Psicólogo Santo de los Últimos Días: El arsenal espiritual que necesitas para soportar tus pruebas

Solía ​​creer que una vida libre de pruebas era lo más deseable.

Pensé que, si era lo suficientemente justo, me evitaría las dificultades y los desafíos que experimentaban los demás.

A medida que ha aumentado mi comprensión del plan del Padre, me he dado cuenta de que estoy equivocado en ambos aspectos.

Una vida libre de pruebas es la experiencia terrenal menos deseable porque no conduciría al crecimiento.

El comportamiento recto definitivamente no nos exime de dificultades y desafíos.

Desde entonces he llegado a comprender que las pruebas y los desafíos no siempre son aberraciones o pasos en falso en el sendero estrecho y angosto.

La mayoría de las veces, son oportunidades de crecimiento.

Aun así, hay que soportar las pruebas.

El simple hecho de ver los desafíos como cosas normales. O, incluso como algo enviado del cielo, por lo general no los hace más fáciles de manejar.

Sin embargo, hay cosas que podemos hacer para soportar bien nuestras pruebas y, como resultado, incluso volvernos más fuertes.

hinduismo

Mormón enseñó sobre el principio de la caridad, que es el amor puro de Cristo y una de las características más resaltantes del Salvador.

De hecho, Mormón enseñó que cuando desarrollamos la caridad, llegamos a ser como el Salvador (véase Moroni 7:48).

Su hermosa descripción de este asombroso rasgo lo hace aún más deseable.

“Y la caridad es sufrida y es benigna, y no tiene envidia, ni se envanece, no busca lo suyo, no se irrita fácilmente, no piensa el mal, no se regocija en la iniquidad, sino se regocija en la verdad; todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta” (Moroni 7:45). 

Veamos cómo esta escritura puede ayudarnos a llevar mejor nuestras cargas.

Todo lo sufre

También te puede interesar: Cómo estas dos experiencias de José Smith pueden ayudarte a superar tus desafíos

A veces, creemos que nuestras pruebas son excesivas. O, que, debido a nuestra obediencia, merecemos un camino más fácil.

Creo que parte de la gestión eficaz de nuestros desafíos es aprender a aceptarlos primero.

El rey Benjamín enseñó que parte del proceso de transformar nuestra naturaleza caída en seres semejantes a Cristo es estar “dispuestos a someternos a cuanto el Señor juzgue conveniente infligir sobre nosotros” (Mosíah 3:19).

Sadrac, Mesac y Abednego sabían que Dios podía librarlos de la carga que se avecinaba en un horno de fuego. Sin embargo, también reconocieron que “si no”, permanecerían fieles (véase Daniel 3:18).

Incluso nuestro más grande ejemplo, nuestro amado Salvador, nos mostró cómo aceptar humildemente un camino difícil.

“Y decía: Abba, Padre, todas las cosas son posibles para ti; aparta de mí esta copa; pero no lo que yo quiero, sino lo que quieres tú” (Marcos 14:36).

bondad

Si no estamos dispuestos a aceptar las pruebas de la vida, estaremos menos equipados para afrontarlas.

Cada día, solo tenemos cierta cantidad de energía emocional para gastar.

De manera similar a los recursos financieros, lo que gastas en una cosa no se puede gastar en otra.

Si asignamos una fuerza emocional excesiva a quejarnos de las pruebas, nos preguntamos “¿por qué yo?” o creemos que merecemos algo mejor. Eso disminuirá la fuerza emocional que podemos utilizar para abordar el desafío.

Soportar todas las cosas significa aceptar humildemente nuestras circunstancias y esforzarnos por mejorar.

Hacer esto, aligera un poco nuestra carga y nos permite avanzar con mayor fuerza.

Todo lo cree

expiación

A veces, nuestras pruebas brindan una experiencia similar.

Cuando las cosas van bien y los caminos son lisos, es fácil creer que el Señor nos ama y nos sostendrá.

A medida que aumentan los desafíos, puede resultar cada vez más difícil creer esas verdades.

Cuando sientes que tu influencia de apoyo está menguando o es ausente, surgen dudas.

¿Realmente Él quiso decir lo que dijo antes? ¿Sentimos que clamamos como el profeta José Smith? “Oh Dios, ¿en dónde estás? y ¿dónde está el pabellón que cubre tu morada oculta?” (DyC 121: 1).

Así como sabemos que el sol existe, aunque no podamos verlo en un día nublado, el Señor velará por nosotros incluso cuando Su mirada parezca distante.

Él siempre cumplirá Sus promesas, pase lo que pase.

Satanás quiere que perdamos la fe durante los tiempos de prueba. Sin embargo, esos son los momentos en los que es más importante avivar nuestras creencias y aferrarnos a las verdades que hemos conocido.

Todo lo espera

La esperanza es un concepto interesante.

Creo que el consejo de Mormón de soportar, creer, esperar y perseverar es un proceso escalonado.

Cada cualidad se basa en la otra y es un paso de fortalecimiento para alcanzar el siguiente nivel.

Una vez que aceptamos nuestras pruebas y volvemos a comprometernos con nuestra creencia de que Dios nos sostendrá, entonces viene la esperanza.

La esperanza es similar a la creencia, pero con una medida adicional de inversión personal.

Se describe al Salvador como la “esperanza de su pueblo” (Joel 3:16).

Antes de Su venida, la gente creía que Él vendría.

Sin embargo, esperar Su venida era más que un simple conocimiento y un acuerdo con las profecías.

nacimiento de jesús

Esperar que el Salvador viniera, para redimirlos, no era solo fe, sino también anhelo, anticipación y gozosa expectativa de Su misión.

Agregar esperanza a la fe crea una base más sólida para enfrentar las dificultades. Moroni enseñó:

“De modo que los que creen en Dios pueden tener la firme esperanza de un mundo mejor, sí, aun un lugar a la diestra de Dios; y esta esperanza viene por la fe, proporciona un ancla a las almas de los hombres y los hace seguros y firmes, abundando siempre en buenas obras, siendo impulsados a glorificar a Dios” (Éter 12: 4).

La esperanza es un ancla. Las anclas nos mantienen firmes a pesar de las tormentas.

Durante las pruebas, esperamos tiempos mejores. Miramos hacia adelante con ojos de fe, corazones llenos de esperanza y confiamos en que el Señor nos sostendrá durante los días de invierno.

La esperanza es una herramienta poderosa para afrontar mejor los desafíos.

Todo lo soporta

esperanza

Armado con voluntad, fe y esperanza, ahora viene el arma final de nuestro arsenal para superar los desafíos: la resistencia.

La resistencia es el camino largo. Nos esforzamos todos los días por mejorar.

La resistencia es enfrentarse al viento y seguir adelante, especialmente cuando queremos darnos por vencidos.

Cuánto avanzas cada día es intrascendente. No se te juzga según el progreso de los demás. El Señor simplemente desea que avances poco a poco con la mayor frecuencia posible.

El Señor aconsejó a los primeros Santos:

“Por tanto, no os canséis de hacer lo bueno, porque estáis poniendo los cimientos de una gran obra. Y de las cosas pequeñas proceden las grandes”. (DyC 64:33)

En otras palabras, no te rindas. Sigue avanzando. Reconoce que cada pequeño paso eventualmente conducirá a la finalización de un tremendo viaje.

Satanás quiere hacernos creer que los pequeños esfuerzos son inútiles porque producen pequeños cambios.

Eso es como creer que proporcionar luz solar y agua todos los días a una semilla plantada no tiene sentido.

Después de todo, ayer cuidaste la semilla y no viste ningún cambio. De hecho, probablemente pasarán semanas de cuidado constante antes de que brote esa semilla.

Sin embargo, con la nutrición regular de esa pequeña semilla, podría brotar una hermosa planta que también sea resistente y fuerte.

Tu progreso espiritual y emocional no es diferente. Haz lo correcto. Nutre tu mente y espíritu con la verdad. Con el tiempo, te volverás más fuerte y podrás manejar mejor las dificultades.

Alma enseña que quienes se preocupan por las semillas de la verdad, finalmente pueden participar del glorioso fruto que satisface perpetuamente el hambre y la sed espirituales.

“Entonces, hermanos míos, segaréis el galardón de vuestra fe, y vuestra diligencia, y paciencia, y longanimidad, esperando que el árbol os dé fruto”. (Alma 32:43) 

A medida que aumentemos nuestra capacidad para sobrellevar las dificultades, nuestra fe, mantengamos la esperanza y perseveremos hasta el final, también cosecharemos la recompensa de la fe y saborearemos el fruto siempre satisfactorio del crecimiento espiritual.

Fuente: LDS Living

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *