¿Es necesario bendecir los alimentos al ir a un restaurante?

oración

Esta es una pregunta que muchas personas se han hecho como Santos de los Últimos Días, la cual te puede llevar a estas otras dos preguntas:

  • ¿Pensarán los demás que soy raro por hacerlo? 
  • ¿Lo estoy haciendo por “presumir”?

Imagen: Shutterstock

Si estás evitando hacer una oración en público por miedo a lo que otros piensen de ti, te recordamos el consejo de Nefi hacia sus hermanos: 

“Y ahora bien, amados hermanos míos, percibo que aún estáis meditando en vuestros corazones; y me duele tener que hablaros concerniente a esto.

Porque si escuchaseis al Espíritu que enseña al hombre a orar, sabrías que os es menester orar, porque el espíritu malo no enseña al hombre a orar, sino le enseña que no debe orar, sino le enseña que no debe orar”.

qué pensaria dios

Imagen: Canva

Por otro lado, el Salvador expresó que debemos tener cuidado de no “presumir” de la Iglesia: 

“Mirad que no deis vuestra limosna delante de los hombres para ser vistos por ellos; de otra manera, no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos. 

Cuando, pues, des limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser  alabados por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. 

Mas cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha, para que sea tu limosna en secreto: y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará en público. 

Y cuando ores, no seas como los hipócritas por que para ellos les gusta el orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles para ser vistos por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. 

Más tú cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada tu puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará en público.” 

Es obvio que esto es algo que no deseas hacer, por lo que es bueno que establezcas un balance

asaltan a 70 misioneros en México

Fotografía: newsroom.churchofjesuschrist.org

Algunas personas oran antes de ir a un restaurante; otras oran dentro de su auto, afuera del restaurante y otras se aseguran de hacer una oración en su corazón.

 

Hay una familia que compartió una experiencia muy agradable al respecto. Llegaron a un restaurante, en un lugar tranquilo y apartado, con solo una mesa ocupada.

Al llegar la comida, inclinaron la cabeza y oraron silenciosamente por sus alimentos. Ellos escucharon a las mujeres ancianas de la otra mesa decir:

“¿Viste lo que esa familia acaba de hacer?”

“¿Qué hicieron?”

“Solo inclinaron sus cabezas y agradecieron”.

“Wow, es algo que no se ve estos días”.

Imagen: Canva

Con esto, hay preguntas que ya no deberían importarnos: ¿Por qué las personas ya no oran? ¿Es por que están tratando de que su mano izquierda no sepa lo que hace la derecha? ¿Tienen miedo de orar en público? 

La pregunta que debería importarnos es esta: ¿Qué te motiva a orar o no orar?

Si lo haces para ser visto por los demás, entonces debes PARAR.

Pero si tu decisión es NO orar por vergüenza, entonces, ¿será aquello el edificio grande y espacioso que se burla de ti y que te hará dejar caer el fruto y perderte en  las tinieblas?

Imagen: Canva

La respuesta a estas preguntas las tienes tú. Tienes lo necesario para saber cómo actuar.

Por último, me gustaría compartir el nuevo mensaje que contiene el folleto revisado de “Para la Fortaleza de la Juventud: Una guía para tomar decisiones”.

“Busca la guía de tu Padre Celestial cuando tomes decisiones, Él te bendecirá con inspiración por medio del Espíritu Santo”.

Tú puedes tomar esta decisión, el Señor confía en ti.

Fuente: Ask Gramps 

También te puede interesar

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *