorprenderán a su público al revelar que José Smith tradujo la mayor parte del Libro de Mormón a través de una piedra vidente, en vez de traducirlo principalmente a través del Urim y el Tumim como la mayoría de los miembros se imagina. José colocaba la piedra en un sombrero y luego presionaba su cara contra él para bloquear la luz exterior. Realmente no hay nada extraño en el uso de una piedra reveladora para traducir un registro antiguo, sin embargo, los anti-mormones describen estos eventos de tal forma que hacen que José se vea como un lunático mirando detenidamente a un sombrero. También lo hacen parecer como si la iglesia estuviera manteniendo está información en secreto (en realidad está en el sitio web de la iglesia).

Al beneficiarse de la información que la iglesia no oculta, pero que sólo muy pocos miembros saben, los anti-mormones son capaces de controlar la comunicación de tal forma que parezca que José es algo que no es.

En éste y en muchos otros casos, no es la fuerza de la razón lo que hace que la gente se aparte de la iglesia: es el efecto de la emoción.

A parte de manipular la información que pocos miembros conocen, los anti-mormones también hablan de cosas que pasaron 200 años atrás que son difíciles de entender desde una perspectiva moderna. Sin ponernos en sus zapatos y entender todos los hechos que pasaron antiguamente, las cosas que no son tan importantes de repente parecen ser las piezas más importantes de la evidencia negativa.

Podría continuar y hablar de todos los trucos de presentación engañosos que hay, pero dejaré esto así por ahora.

  1. Un testimonio espiritual es realmente una buena razón para “dudar de nuestras dudas”

La razón principal por la que creo en Cristo y en la iglesia restaurada es debido a las experiencias espirituales que he tenido. La razón humana es limitada. Pura y simple. Lo que sea que digan los ateos, ellos también tienen que ejercer fe. Hay muchas cosas que son desconocidas y es por eso que la revelación personal es tan importante. La revelación crea un puente entre lo que los humanos creen que saben y la verdad que sólo Dios puede destilar.

Por lo tanto, cuando tú experimentas revelación personal que te confirma la existencia de Dios, el amor de Cristo por la humanidad, la veracidad del Libro del Mormón, y el sagrado llamamiento de José Smith, tiene sentido que esto sea una pieza de evidencia abrumadora. Puede ser una evidencia que nadie más puede comprender, pero es una evidencia, y es ciertamente lógico sacar conclusiones de ella.

Antes de ir a la misión, tuve una crisis de fe que me llevó a estudiar y a orar con más fervor que nunca. Realmente quería saber. Después de muchas semanas de esfuerzo, orando y estudiando durante horas cada día, tuve experiencias que me testificaron la verdad que había estado buscando.

Y no estoy hablando sobre el tipo de sentimiento que se tiene cuando escuchas una historia conmovedora, tú puedes experimentar eso con o sin el Espíritu. Tampoco estoy hablando sobre el sentimiento que desafía la comprensión humana o que te causa escalofríos, también puedes experimentar eso con o sin el Espíritu.

Estoy hablando sobre otra cosa. Y si no sabes a lo que me refiero, te invito a que lo descubras.  Sólo recuerda que el estudiar las escrituras a medias y solo de vez en cuando no es suficiente. Dios espera más de nosotros.

Por qué deberías compartir este artículo:

Hay mucha gente en el mundo que está luchando con el flujo de información contradictoria acerca de la iglesia. Antes, tenías que esforzarte mucho para encontrar opiniones negativas de la iglesia, pero ahora esas opiniones te encuentran a ti a través de las redes sociales y el internet en general.

Así que, piensa en alguien que conoces o que amas y que quizás necesite un poco de ayuda para ver que los argumentos en contra de la iglesia no son lo que parecen.

 

Este artículo fue escrito originalmente por Dustin Phelps y publicado en hapinness-seekers.com, con el título “5 reasons anti-mormon arguments are totally unconvincing”