¿Puede la Biblia enseñarnos cuál es nuestro papel para poner fin a la pandemia?

En abril de 2020, el presidente Nelson dijo:

“En espíritu de oración, supliquemos alivio de esta pandemia. 

Invito a todos, incluso a los que no sean de nuestra religión, a ayunar y orar… para que la pandemia actual se pueda controlar, los profesionales de la salud sean protegidos, se fortalezca la economía y la vida se normalice”. 

Oramos, ayunamos, ¿cómo sería una respuesta a nuestra oración para que cese esta pandemia?

Dios puede responder a nuestras oraciones mediante la inspiración y el uso de nuestros talentos y habilidades únicos.

presidente Nelson - vacuna COVID19

También te puede interesar: La Iglesia de Jesucristo anima a sus misioneros a vacunarse, los que decidan no hacerlo servirán en su país de origen

Dios puede realizar milagros de sanación a través de médicos y científicos inspiradores.

El presidente Nelson ha contado historias sobre la inspiración que ha sentido para idear nuevos tratamientos como médico, mucho antes de ser un líder en nuestra Iglesia.

Cuando el presidente Nelson fue vacunado, dijo:

“Hemos orado muchas veces por este regalo del cielo”. 

Estas vacunas pueden ser el final milagroso para esta pandemia. Sin embargo, la victoria sobre el coronavirus necesita nuestra participación.

Milagros que requieren nuestra participación

Aprendemos acerca de los milagros que requieren nuestra participación en la Biblia en 2 Reyes, capítulo 5.

Naamán tenía lepra. Una sierva israelita le dijo que el profeta Eliseo podía curarlo. Naamán corrió hacia Eliseo para pedirle un milagro. Eliseo le dijo a Naamán que se bañara siete veces en el río Jordán.

Naamán se enojó y se fue a casa. No quería meterse en ese río sucio. Esperaba un milagro diferente. Sin embargo, un siervo ayudó a Naamán a comprender su parte en el milagro. Cuando Naamán se bañó siete veces en el río Jordán, se sanó.

Al igual que el presidente Nelson, creo que estas vacunas son la respuesta a la oración que hicimos a nivel mundial para vencer esta pandemia.

Veo la velocidad récord con la que se desarrollaron y produjeron las vacunas como algo milagroso.

Los científicos y los médicos sintieron la inspiración de trabajar en una colaboración mundial. Fueron inspirados con ideas. Como científica, puedo ver que, si todos nos vacunamos, nuestro sufrimiento por la pandemia terminará.

Sin embargo, a muchos les preocupa recibir las vacunas. Al igual que Naamán, vemos el río y decimos: “¿Por qué? ¿Cómo?” Es normal tener preguntas sobre una nueva vacuna.

Aquí es donde me siento inspirada a ayudar para hacer que el río sucio sea menos intimidante. Eso ayuda a comprender el milagro que pedimos y el enemigo al que nos enfrentamos.

Una explicación sobre cómo actúa el coronavirus en nuestro cuerpo

El coronavirus es como un ejército que nos invade. Su objetivo es apoderarse de nuestros cuerpos para fortalecer su ejército. Nuestro sistema inmunológico es el ejército que defiende nuestro cuerpo.

Su trabajo es identificar a los invasores y evitar que tomen el control.

Un virus no puede hacer más de sí mismo por sí solo. Necesita infectar a la gente para sobrevivir y formar su ejército. Cada vez que un virus infecta a alguien, genera otros millones de virus.

En nuestro cuerpo, un virus puede mutar para producir variantes que son más mortales, infecciosas o capaces de causar enfermedades graves en personas más jóvenes.

Cuando nos infectamos, nuestros cuerpos trabajan para el virus hasta que nuestro sistema inmunológico puede detenerlo.

Si nuestro sistema inmunológico no detiene el coronavirus, este virus se apoderará de nuestros órganos, por lo que no podrán funcionar correctamente.

Las infecciones por coronavirus pueden hacer que fallen nuestros pulmones, riñones, corazón e hígado. Además, pueden causar ataques cerebrales.

En los casos leves de Covid-19, el coronavirus puede causar muchos síntomas que incluyen fatiga a largo plazo, pérdida del gusto y olfato durante meses, formación de coágulos de sangre y caída del cabello entre dos y cinco meses después de la infección.

Una vez que se detecta una infección, el sistema inmunológico crea un ejército de defensa. Esto lleva tiempo, por lo que podemos transmitir el virus antes de sentir los síntomas.

pandemias

Nuestros cuerpos pueden elevar su temperatura para matar al virus. Sin embargo, los diferentes virus tienen distintos abrigos o uniformes.

Si nuestro sistema inmunológico no ha encontrado una capa de virus antes, no puede hacer nada para detenerlo. No tiene las herramientas adecuadas para desmantelar el virus. Nuestro sistema inmunológico necesita una advertencia para reconocer la amenaza.

Las vacunas enseñan a nuestro sistema inmunológico cómo reconocer una decoración en el uniforme del virus.

compartir el evangelio

Las vacunas de ARN (Moderna y Pfizer) son las instrucciones para hacer esa decoración uniforme escrita en el propio idioma de nuestro cuerpo.

Nuestros cuerpos están llenos de ARN. Las instrucciones de ARN se descomponen en un par de horas. Es como una foto de Snapchat del enemigo.

Entonces, nuestro sistema inmunológico forma el ejército de defensa: las células inmunes detectan y destruyen el virus y producen anticuerpos para evitar que un virus nos infecte.

¿Cómo se comparan las vacunas con otros medicamentos?

vacuna

Los medicamentos como el ibuprofeno pasan por nuestro cuerpo, bajan la fiebre y nos ayudan a sentirnos mejor mientras un virus continúa dañando nuestros cuerpos, formando su ejército e infecta a otros.

Una vacuna enseña a nuestro sistema inmunológico a construir herramientas para desmantelar y destruir el virus. Nuestro educado sistema inmunológico es la cura natural.

¿Cómo podemos mostrar amor a los más débiles?

Las vacunas son la mejor defensa que tenemos contra una infección viral.

Debido a que una vacuna le enseña a nuestro sistema inmunológico cómo destruir al enemigo, las personas que tienen sistemas inmunológicos más débiles siguen siendo vulnerables a la infección incluso después de haber sido vacunadas.

Estas personas incluyen mujeres embarazadas, personas mayores, pacientes que reciben quimioterapia y personas que toman medicamentos inmunosupresores para tratar enfermedades autoinmunes.

Para estos hermanos y hermanas, es especialmente importante que su comunidad luche contra el coronavirus por ellos.

Nosotros, que tenemos un sistema inmunológico fuerte, podemos construir las armas para desmantelar el virus, de modo que el virus no pueda invadir a quienes amamos.

Fuente: Meridian Magazine

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *