Basta con echar un vistazo a las noticias para saber sobre los desastres y las tragedias en todo el mundo. Solo hace falta echar un vistazo a nuestras propias vidas para saber que también ocurren cerca de casa.

Las dificultades de todos son únicas, pero todos tienen algunas.

Tal vez, ese sea el primer paso para enfrentar y tener esperanza: darse cuenta de que no estamos solos mientras experimentamos las dificultades de la vida. Todos, en un grado u otro, afrontan las dificultades juntos.

felicidad

Si bien podríamos preferir alejarnos de los demás y luchar en privado, los corazones sanan mejor cuando están abiertos. Ahí es cuando el amor puede entrar, cuando los lazos de amistad pueden curar un corazón roto.

amor de Dios

Una vez, el escritor James Thurber compartió esta definición de amor que escuchó de un amigo: “El amor es lo que has afrontado con alguien” (en “Thurber”, Life, 14 de marzo de 1960).

Todos nos sentimos inspirados por personas que eligen afrontar algo con alguien por amor. Por ejemplo, una mujer que fue abusada durante su juventud busca la ayuda de otras mujeres para recuperarse. Los veteranos aconsejan a otros con trastornos de estrés postraumático. Las viudas forman grupos de apoyo. Todos encontraron el secreto, no solo para sobrevivir, sino para florecer.

felicidad

También te puede interesar: “Recuerden y nunca olviden”: El Élder Holland les enseña a los graduados cómo tener garantizada la felicidad

En lugar de atascarnos en la idea de que nuestro sufrimiento no es justo, nos las arreglamos mejor si nos damos cuenta de que el mundo no nos debe consuelo ni tranquilidad. De hecho, la forma de salir de la desesperación por nuestros problemas es dejar de llevar la cuenta y tratar de dar consuelo y tranquilidad a los demás.

lecciones de amor

 

Cuando lo hacemos, la vida mejora. Nuestros problemas parecen más pequeños y nuestras perspectivas más claras. Comenzamos a tener esperanza nuevamente.

El poeta del siglo XIV, Hafez, escribió:

Incluso

Después

De todo este tiempo

El sol nunca le dijo a la tierra,

“Me debes”.

Mira

Lo que pasa

Con un amor así,

Ilumina todo el firmamento.

(“The Sun Never Says”, en The Gift)

Este tipo de generosidad del alma es mucho más que una buena idea. Es esencial para la felicidad. Cuando damos desde el corazón, podemos iluminar todo el firmamento, el cielo que todos compartimos.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Church News y fue publicado en thechurchnews.com con el título “The attribute that’s essential for happiness”.