5 maneras para evitar que tu Bendición Patriarcal se sienta como nada nuevo

bendición patriarcal

La mayoría de nosotros estamos acostumbrados a leer algo una vez y luego nunca lo volvemos a leer. 

En raras ocasiones, si se trata de un libro particularmente querido, como “Harry Potter” o “Crepúsculo” o “Cien años de Soledad” u otros, podemos hacer una rara excepción y volver a leerlo varias veces más. Sin embargo, generalmente, estamos acostumbrados a pasar a la próxima aventura literaria sin pensar mucho en lo que leímos antes.

bendición patriarcal

Quizás es nuestra manera de leer la que debería cambiar cuando se trata de nuestra Bendición Patriarcal, uno de los pocos documentos oficiales en el universo conocido escrito específicamente para ti. Sin embargo, si somos honestos, la gran mayoría de nosotros probablemente no leemos nuestras bendiciones lo suficiente.

Por mi parte, muchas veces prefiero las últimas noticias que a leer una bendición que prácticamente puedo citar palabra por palabra.

Puede ser mucho más atractivo leer una historia sobre ballenas en lago de Salt Lake, una rara nube esférica vista en Japón, o incluso leer sobre qué personajes de Disney serían las Autoridades Generales que un texto sagrado que creemos es una instrucción personalizada del Padre Celestial directamente a nosotros. Queremos algo nuevo, emocionante y entretenido.

Sabemos que el leer nuestra Bendición Patriarcal “con frecuencia” es verdaderamente un uso importante y valioso de nuestro tiempo.

Los Profetas y Apóstoles modernos y pasados ​​han prometido que “[da] a cada persona que la reciba una visión de su futuro”, que son “… escrituras personales para ustedes” y “su pasaporte a la paz en esta vida… es una Liahona de luz para guiarles por un sendero seguro hacia su hogar celestial”.

bendición patriarcal

Me atrevería a decir que podríamos encontrarlos más beneficiosos que el último titular que llama nuestra atención.

Hay varias maneras en que podemos hacer que la lectura de nuestra bendición sea una experiencia estimulante e interesante.

Aquí hay 5 sugerencias sobre cómo puedes mejorar la lectura de tu Bendición Patriarcal. Esperamos que pueda ayudarte a convertirlo en un hábito regular que continuamente dirija tu vida para siempre.

También te puede interesar: ¿Un Patriarca diferente me daría la misma Bendición Patriarcal?

1. Recuerda de dónde viene

Hay muchos miembros fieles que sienten que su bendición no contiene nada personal o específico para ellos. Esto puede causar dolor y duda de querer leerlo. Se sienten mal cuando alguien se para en el púlpito hablando sobre la maravillosa fuente de guía e inspiración que proporciona su bendición.

Si bien es cierto que una bendición puede contener un lenguaje más elocuente, esbozar promesas notables y bien definidas, o extenderse más de lo normal, es importante recordar las sabias palabras del presidente Thomas S. Monson:

“La bendición patriarcal es para aquel que la recibe y ningún otro. Tal vez sea breve o extensa, sencilla o profunda. No es ni su extensión ni su complejidad lo que caracteriza a una bendición patriarcal, sino que es el Espíritu lo que transmite su verdadero significado.”

bendición patriarcal

De hecho, la “extensión” y “complejidad” de una bendición son, en realidad, bastante triviales para el verdadero significado y la integridad de una bendición patriarcal apropiada.

Uno no debe preocuparse por esos aspectos de la bendición, sino debemos procurar que el Espíritu nos dé más instrucciones sobre lo que necesitamos saber en el momento preciso en que la leamos.

Independientemente del contenido específico de nuestra bendición, podemos leerlo sabiendo que es una bendición de Dios para nosotros, “Es una revelación personal de nuestro Padre Celestial”, lo que la hace increíblemente única.

2. Lee tu Bendición Patriarcal todos los días durante una semana

Intenta leer tu Bendición Patriarcal todos los días durante 7 días. Sin embargo, para cumplir con este desafío, no es suficiente simplemente hojear tu bendición por un par de minutos cada mañana y decir que es buena. 

Comienza cada vez con una oración, pidiéndole al Padre Celestial que te enseñe lo que Él quiere que aprendas. Después de tu oración, es importante que leas tu bendición lentamente. 

Me he dado cuenta de que muchas veces cuando leo mi bendición, casi inconscientemente le echo un vistazo y omito muchas de las líneas hasta que termino en sólo un par de minutos.

Se requiere esfuerzo y enfoque para analizar tu bendición, oración por oración, palabra por palabra. Te prometo que vale la pena.

Además de leer lentamente, piensa en tu vida y cómo la has visto reflejada en tu bendición. Al hacer esto, me sorprendí al darme cuenta de que ciertas líneas sí se han cumplido. También he visto que se cumplen ciertas promesas. O bien, recuerdo áreas en las que puedo mejorar para que se cumpla una bendición o promesa.

3. Conoce tu linaje

Cada bendición dada incluye una declaración del linaje de una persona, identificando a cuál de las 12 tribus de Israel pertenece.

