A pesar de las suposiciones hirientes que algunas personas hacen debido a mi color de piel, tengo fe en que el Evangelio puede ayudar a todos a ser más semejantes a Cristo.

También te puede interesar:¿Por qué mi raza es un regalo de Dios?

“Sólo entraste por tu color de piel.”

Trabajé duro en la escuela secundaria. Tomé clases de colocación avanzada y me desempeñé bien académicamente, pero cuando mi mejor amiga y yo aplicamos la misma universidad y sólo yo entré, ella no me dijo nada al respecto. Por el contrario, lo ella dijo fue algo que he escuchado decir a mucha gente.

“Es sólo por tu color de piel.”

Al crecer, nunca pensé que fuera diferente de mi familia adoptiva blanca. Nuestros padres nos enseñaron que el trabajo duro era más importante que una habilidad, y yo viví y creí eso.

miembros de la Iglesia

Cuando algunas personas comenzaron a ver mi color de piel en lugar de mi trabajo duro e inteligencia, me dolió. Después de tres años en la universidad, todavía escucho a las personas decir que estoy aquí sólo por una acción de compromiso dentro de las solicitudes de la universidad.

Desafortunadamente, hacer suposiciones basadas en el color de la piel en lugar de quiénes somos realmente no es un problema limitado a la escuela; he oído a gente preguntarle a mi esposo, que es blanco, cómo es estar casado con una mujer negra. En la Iglesia, tengo que recordarme a mí misma que las personas sólo tratan de ser amables e intentan ayudar cuando me preguntan si soy una conversa reciente.

Crecí en la Iglesia, serví una misión y me casé en el templo, pero la suposición de que debo ser nueva en la Iglesia sólo por mi color de piel refuerza que algunas personas vean mi raza en lugar de verme por lo que soy.

Desde la mitad del siglo XIX hasta 1978, la Iglesia no ordenó a los hombres negros ni permitió que hombres y mujeres negros participaran en la investidura del templo ni de las ordenanzas del sellamiento. Si bien la revelación que extiende las bendiciones del sacerdocio y del templo fueron recibidas hace 40 años, parte de la especulación pasada sobre por qué existía la restricción todavía parece afectar la forma en que algunos miembros de la Iglesia me miran en la actualidad.

misioneros

No sé por qué se estableció la restricción del sacerdocio. Personalmente, estoy de acuerdo con no saber, porque sé que Dios ama a todos sus hijos, sin embargo, de vez en cuando, algunos miembros todavía dicen cosas realmente hirientes sobre la fidelidad y las capacidades (o la falta de ellas) de los miembros negros.

Algunos creen que el racismo ya no existe. Si bien el mundo ha progresado, todavía siento el pinchazo de los estereotipos que algunos todavía existen. Aún así tengo la esperanza de que podemos seguir progresando dejando atrás del racismo al reconocer las suposiciones que hacemos y dejar atrás los estereotipos.

Mi fe está en Dios. Estoy muy agradecida por el Evangelio de Jesucristo encontrado en Su Iglesia, siempre me ha encantado y querido aprender más al respecto. Cuanto más estudio las Escrituras, más crece mi amor. He vivido el Evangelio y he visto sus bendiciones. No creo que pueda vivir mi vida de manera feliz si no fuera miembro de la Iglesia. Gracias al Salvador y a Su Evangelio, puedo ser mejor y encontrar la paz a través de cualquier desafío que tenga.

Este artículo fue escrito originalmente por lds.org y fue publicado por ldsliving.com bajo el título: ““It’s Because You’re Black”: Church Article Challenges Our Assumptions, Helps Us Look Forward with Faith