Muchos miembros de la Iglesia eligen abstenerse de las bebidas gaseosas (o refrescos de cola) como parte de su aplicación personal de la Palabra de Sabiduría, sin embargo, el consumo de estos productos no dan como resultado una restricción de los privilegios de la Iglesia, mientras que el consumo de café, té, tabaco, alcohol o drogas ilícitas ciertamente lo hacen. 

Sin embargo, el abuso de cafeína (o cualquier otra droga o sustancia) ciertamente va en contra del espíritu e intención de la Palabra de Sabiduría.

También te puede interesar: Lo que la Iglesia acaba de decir sobre el cigarro electrónico, café, té y marihuana

Spencer W. Kimball dejó en claro su percepción y la visión de la Iglesia sobre las bebidas gaseosas:

bebidas gaseosas

“Jamás tomo refrescos de cola y mi deseo es que nadie lo haga. Sin embargo, eso no está incluido en la Palabra de Sabiduría… Cito una carta del secretario de la Primera Presidencia: ‘El espíritu de la Palabra de Sabiduría será profanado al beber o comer cualquier cosa que se convierta en algo adictivo’. 

Con respecto a los refrescos de cola, la Iglesia nunca ha tomado una posición oficial al respecto; sin embargo yo, personalmente, tampoco las pongo en la misma categoría que el té y el café porque el Señor las mencionó específicamente como [bebidas calientes].” (Spencer W. Kimball, “Teachings of Spencer W. Kimball”)

Bruce R. McConkie hizo la siguiente observación:

“No existe prohibición alguna en la Sección 89 en cuanto al consumo de azúcar blanca, cacao, chocolate… o cualquier otra cosa, a excepción de las sustancias clasificadas como té, café, tabaco y licor.

Si algún alimento en particular no va de acuerdo con un individuo, entonces esa persona debe actuar en consecuencia sin hacer referencia a las prohibiciones de esta ley de salud en particular.” (Bruce R. McConkie, “Word of Wisdom” en Mormon Doctrine)

El presidente Heber J. Grant fue alentado a prohibir de manera oficial las bebidas de cola, pero é se negó a hacerlo:

testimonio

Heber J. Grant

“El 15 de octubre de 1924, representantes de la Compañía Coca-Cola llamaron al Presidente Grant para quejarse de que el Dr. T. B. Beatty, director Estatal de Salud, estaba utilizando a la organización de la Iglesia para promover aversión hacia la Coca-Cola.

Le pidieron al presidente Grant que lo detuviera, pero él al principio se negó, diciendo que él mismo había aconsejado a los [miembros] que no consumieran la bebida.

Beatty, sin embargo, afirmó que había de cuatro a cinco veces más cafeína en [una botella de] Coca-Cola que en [una taza de] café, cuando, en verdad, como mostraron los representantes, había aproximadamente 1.7 granos en una taza de café y aproximadamente 0.43 granos o alrededor de un cuarto en una cantidad equivalente de Coca-Cola.

bebidas gaseosas

Después de una segunda reunión, el presidente Grant dijo que estaba “seguro de no tener el más mínimo deseo de recomendar que la gente dejase [de consumir] Coca-Cola si es que esa cantidad era tan inofensiva como ellos afirmaban que era”. 

Beatty, sin embargo, insistió en que aún así no recomendaría su uso… el asunto quedó sin resolverse, y la evidencia indica que, si bien la Primera Presidencia no ha tomado una posición oficial sobre el consumo de bebidas gasificadas, algunos miembros instan a la abstinencia.” (Thomas G. Alexander, “The Word of Wisdom: From Principle to Requirement”)

La revista Ensign también incluyó una sabia precaución en su publicación de Diciembre del 2008:

“… la Palabra de Sabiduría no prohíbe específicamente la cafeína. Sin embargo, creo que si seguimos el espíritu de la Palabra de Sabiduría seremos muy cuidadosos con lo que consumimos, particularmente con cualquier sustancia que pueda tener un impacto negativo en nuestros cuerpos. Esto es cierto con respecto a cualquier droga, sustancia o incluso comida que pueda ser perjudicial para la salud. Esto incluye la cafeína.” (“The Energy Drink Epidemic”)

bebidas gaseosas

El Manual 2 de la Administración de la Iglesia aclara:

“La única interpretación oficial de “bebidas calientes” (DyC 89:9) en la Palabra de Sabiduría es la declaración hecha por los primeros líderes de la Iglesia de que el término “bebidas calientes” se refiere al té y al café.

Los miembros no deben usar ninguna sustancia que contenga drogas ilegales. Tampoco deben emplear substancias nocivas o que formen hábito, excepto bajo el cuidado de un médico competente.”

Este artículo fue escrito y publicado originalmente por fairmormon.org bajo el título “Is it true that Mormons are forbidden from drinking cola drinks such as Coke, Pepsi and Dr Pepper?