Como se indica en el Manual del Estudiante de Seminario del Antiguo Testamento, “conocer tu linaje es importante porque cada una de las tribus de Israel ha recibido bendiciones y responsabilidades específicas”.

De hecho, un manual del sacerdocio, “El Reino de Dios”, lo llamó “… el elemento más importante de [una] bendición patriarcal”.

Estudiar y comprender el significado de la tribu a la que perteneces puede ayudarte a comprender mejor algunas de las funciones y responsabilidades que se te han encomendado mientras estas en la Tierra.

Los que descienden de Efraín, la tribu más común entre los Santos de los Últimos Días, tienen la responsabilidad de “de poseer el sacerdocio, llevar el mensaje de la restauración del Evangelio al mundo, y levantar un estandarte para congregar al Israel disperso”. Del mismo modo, los de la tribu de Manasés han sido asignados a trabajar en esta gran obrar.

Otras tribus, aunque menos comunes, también pueden tener responsabilidades únicas. Una historia interesante a la que se hace referencia en el libro de Gayla Wise, “El poder de tu Bendición Patriarcal” (“The Power of Your Patriarchal Blessing”), habla de un hombre que era de la tribu de Zabulón. En hebreo, Zabulón significa “morada exaltada”.

El hombre se convirtió en un talentoso albañil de ladrillo y piedra, ayudando a construir el Templo de Nauvoo, así como otros edificios sagrados de la Iglesia en Provo, incluido el antiguo Tabernáculo.

Por último, es importante recordar que cada miembro de la Iglesia es considerado un descendiente de Abraham y tiene derecho a todas las bendiciones y promesas contenidas en el Convenio de Abraham.

Independientemente de la tribu identificada en tu bendición, como miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el Señor nos ha dado mucho y espera mucho de nosotros.

4. Haz anotaciones

Un ejercicio que encontré particularmente útil al tratar de obtener un mayor significado y comprensión de mi Bendición Patriarcal fue marcar frases y oraciones específicas que me parecieron importantes.

Creé, por ejemplo, 3 columnas con los encabezados “¿Quién soy yo?”, “Promesas” y “Advertencias/Consejo”. Al desglosar mi bendición de esta manera, me resultó mucho más fácil entenderla. También vi cómo los diferentes elementos se combinaban para darme una imagen más clara de mí mismo como individuo.

Obviamente, hay muchas maneras diferentes de hacer anotaciones o marcaciones en tu bendición, así que sé creativo. 

Puedes considerar tratar de identificar diferentes temas, impresiones que has recibido, relacionar frases con diferentes versículos de las escrituras o las palabras de los líderes de la Iglesia, etc. ¡Saca tus lápices de colores, saca algunas copias de su bendición y empieza a marcar!

5. Reflexiona mientras lees

A menudo, mientras leo mi bendición, me doy cuenta que el beneficio que recibo no está en las palabras que están ahí. Por el contrario, se encuentra en los momentos que tengo para reflexionar y recibir inspiración mientras leo.

A veces me detengo a mitad de la lectura para reflexionar en una palabra o frase que me ha hecho pensar. Siento que el espíritu me enseña mucho más que las palabras que están en esa hoja.

Esto explica cómo cada vez que leemos nuestra Bendición Patriarcal, además de memorizarla, podemos descubrir verdades nuevas e importantes. El Espíritu Santo siempre está listo para inspirarnos con revelación adicional que guiará nuestra vida diaria.

El Presidente Russell M. Nelson declaró en un discurso reciente de la Conferencia General:

“En los días futuros, no será posible sobrevivir espiritualmente sin la influencia guiadora, orientadora, consoladora y constante del Espíritu Santo.”

Meditar el contenido de nuestra Bendición Patriarcal en oración puede servir como un excelente catalizador para recibir la influencia esencial del Espíritu Santo en nuestras vidas.

Noticias que valen la pena leer

Nuestra Bendición Patriarcal puede ser una gran fuente de dirección y guía en nuestras vidas si se leemos con el espíritu y la mentalidad apropiada.

Como se mencionó anteriormente, independientemente del contenido específico dentro de nuestra Bendición Patriarcal, podemos estar seguros de que es la bendición que Dios quiere darnos aquí en la Tierra.

Nuestro antiguo amado profeta de la Iglesia, Thomas S. Monson, lo dijo mejor en un discurso de la Conferencia General de hace más de 30 años:

“Vuestra bendición no es para doblarla con cuidado y archivarla para siempre. No es para ponerla en un marco ni para publicarla. Más bien es para leerla. Es para amarla, y para seguirla.”

Eso sí que suena como una grandiosa noticia para mí.

Este artículo fue escrito originalmente por Erik Parry y fue publicado originalmente por thirdhour.org bajo el título “5 Ways to Keep Your Patriarchal Blessing From Feeling Like Old News

| Para meditar
Publicado por: Sabina Mujica Estrada
Licenciada en Turismo, Hotelería y Gastronomía, apasionada por los libros y los idiomas, profesional armando rompecabezas.
semillas
Las semillas están seguras en tu alacena, pero para eso no son las...
trata de personas
Cómo una sobreviviente de la trata de personas encontró el Evangelio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *