Mi esposo es un experto en este tipo de dolor. Jeremiah no tiene un título (todavía), pero su desafortunada experiencia en la vida le ha enseñado lo que significa la pena y cómo ayudar a la gente que atraviesa por momentos de duelo.

Cuando Jeremiah tenía 15 años, su padre murió de repente debido a un inesperado ataque cardíaco.

jeremiah

Jeremiah y su padre Karl

La vida de Jeremiah después de la muerte de su padre se ha llenado de sentimientos de dolor, frustración y, en ocasiones, de desperanza. Así mismo, el fallecimiento prematuro de su padre también comenzó un largo proceso que transformó el dolor crudo de Jeremiah en una curación más refinada; aunque cada día tenga ciertas partes difíciles.

“A la gente le gusta prometer que será más fácil, pero que papá haya muerto nunca ha sido fácil. Pienso en mi papá todos los días. He aprendido a aguantar el dolor por un segundo y luego dejarlo ir. Lo tengo, lo reconozco, y luego lo dejo ir.”

El duelo tiene fases o etapas: La Negación, La Ira, La Negociación, La Depresión y La Aceptación.

Llegar a la etapa de aceptación, para Jeremiah, no significa necesariamente saber por qué ocurrió una tragedia. Él dice: “Sólo tengo que tomar esto y ser una mejor persona con ello.”

Ahora que él ha logrado la aceptación, se encuentra con sus amigos con duelo en un nivel de empatía y amor. Él y su amada familia han recibido condolencias de diferentes maneras y formas. Jeremiah descubrió que algunas condolencias pudieron ser útiles y otras que fueron potencialmente problemáticas.

jeremiah

7 de Abril de 2010. La Familia Savage con vecinos, amigos y familiares horas después de la muerte de Karl

Jeremiah recuerda: “Tengo muy, muy vagos recuerdos de los primeros días, lo que sí recuerdo es a las personas que fueron constantes con el seguimiento después de lo sucedido.” La familia Savage recibió una afluencia de visitantes, apoyo, amor, servilletas, comida, y abrazos en esos borrosos primeros días. Eventualmente, la mayoría de la gente siguió adelante. Incluso los amigos cercanos siguieron avanzando.

Sin embargo, una familia en su vecindario, que no era muy cercana a la familia Savage antes de la muerte de Karl, les llevó la cena todas las semanas durante dos años después de su muerte. Jeremiah dice con gratitud: “Ellos simplemente nos apoyaron y nos siguieron apoyando.” Cuando los amigos de Jeremiah atraviesan por el proceso de duelo, él aparece como parte de la afluencia inicial de amor y apoyo que necesitan. Él los apoya y sigue apoyando, por un mes, por un año y por dos años más.

Recordando los Días Importantes

dad

Extiende tu ayuda y sigue apoyándolos, incluso cuando haya pasado una cantidad significativa de tiempo.

Jeremiah explicó: “La sólo gente lo recuerda por un año, y luego estás por tu cuenta.” Él y su familia seguían necesitando apoyo después de un año y se sienten increíblemente agradecidos con quienes los recordaron y que aún continúan recordándolos.

Incluso si no preparamos la cena para una familia en duelo todas las semanas durante dos años, existen otras maneras importantes de recordarlos y apoyarlos.

Recordar días importantes, como el cumpleaños de la persona fallecida, el aniversario de bodas y el aniversario de su muerte puede ayudar a la familia en duelo a sentir que su persona importante es amada y recordada. Aún ahora, Jeremiah aprecia que las personas se acerquen y simplemente le expresen su amor en días especialmente difíciles.

Las Condolencias Problemáticas

Jeremiah recuerda haber recibido algunas condolencias un tanto problemáticas. Muchas condolencias que a otras personas le habrían parecido reconfortantes lo molestaron. El duelo es un proceso increíblemente individualizado. Como advertencia, Jeremiah afirma: “Tengo opiniones muy fuertes que son personales, y no sé si son para todos.” Sin embargo, todos podemos aprender qué tipo de apoyo es generalmente útil e inútil en virtud de la experiencia de Jeremiah.

Frenando o Apresurando el Proceso de Duelo

Estar allí con alguien durante cada etapa del proceso de duelo puede ser brutal, tanto para el que pasa por él como para el amigo, lo cual es algo necesario. “A veces sólo tienes que sentarte allí con alguien y no tratar de hacerlos caminar más rápido de lo que están dispuestos a ir.”

Tumba del Padre de Jeremiah

Una persona en duelo necesita su tiempo y espacio para expresar sus emociones internamente. Aunque los amigos pueden ayudar con cosas externas, como preparar la cena, llevar a los niños y limpiar la casa, no hay nada que un amigo realmente pueda hacer para agilizar el proceso de duelo.

Igual de perjudicial es desacelerar el proceso de duelo. Podemos esconder el dolor al nunca entablar conversaciones sobre la persona que ha muerto, o al actuar como si la tragedia no hubiera sucedido.

Jeremiah explica: “Si la gente sigue ignorando lo que sucedió, entonces no podrás atravesar por el dolor que es necesario. Por más difícil que sea estar con una persona en cada uno de esos momentos, tienes que dejar que alguien te acompañe en cada uno de esos pasos.” No hay forma posible de omitirlos por completo.

Ignorar el proceso de duelo no hace que el dolor desaparezca. Por el contrario, mantiene a la persona que ha perdido a alguien en una de las etapas iniciales del proceso, como la negación o la ira.

Explicando la Muerte

Otro problema ocurre cuando las personas ofrecen razones de por qué una persona falleció. Por ejemplo, muchas personas le dijeron a Jeremías: “Dios necesita a tu padre en el mundo de los espíritus. Él está haciendo un gran trabajo allá.” Esto se sintió increíblemente doloroso porque, a los 15 años, la respuesta automática de su mente fue: “Yo necesito a mi papá.” Él sintió que esta condolencia implicaba que Jeremiah y su familia no necesitaban a su papá. También sintió que en este comentario se culpaba a Dios por de la muerte de Karl, lo que hizo que sus luchas de fe fueran mucho más complejas.

Jeremiah agrega: “Parte del proceso de duelo es la aceptación, y las personas van a tener que aceptarlo en su propio tiempo y a su propia manera. Siento que tratar de ofrecerle soluciones al dolor de alguien más es la manera incorrecta de hacerlo.”

Imponiendo una Relación

Muchas personas experimentan el duelo de manera complicada, que ocurre cuando “los sentimientos de pérdida son debilitantes y no mejoran incluso después de que pasa el tiempo.” Con frecuencia, un duelo complicado se puede intensificar cuando la persona que sufre es el sobreviviente de un padre que se ha alejado.

Las condolencias aparentemente inofensivas como “Sé que tu padre está tan orgulloso de ti.”, “Sé que tu padre te está cuidando.” o “Sé que está aquí con nosotros ahora mismo.” pueden ser extremadamente dañinas para una persona que experimenta un duelo complicado.

Estos comentarios pueden intensificar el dolor porque imponen una relación que puede o no ser una realidad. El hijo de un padre abusivo no querría escuchar que su padre fallecido está cerca. Y aunque Jeremiah no experimenta un dolor complicado, todavía se encuentra con los comentarios que imponen una relación hiriente.

Jeremiah rara vez siente el espíritu de su padre cerca de él. Cuando las personas que no conocen bien a Jeremiah o que no conocen muy bien a su padre afirman que “ahora está aquí con nosotros” lo hace sentir incomodo. Jeremiah aconseja: “Tengan cuidado al asumir cosas. A menos que seas parte de esa relación, nunca conocerás la complejidad de la situación.”

A pesar de todo, Jeremiah entendió que aquellos que ofrecían sus condolencias genuinamente estaban haciendo todo lo posible por ofrecer su apoyo en la única manera en que sabían hacerlo. “Si alguna vez te preocupa el qué decirle a alguien, sé sincero. Sólo dile lo que realmente estás pensando y sintiendo.” La intención es más importante que las palabras.

El Problema Más Común

Jeremiah explica que el problema más común con estas formas de condolencias es que al “ver a alguien herido o de duelo… nos hace sentir incómodos, y por eso tratamos de decir cosas que nos hacen sentir bien.” En un esfuerzo por disipar nuestros propios sentimientos de malestar, involuntariamente herimos a aquellos que están de duelo en lugar de ayudarles. En lugar de preocuparnos por decir lo correcto, podemos centrarnos en tres cosas: expresar amor, brindar apoyo y ofrecer ayuda.

Expresar Amor

Es suficiente expresar amor por la persona en duelo, expresar amor por la persona que ha fallecido y dejar comentarios al respecto. Hay innumerables formas de expresar amor, sin embargo, el ser empático es el centro de todas las expresiones de amor. Expresar amor a menudo comienza con reconocer cuán difícil es la circunstancia de tu amigo en duelo.

Brené Brown dijo elocuentemente: “Rara vez una respuesta puede hacer algo mejor. Lo que hace que algo sea mejor es la conexión.”

Este es el resumen animado de la charla que Brown comparte sobre lo que significa responder con empatía más que con simpatía.

Aunque responder con empatía es más incómodo para nosotros, lo mejoraremos para nuestros amigos y para nosotros mismos, si nos permitimos ser lo suficientemente vulnerables como para sentirnos tristes con nuestros amigos en duelo. Jeremiah agrega: “Sólo reconoce que esto es realmente difícil para ti y para mí.”

Brindar Apoyo

Los mejores amigos generalmente dicen menos. Después de expresar amor y reconocer las dificultades de un amigo, naturalmente lo que sigue es escuchar con empatía. “La mejor manera de extraer cosas buenas de alguien, a veces es dejarles hablar y estar allí como una presencia emocional, física y no audible.”

Al igual que expresar amor, brindar apoyo también puede tomar muchas formas diferentes. Brindar apoyo puede traducirse en un ayuno y oración para un amigo en duelo (lo cual es diferente a decir “¡estoy orando por ti!”). Brindar apoyo puede significar reintroducirlo al arte, películas y otras cosas que tu amigo amaba antes de que falleciera su ser querido. Los amigos pueden evitar que sus amigos en duelo pierdan todo lo que amaron cuando perdieron lo que más aman.

Ofrecer Ayuda

Finalmente, ofrecer ayuda puede aliviar la tensión y ayudar a la persona en duelo a saber que puede contar contigo. La clave en este paso es ofrecerla. Podemos dar amor y apoyo libremente, de acuerdo con nuestros términos. Sin embargo, en última instancia, la persona en duelo decide si él o ella aceptarán la ayuda. Por ejemplo, Jeremiah siempre ofrece su número de teléfono a su amigo en duelo y dice: “Si alguna vez tienes una recaída y necesitas llamar a alguien, estoy aquí.” Es posible que la persona nunca llame, pero el punto es que ellos saben que tienen la opción de llamar.

Otras formas de ofrecer ayuda pueden ser ofrecerte a limpiar, traer la cena y cuidar de los niños. Estas tareas recurrentes pueden parecernos pequeñas, pero podrían parecer desalentadoras e incluso insoportables para los amigos que estén frescos en su dolor. Es importante ofrecerse antes de hacer algo, porque las diferentes tareas tienen diferentes significados para las personas en duelo.

La terapeuta Megan Devine ofrece este consejo: “Esa botella vacía de gaseosa junto al sofá puede parecer basura, pero tal vez el marido la dejó allí el otro día. La ropa sucia puede ser lo último que huele a ella. ¿Entiendes a dónde voy con esto? Cosas pequeñas y normales se vuelven preciosas. Pregunten primero.” Sólo la persona en duelo sabe qué cosas son importantes y qué cosas no son significativas.

Una vez más, no importa lo que elijas decir o cómo elijas ayudar: “Lo importante es la intención detrás de lo que estás diciendo,  el hecho de que ser constante y que sigas manteniéndote en contacto. No importa qué, no importa si tu primer intento es algo torpe y fallido, es muy importante que vuelvas y continúes ofreciendo tu apoyo.”

Los Días Más Claros de la Actualidad

Junio de 2017. Julie (mamá), Lucy, Jeremiah y Ella Savage celebrando la graduación de la escuela secundaria de Lucy.

Puedo ser algo imparcial (porque acabo de casarme dentro de esta familia), pero estoy dispuesta a apostar que los Savage son las personas más empáticas, cariñosas y sufridas que conozco. No los conocía antes de que Karl muriera, pero sí sé que han sido refinados y moldeados por su dolor.

A pesar de que su persona favorita les fue quitada, todavía aman a los demás de todo corazón y por completo. Todavía son una familia completa de 5, y todavía reciben a los recién llegados como yo en su círculo sin dudarlo.

Ellos son valientes. No cierran sus corazones para amar por miedo o por el dolor persistente. Desde la muerte de Karl, tanto Jeremiah como su madre, Julie, se sintieron impulsados a convertirse en terapeutas. Están dispuestos a revivir y recordar su experiencia más dura para que puedan beneficiar a los demás. Están dispuestos a sentir empatía. Están dispuestos a llorar con aquellos que lloran, y a estar de duelo con aquellos que lo atraviesan.

Los Savage son expertos en duelo. Expresan amor, brindan apoyo y ofrecen ayuda. Cada uno de nosotros puede hacer lo mismo.

Este artículo fue escrito originalmente por Angela Cava fue publicado por mormonhub.com el título: “Good Grief: How to Support a Grieving Friend