La asistencia a las iglesias ha estado disminuyendo durante décadas. ¿La pandemia lo empeorará?

asistencia a las iglesias

Ahora que las iglesias de diferentes denominaciones vuelven a abrir sus puertas, los líderes religiosos se enfrentan a un nuevo desafío: La asistencia a la iglesia

El COVID-19 obligó a las congregaciones de todo Estados Unidos a pasar un tiempo separados.

Ahora que las iglesias vuelven a abrir sus puertas, los líderes religiosos de diferentes denominaciones se preocupan de que al menos algunos de sus antiguos miembros deseen cortar lazos de manera permanente.

“¿Será este un punto de inflexión en el que las personas que no están muy comprometidas eligen retirarse? La respuesta a eso es probablemente sí para un número significativo de personas”, dijo Ed Stetzer, un especialista en evangelización que se desempeña como director ejecutivo del Centro Billy Graham de Wheaton College.

asistencia a las iglesias

También te puede interesar: Élder Rasband revela 9 verdades sobre la nueva proclamación

Si esta predicción se hace realidad, las casas de culto sufrirán. Muchas denominaciones ya se enfrentan a una falta de presupuesto y cancelaciones de servicios de adoración debido a la falta de asistencia.

“El sentido de obligación de estar [en la iglesia] todas las semanas es definitivamente más débil hoy en día que hace una generación atrás”, dijo Nancy Ammerman, profesora de sociología de la religión de la Universidad de Boston.

Más allá de la reducción de la asistencia a las congregaciones, las deserciones vinculadas a una pandemia podrían alimentar una disminución más amplia en el comportamiento religioso.

asistencia a las iglesias

Ammerman dijo que las personas que dejan de asistir a la iglesia rara vez desarrollan o mantienen prácticas espirituales en el hogar.

“Si no hay … una comunidad que te dé un sentimiento de obligación y de pertenencia, es muy tentador simplemente no hacer nada”, dijo.

Las Iglesias necesitarán actuar rápido para detener las posibles salidas por parte de sus miembros, dijo Stetzer. Encontrar la solución correcta parece ser una tarea complicada.

“Creo que fue mucho más fácil cerrar una iglesia que volver a abrirla”, expresó.

Precaución ante el coronavirus

asistencia a las iglesias

El mayor desafío de los líderes religiosos, al menos a corto plazo, será decidir cuándo hablar al respecto. En medio de una pandemia en curso, los pastores corren el riesgo de parecer insensibles si comentan sobre la baja asistencia antes de tiempo, comentó Stetzer.

“Hay un gran número de personas que planean evitar las grandes multitudes en el futuro previsible”, dijo.

Investigaciones recientes mostraron que es poco probable que alrededor de la mitad de los adultos estadounidenses que asistían a la iglesia antes del COVID-19 regresen a la iglesia en este momento, incluso si los líderes públicos de salud lo consideran seguro.

Según la nueva encuestas de Deseret News y el Instituto de Política Hinckley, más habitantes de Utah estarían “muy” o “algo” cómodos cenando en restaurantes (62%) o yendo al centro comercial (67%) en este momento que asistiendo a los servicios religiosos en persona (52%).

donación de medicina y alimentos

“Cantar (en la iglesia) parece la manera perfecta de propagar enfermedades”, dijo Jaxon Peterson, un padre de dos hijos de 31 años, esta semana a Deseret News.

En su mayor parte, los líderes religiosos simpatizan con las preocupaciones de las personas.

“Le dije a los miembros que si tenían alguna razón para pensarlo dos veces, tal vez deberían quedarse en casa”, dijo el reverendo Leroy Davis, pastor de la Iglesia Hopeful Baptist en Montpelier, Virginia, iglesia que reabrió el mes pasado.

Muchas iglesias continuarán ofreciendo servicios virtuales durante los próximos meses para aquellos que temen contraer la enfermedad, dijo Stetzer.

“Habrá un ministerio bifurcado, una comunidad online al mismo tiempo que una comunidad física, probablemente durante al menos un año”, expresó.

Sin embargo, en algún momento, probablemente después de que la vacuna contra el coronavirus haya sido encontrada, el virus dejará de ser una preocupación legítima y se convertirá en una excusa conveniente para no ir a la iglesia, agregó.

En general, las personas indecisas en cuanto a asistir a un servicio de adoración no necesitan mucho incentivo para pasar de un “tal vez” a un “no, gracias”.

“Si no estás seguro de ir a la iglesia y sólo necesitas una razón para no hacerlo, entonces la excusa “no me reúno en multitud” puede ser la siguiente”, dijo Stetzer.

Afrontando la baja asistencia

Incluso después de que termine la pandemia, es probable que algunos pastores tengan dificultades para enfrentar a los antiguos miembros que no regresan a la iglesia.

Muchas denominaciones dejaron de enfatizar la asistencia regular a la iglesia en las últimas décadas, por lo que sería difícil para ellos cambiar ahora de perspectiva, dijo Ammerman.

“Hace algunas generaciones, la gente sentía que, si eras un buen cristiano o un buen judío, tenías que estar presente en la iglesia todas las semanas”, compartió Ammerman. 

En las décadas de 1950 y 1960, las expectativas comenzaron a cambiar debido a un grupo de líderes religiosos que se centraron en otros valores y fieles que querían dirigir su propio desarrollo espiritual.

matrimonio

La mejor táctica para los líderes religiosos preocupados por sus rebaños podría ser resaltar lo difícil que es mantenerse comprometido con la fe de manera individual, dijeron los expertos en religión. Una vez que las personas abandonan una congregación regular, rara vez se mantienen constantes con sus planes espirituales originales.

“Es improbable que las personas que no tienen algún tipo de comunidad espiritual mantengan algún tipo de práctica espiritual activa”, dijo Ammerman.

Los líderes religiosos preocupados por las deserciones relacionadas con la pandemia también pueden tratar de garantizar que haya un estándar más bajo para participar de su iglesia, dijo Stetzer.

Alguien que ha dejado el hábito de asistir a los servicios de adoración en persona cada fin de semana aún podría estar dispuesto a ver una transmisión en vivo desde la comodidad de su hogar.

asistencia a las iglesias

“El internet probablemente será la nueva puerta de entrada de la iglesia. Antes, la puerta principal era literalmente la puerta principal”, dijo.

El coronavirus creó muchos desafíos para las casas de adoración, sin embargo el llevar partes de su programa regular de manera online puede ser algo muy bueno, agregó.

Algunos pastores informaron haber escuchado a personas en diferentes estados e incluso en diferentes países que se conectaron para ver la transmisión en vivo de su iglesia disfrutaron de lo que vieron, según The Seattle Times.

“No creo que regresemos a una época en donde las iglesias no se preocupaban por los recursos vía online”, dijo Stetzer.

Este artículo fue escrito originalmente por Kelsey Dallas y fue publicado originalmente por deseret.com bajo el título “Church participation has been declining for decades. Will the pandemic make it worse?

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *