El alarmante crecimiento de la desafiliación religiosa y qué podemos hacer al respecto

Como científico social, estuve investigando sobre la desafiliación religiosa en mi país.

Descubrí que la Encuesta Social General, el lugar indicado en el que un investigador puede saber cuántas personas no asistieron a la iglesia desde 1980, acababa de publicar sus datos sobre la vida política y religiosa estadounidense.

El resultado me sorprendió.

La cantidad de personas que no practican ninguna religión era la misma que los católicos romanos y protestantes evangélicos, los dos grupos religiosos más grandes de los Estados Unidos.

¿Cómo sucedió esto?

oración

También te puede interesar: Médico de la Iglesia de Jesucristo habla sobre la relación entre la pandemia y la religión

Desde el punto de vista de las ciencias sociales, puedo decir que cada persona que se aleja de la religión tiene sus propias razones y su propio camino espiritual.

Sin embargo, existen fuerzas grandes e invisibles en la sociedad que pueden hacer que la decisión de cambiar la afiliación religiosa sea más fácil o más difícil.

Esos factores invisibles pueden ser culturales, políticos, teológicos o simplemente el espíritu de la época.

Estadísticas

Por ejemplo, en Europa, donde se han librado docenas de guerras religiosas durante los últimos cientos de años, muy pocas personas asisten a la iglesia con regularidad.

Polonia e Irlanda tienen altos niveles de asistencia religiosa, pero esos son valores atípicos.

En Italia, el centro del catolicismo, la adhesión religiosa coincide con la de los EE.UU., solo 1 de cada 4 personas asisten a los servicios religiosos una vez a la semana.

Otros países europeos populosos como España y Gran Bretaña tienen tasas de asistencia en la adolescencia.

Por otro lado, en Alemania y Francia, menos de 1 de cada 10 personas asiste a la iglesia una vez a la semana o más.

Si bien no existen medidas confiables de la religiosidad europea antes de la década de 1970, los cientos de iglesias vacías que existen en todo el continente dan testimonio de la realidad de que Europa se ha convertido en un continente abrumadoramente secular desde la Segunda Guerra Mundial.

A medida que las democracias desarrolladas han ganado niveles más altos de avance educativo y económico, han abandonado la religión.

Algunas teorías sobre la creciente desafiliación religiosa

ir a la Iglesia

Algunos científicos sociales creen que la desafiliación religiosa se debe al pluralismo religioso. El hecho de que ninguna tradición abarque a más del 30% de la población podría aislar a la religión de una reacción nacional contra todas las expresiones de fe.

Otro factor de la desafiliación religiosa es la política. En Estados Unidos, el giro a la derecha entre los devotos religiosos puede haber encendido una reacción violenta por la cual los políticos moderados y los liberales huyeron de la iglesia en masa cuando sus creencias políticas fueron desafiadas.

Por otro lado, un gran factor de la desafiliación religiosa es la familia. Una gran cantidad de investigaciones en ciencias sociales concluye que ser parte de una comunidad religiosa es más probable cuando alguien proviene de un entorno familiar estable. Esto puede deberse a que las madres solteras o divorciadas pueden sentirse incómodas en la iglesia, que se enfoca en la familia.

Si bien el estado civil es una parte importante del rompecabezas de la afiliación religiosa, no es la única variable relacionada con la familia que puede impulsar la desafiliación.

Una de las teorías mejor citadas en la sociología de la religión se llama el “efecto del ciclo de vida”, que es el entendimiento de que la asistencia religiosa aumenta y disminuye a lo largo de la vida de una persona.

Específicamente, con frecuencia, los niños son muy religiosos y muchos crecen en grupos de jóvenes y asisten a campamentos de iglesias y otros eventos religiosos. Sin embargo, cuando se gradúan de la escuela secundaria, pasan a una etapa más aventurera y tratan de encontrar su propia identidad.

A menudo, esto conduce a una asistencia menos frecuente a la iglesia.

Esta desafiliación es de corta duración, ya que muchos comienzan a establecerse entre los 20 y los 30 años, una etapa de la vida que a menudo se caracteriza por el matrimonio y la crianza de los hijos.

Muchos quieren que sus hijos crezcan con una base moral como ellos, por lo que recuperan su afiliación religiosa. Si se aplica el efecto del ciclo de vida, las instituciones sociales del matrimonio y la familia deberían atraer a las personas a sus bancos.

estudios o matrimonio

Eso es exactamente lo que muestran los datos de la Encuesta Social General: está claro que el grupo de personas que es más probable que no estén afiliadas a ninguna religión son las personas que no están casadas y no tienen hijos.

De hecho, el 35% de ese grupo dijo que no tenía afiliación religiosa en 2018, lo que es 12 puntos porcentuales más alto que la tasa del público en general.

Vale la pena señalar que alguien que no está casado ni es padre tiene el doble de probabilidades de no estar afiliado a alguna religión que alguien que es ambos.

Los resultados de la encuesta también indican que aquellos con menos educación tienen solo un poco menos de probabilidades de alejarse de la religión que aquellos que tienen al menos algo de educación universitaria. Sin embargo, a medida que las personas realizan más cursos a nivel universitario, la probabilidad de desafiliación religiosa aumenta.

¿Qué podemos hacer para disminuir la desafiliación religiosa?

servicio

Mi consejo es escuchar la historia de aquellos que decidieron alejarse de las comunidades religiosas.

Puede ser que sus historias no sean tan esclarecedoras. Quizás, la iglesia simplemente no funcionó para ellos y no vieron ningún beneficio en la asistencia regular. Otras personas, tal vez se fueron por razones más delicadas.

Sin embargo, independientemente de sus motivos, deberíamos estar dispuestos a escucharlas y entender que no todos llegan a la fe de la misma manera que nosotros.

Quizás esas personas pertenecen a la comunidad LGBTQ y se sienten discriminadas en las comunidades religiosas. Otras, podrían preguntarse por qué Dios permitió que les ocurrieran cosas tan terribles. O, se ven obligados a trabajar los domingos para poder llegar a fin de mes. Tal vez, se sienten condenados al ostracismo por casarse con alguien de una fe diferente o concebir antes del matrimonio.

abuso

Creo que debemos ejercer el segundo gran mandamiento de Dios, amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos y, a partir de ahí, poder extender ayuda.

Dar una mano a las personas no solo con la intención de intentar llevarlas a Cristo, sino también para demostrarles que alguien que ni siquiera conocen las ama y desea ayudarlas.

Tuve una experiencia personal muy hermosa. Soy pastor y, en una oportunidad, junto con mi comunidad de fe comenzamos a hacer paquetes para ayudar a unos niños necesitados.

En ellos incluimos una nota en la que decía quiénes éramos y qué estábamos haciendo. Nos aseguramos de hacerles saber que, si necesitaban ayuda, simplemente podían llamarnos.

servicio

Entonces, un día, sonó el teléfono. Era la abuela de uno de los niños que había recibido un paquete. La temperatura había comenzado a bajar y su nieto necesitaba un abrigo. Ella pidió ayuda.

Dio la casualidad de que teníamos una venta de artículos usados ​​ese fin de semana y teníamos un salón lleno de ropa. Los invitamos a tomar todo lo que necesitaban. Unas horas después, ella y su nieto metieron dos brazos llenos de ropa en su baúl y se fueron.

No tengo idea de si ese joven o su abuela alguna vez llegarán a conocer a Cristo, si ese joven será ateo, feligrés o ninguno.

Sin embargo, esto es lo que sí sé: cuando ese joven esté sentado como un adulto un día, hablando de cosas espirituales, puede que tenga algunas cosas malas que decir sobre la iglesia. No obstante, espero que cuando cuente su historia de fe, al menos mencione la única vez que necesitó ayuda y una iglesia acudió a su rescate.

Fuente: Deseret News

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *